Alta relojería con diseños interesantes

    Alta relojería con diseños interesantes

    “En nuestro producto, el mecanismo es parte de la caja y la caja es parte del mecanismo. Uno no puede existir sin el otro” Conoce esta propuesta Suiza.

    Autor: Redacción Maxim 5 octubre, 2018


    FOTO: Cortesía

     

    Por Octavio Zavala

     

     

    Requiem es un reloj de sobremesa concebido y fabricado por L’Epée 1839. Conocimos esta interesante propuesta y al CEO de la marca Suiza, Arnaud Nicolas.

     

     

    Muy diferente a lo que nos tiene acostumbrados la alta relojería, la marca suiza L’Epée 1839 en su más reciente generación se ha enfocado en desarrollar una colección de excepcionales relojes de escritorio, que incluyen una sofisticada gama con diseños de autos clásicos, robots, globos aerostáticos, máquinas del tiempo, todos de historia contemporánea y modelos minimalistas de vanguardia. Además, estas esculturas tienen un concepto de fondo, como explica su CEO, Arnaud Nicolas: “Intentamos expresar los sentimientos a través de la pieza misma. Es arte. Es mucho trabajo, pero lo vale cuando miras el producto final”.

     

    Un ejemplo de lo anterior es el reloj Requiem, edición limitada, que representa el contorno de un cráneo humano y muestra la hora en el fondo de sus ojos, cuyo revestimiento fue diseñado en colaboración con Kostas Metaxas, editor de revistas, productor de películas, amante del arte y la tecnología.

    Estos dos kilogramos de cráneo muestran dos espadas talladas a los lados de la cavidad craneal elaborada en aluminio para dejar entrar la luz y dar reflejos al movimiento. La mandíbula, muy realista, está compuesta por 24 dientes independientes.

     

    FOTO: Cortesía

     

    Cada historia, cada vida y cada esqueleto son únicos y portan en sí mismos los estigmas del tiempo. Así, el diseño y la funcionalidad logran complementar lo que significa esta escultura. “En nuestro producto, el mecanismo es parte de la caja y la caja es parte del mecanismo. Uno no puede existir sin el otro, lo que hace la vida mucho más complicada pero, por otra parte, abre las puertas a la creatividad. Podemos hacer muchas cosas”, expone Arnaud.

    Para que este reloj sea aún más sorprendente, L’Epée 1839 puso pequeños defectos localizados de manera específica, individual y armoniosa en cada cráneo, como un signo de vida, dejando adivinar una historia y haciendo que cada pieza sea única.

     

     

    FOTO: Cortesía

     

    FOTO: Cortesía

     

     

    Bell & Ross se une a las filas de los relojes élite.

     

     

    Temas relacionados con esta nota: , , , ,

“En nuestro producto, el mecanismo es parte de la caja y la caja es parte del mecanismo. Uno no puede existir sin el otro” Conoce esta propuesta Suiza.