Las carreras de drones son el deporte del futuro

Las carreras de drones son el deporte del futuro

Nos adentramos a este mundo y conocimos la primera liga profesional.

Autor: Aarón Martínez 25 octubre, 2018


 

FOTO: Cortesía

 

En el verano de 2015, el CEO de The Drone Racing League (DRL), Nicholas Horbaczewski, fue con unos amigos (incluyendo a Ryan Gury, ahora Director y jefe de producto) a ver cómo volaban sus drones en campo abierto. A partir de ahí, tuvo la idea de crear una competencia formal de estas pequeñas aeronaves; algo así como una carrera de pods en el mundo de Star Wars.

 

Ese pensamiento lo quiso llevar más lejos, por lo que desarrolló sus propios drones y puso en marcha el concepto. Para ello, él y los primeros aliados que creyeron en la idea se dieron a la tarea de buscar apoyo, y lograron un total de 32 millones de dólares recabados en dos series. Entre los accionistas hay empresas como RSE Ventures, Lux Capital, CAA, y hasta la WWE, entre otras.

El siguiente paso fue realizar una carrera de prueba, necesitaban saber si el equipo de radiofrecuencia que desarrollaron funcionaba para que los drones se comunicaran con los controles de cada piloto y la cámara con los goggles FPV (First Person View). Al cerciorarse de que todo salió según lo planeado, realizaron el primer evento formal en el Hard Rock Stadium de los Miami Dolphins. El circuito, como nos platica Harry Neuhaus, Senior Director of Partnerships, consistió en montar una pista muy competitiva, “diferente de lo que se había visto antes. Utilizamos partes del estadio donde la gente nunca había estado, no necesariamente las tribunas, sino la zona trasera y baja del inmueble”. Invitaron a 12 pilotos de distintas nacionalidades que fueron eliminándose hasta tener a un ganador absoluto. En cuanto terminó el evento nació de manera formal una nueva competencia de velocidad y habilidad en los aires: las carreras de drones.

Dicha justa se realizó sin audiencia, como un evento privado, ya que aún estaban probando la viabilidad del proyecto. “No sabíamos si iban a volar los drones, no estábamos seguros de nada, entonces no queríamos tener audiencia, ni patrocinadores; lo hicimos básicamente como si nadie supiera”, expone Neuhaus. No obstante, los resultados fueron mejor de lo que esperaban.

Meses después, editaron un after movie de lo que sucedió y lo compartieron en un canal de streaming de video, y ahí se dieron cuenta de que había una audiencia importante con interés en conocer más. “Entonces decidimos no poner el resto de la carrera sino esperar a fotografiar y filmar otros cuatro eventos de la temporada 2016, y luego lanzarlos como una serie”. También comenzaron a buscar socios que los ayudaran a distribuir la señal. “Así fue como con el tiempo dimos con ESPN, SKY, ProSieben, entre otros”.

Harry, quien creció en México y está desde el comienzo en este proyecto, comenta que antes de DRL “no había nada organizado y al nivel en el que nosotros montamos la operación. Nos posicionamos como si fuera lo que es Fórmula 1 para carrera de autos. Tiempo atrás, sólo existían grupos que se juntaban en campos o montañas y, entre ellos, decían ‘en ese árbol que está ahí das vuelta a la izquierda y luego te tienes que subir a donde está aquel cable, tienes que dar tres vueltas al cable y luego regresar por aquí’”.

En 2016 tuvieron su evento final en Detroit y para 2017 se comprometieron a hacer seis eventos más, cuatro en EUA y dos en Europa. Uno de estos se llevó a cabo en una bodega de Múnich y el campeonato en el icónico Alexandra Palace en Londres, donde mil 500 aficionados pagaron 35 libras para presenciar estos drones de alta velocidad navegando a través de una pista tridimensional.

 

Negocio en despegue

La competitividad de DRL tiene una ideología que se enfoca en encontrar al mejor piloto, no al mejor ingeniero, por ello decidieron que los drones que son utilizados en su competencia los desarrollan ellos mismos y todos tienen las mismas especificaciones técnicas. “Los pilotos no usan su propio dron, no es como la Fórmula 1, sino que nosotros les proporcionamos a los pilotos todo el equipo”. Para cada evento, se crean 600 drones, hechos por el equipo interno de tecnología. Y las características son impactantes: aceleración de 0 a 100 km/h en menos de un segundo y una velocidad máxima de 135 km/h; 700 luces LED (de un solo color en cada dron) para que sean visibles ante el espectador y en televisión; dos cámaras, una análoga que permite que el dron esté en constante comunicación con el piloto (0.2 milisegundos de retraso en que llegue la señal del dron al piloto y viceversa) y una digital HD para que la afición monitorice el recorrido en toma de primera persona.

 

FOTO: Cortesía

 

 

FOTO: Cortesía

 

Por su parte, en la actualidad los pilotos son elegidos de dos maneras: una es a partir de un torneo abierto a nivel mundial llamado Swatch DRL Tryouts, donde los 24 mejores clasificados juegan un torneo de simulador de carreras en vivo, y el ganador recibe un contrato de 75 mil dólares y un patrocinio como piloto de Swatch para volar en la temporada anual de DRL. También, ganas un lugar mediante las pruebas en su simulador de vuelo. Harry nos explica: “Nuestro simulador no es un videojuego, es un buen pronóstico de cómo podrían participar en nuestras carreras. Ahí vemos cómo vuelan y los mejores reciben la invitación”.

El recuento de este año para The Drone Racing League es muy positivo: logró patrocinadores que incluyen firmas tan importantes como BMW, Allianz, Swatch y U.S. Air Force, y ha tenido siete eventos a nivel mundial, donde destacan el realizado en Múnich, Alemania, y el de la final, en Yeda, Arabia Saudita; ambos tuvieron un promedio de asistencia de entre 3 y 5 mil personas, aunque se calcula que entre 80 y 90 millones de personas de 75 países atestiguaron estas carreras por internet o televisión.

 

FOTO: Cortesía

 

FOTO: Cortesía

 

CÓMO ENTENDER ESTAS CARRERAS

Cuando le preguntamos a Harry Neuhaus cómo podemos entender esta competencia cuya popularidad está en crecimiento exponencial, explica: “La gente describe este espectáculo como la combinación perfecta entre las carreras y los videojuegos. Reunimos deportes en vivo, tecnología de última generación y una producción como nunca se ha visto”.

Por último, hace unas semanas anunciaron su nuevo circuito global de drones autónomos, AIRR (Artificial Intelligence Robotic Racing) Circuit. Esta es en sociedad con Lockheed Martin, compañía de la industria aeroespacial y militar, que será responsable de reclutar a los equipos de ingenieros programadores de todo el mundo. Los equipos tendrán el gran desafío de diseñar y programar un dron que vuele, sin intervención humana, las pistas tridimensionales que se construirán.

Parece ser que, efectivamente, estamos frente al deporte del futuro.

 

FOTO: Cortesía

 

 

Te dejamos los 5 drones más cool del momento, además te puede interesar el dron gigante para pasajeros.

 

 

 

 

Temas relacionados con esta nota:     , , ,