Estrella en resplandor

La actriz y productora mexicana Olga Segura nos comparte cómo ha sido su camino para llegar a la Ciudad de las Estrellas y posicionarse en la escena internacional.

Autor: Javier Malo 10 agosto, 2017


 

Hace un año nos encontramos por primera vez con olga. su papel en  la serie la hermandad, de claro video, la colocó en millones de pantallas en méxico y latinoamérica. En aquel momento ya gestionaba proyectos en Estados Unidos; sin embargo, esperaba con incertidumbre  la aprobación de su visa de trabajo. Su año  revelación como actriz fue 2015, no obstante, desde 2009 formó Producciones A Ciegas,  su compañía productora.

 

Ha puesto en alto el nombre de nuestro país, su trabajo como actriz y productora es una muestra se su tenacidad y talento. Al preguntarle acerca de sí misma, mantiene la sonrisa natural que la caracteriza, demuestra total seguridad y no duda al describirse como: “trabajadora, independiente, persistente  y leal”. No es para menos, el resultado de  su trabajo es una evidencia irrefutable.

 

Ahora que tiene mayor presencia en la escena internacional, la veremos en la pantalla grande protagonizando Verónica, un thriller psicológico filmado en el que encarna a una joven con trastornos de personalidad, en el que se exploran los rincones más siniestros de la conducta humana. En el filme protagoniza una secuencia subida de tono y nos confiesa  que es “una de las escenas más sexis” que  ha grabado hasta ahora. Por otro lado,  su ascenso en  Hollywood va de la mano  con su trabajo como productora en el que ha colaborado con actores nominados al Óscar, como John Hawkes y Laura Linney.

 

El personaje principal en Verónica parece ser muy oscuro, opuesto a tu personalidad, ¿cómo lograste llevar a ese punto la interpretación del papel?

 

Me tomó tiempo prepararme, porque es muy diferente a lo que yo soy y por eso acepté hacer esta película; representa el reto de buscar otras formas de vida, trastornos, miedos y comportamientos del ser humano. Fue un trabajo profundo, vimos más de una decena de películas junto a los directores, además recibí un libro que explicaba a detalle el porqué la psicología de ese personaje  y su comportamiento.

Uno de mis retos más interesantes en el rodaje fue en uno de los tratamientos que hace  la psicóloga al practicar en mi personaje  la hipnoterapia, y lo primero que le dije a los directores fue: “Necesito que me lleven a pasar por una hipnoterapia”; los productores voltearon sorprendidos a preguntarme si  era en serio y les contesté que sí. Entonces me llevaron a experimentarlo. Durante la terapia les dije que quería regresar a  un momento feliz de mi vida y fue una experiencia muy satisfactoria, pero en  la película tiene un giro muy distinto.

 

¿Cómo logras dividir tu tiempo para realizar producciones en Estados Unidos y ser protagonista de una película filmada en México?

 

Verónica fue un proyecto en el que entregué seis meses como actriz, después produje  The Dinner, con Richard Gere. Creo que una mis grandes ventajas como productora es que soy actriz, porque mis proyectos o ideas que quiero hacer se diferencian de lo común.

 

Te presentaste a contender en el Festival de Berlín (Berlinale) y en las pantallas estadounidenses con The Dinner,  ¿cuál crees que sea una de las claves  tu éxito en la industria del cine?

 

Creo que lo que hago es diferente, porque al momento de producir también doy mi punto de vista como actriz; me la paso igual de bien produciendo o actuando y todo el tiempo estoy desarrollando historias que quiero contar.

Para mí es muy importante la producción de End of Sentence y tener otra vez a un prota- gonista nominado al Óscar en el proyecto  es muy interesante; espero seguir teniendo como productora este gran calibre de actores.

También quiero permanecer haciendo histo- rias en donde los actores quieran formar parte, cosechando mi semilla como productora mexicana para que se confíe en México. Quiero demostrar que podemos crear proyectos y generar oportunidades laborales en Estados Unidos, y que no sólo vamos a pedir trabajo.

 

En el camino que has recorrido, ¿cuál es  el mejor consejo que has recibido?

 

Creo que uno de los consejos más importantes que he tenido es por parte de mi papá, quien  ha sido uno de los grandes consejeros en mi vida. Siempre usa una frase: “Cuidémonos, falta mucho por hacer”. Lo que me gusta de esta frase es que nos invita a que no nos apresuremos y tengamos paciencia; me motiva  a seguir trabajando y ser perseverante, porque falta mucho por hacer. Con el éxito, siempre llegan más responsabilidades, más sacrificio  y más trabajo. Cuidémonos, porque así es, falta mucho por hacer.

 

 

Encuentra esta conversación con Olga Segura en nuestra edición de agosto y disfruta aún más.

 

 

 

 

Temas relacionados con esta nota:     ,