La humanidad, cada vez más cerca de Marte | Maxim México tiene todo lo que necesitas para disfrutar de la vida | Maxim México

La humanidad, cada vez más cerca de Marte

¿Qué tan real es esto? Repasamos los últimos descubrimientos y platicamos con un astronauta mexicano para averiguarlo.

Autor: José Luis Ramos 31 julio, 2018


Falcon Heavy space X

 

 

El comienzo de una nueva era interplanetaria donde un viaje vacacional a Marte es una posibilidad real

 

 

En 2002, Elon Musk anunció la creación de SpaceX, una empresa especializada en construir cohetes y naves para revolucionar la tecnología espacial, cuyo objetivo final es llevar a los seres humanos a vivir en otros planetas. Para muchos, el magnate de Silicon Valley no es más que un loco, y para otros es un visionario que cambiará la vida como la conocemos. En la actualidad tiene varios proyectos, pero sin duda el más ambicioso es la colonización de Marte.

 

Para 2012, Dragon, la nave espacial de vuelo libre creada por la compañía del también CEO de Tesla, completó una entrega en la Estación Espacial Internacional. Esto hizo de SpaceX la primer compañía privada en incursionar en una misión espacial, lo que marcó un hito en la exploración del espacio. A partir de entonces, Dragon ha hecho múltiples viajes para la NASA.

 

Al día de hoy, la compañía espacial de Musk tiene aseguradas más de 100 misiones que incluyen lanzamientos comerciales de satélites y colaboraciones con la NASA y el gobierno de Estados Unidos. Esto le garantiza contratos por más de 12 mil millones de dólares.

 

El desarrollo tecnológico de SpaceX llegó a su punto más alto desde su creación el pasado 7 de febrero, cuando en Cabo Cañaveral, Florida, lanzó con éxito el Falcon Heavy, el cohete espacial más potente que existe en la actualidad, con capacidad de carga de 64 toneladas. El lanzamiento se hizo como primer ensayo para llevar una misión no tripulada a Marte en 2022 y una con tripulantes en 2024, de acuerdo con lo que prevé Elon Musk.

 

La primer misión de esta bestia espacial costó 90 millones de dólares, la aeronave consta de tres cohetes Falcon ensamblados; los dos laterales están activos durante la primera etapa del lanzamiento y el tercero sirve como el impulso final para completar sus objetivos en el espacio.

 

La distancia entre la Tierra y Marte depende de su posición orbital. La mayor separación entre ellos es de 399 millones de kilómetros, mientras que la menor distancia oscila entre los 90 y los 56 millones de kilómetros. Sería en esta última sincronía cuando se lance la misión del Falcon Heavy, que se estima tarde seis meses en llegar al planeta rojo.

 

Con la aparición de este supercohete en la escena aeroespacial se abren nuevas posibilidades para la investigación científica del Sistema Solar, esto nos acerca a la fecha en que los cohetes espaciales se conviertan en uno más de nuestros medios de trasporte y, por qué no, pensar como el CEO de SpaceX y creer en el comienzo de una nueva era interplanetaria donde un viaje vacacional a Marte es una posibilidad real.

 

 

Space X

 

 

El cuarto planeta

 


Además de la Tierra, el cuerpo celeste del que se han hecho más estudios en el Sistema Solar es Marte. Hoy por hoy, es analizado con detenimiento por una gran cantidad de naves espaciales y vehículos robóticos, como la nave espacial multipropósito Mars Reconnaissance Orbiter, la sonda Odyssey e InSight (proximamente), el Opportunity rover y Curiosity, por mencionar algunos.

 

Gracias a toda la información recopilada, se sabe que el planeta rojo tiene similitudes con el mundo en el que vivimos, pero también marcadas diferencias. La duración del día es casi la misma (24 horas, 39 minutos, 35.244 segundos), mientras que un año marciano equivaldría a 1 año, 320 días, 18.2 horas terrestres.

 

El aire en Marte es prácticamente irrespirable para un ser humano. Su atmósfera está compuesta en su mayoría por dióxido de carbono (95%), nitrógeno (3%), argón (1.6%) y oxígeno (0.13%), a diferencia de la terrestre, que concentra nitrógeno (78%), oxígeno (20.94%) y argón (0.93%).

 

En la superficie marciana hay un paisaje desértico y extremadamente frío que puede alcanzar los -140°C y en su mejor momento puede llegar a tener temperaturas de 20°C. Abundan las regiones llanas cubiertas por roca rojiza, con una gran cantidad de cráteres de origen meteórico y pronunciadas depresiones geográficas.

 

Mucho tiempo se ha especulado sobre la presencia de agua en Marte. Los cascos polares están formados de dióxido de carbono, prácticamente hielo seco, pero se cree que debajo de ellos puede existir agua, lo que incrementa las posibilidades de hallar vida o vestigios de vida, y con el reciente hallazgo de moléculas orgánicas complejas por el vehículo robótico Curiosity, esta hipótesis cobra fuerza.

 

 

 

 

 

 

 

Mexicano en el espacio

 

Astronauta mexicano Rodolfo Neri Vela

 

En 1985, el Dr. Rodolfo Neri Vela viajó al espacio a bordo del transbordador espacial Atlantis. En la actualidad es uno de los astronautas con más libros escritos en el mundo, y lo mejor es que es orgullosamente mexicano. Nos acercamos a él para preguntarle sobre la exploración del planeta rojo.

 

¿De qué manera se beneficiaría la humanidad al explorar Marte?

Muchas personas creen que las inversiones en proyectos espaciales podrían direccionarse para construir caminos y hospitales, porque piensan que quienes vivimos en la Tierra no obtenemos ningún beneficio al enviar seres humanos al espacio. Están en su derecho en dudar, pero se equivocan, porque aprender a resolver retos y dificultades precisamente nos ayuda a crear nuevas tecnologías que hacen nuestras vidas más cómodas.

Además está el plus de aprender sobre la posibilidad de vida en otros planetas, su historia a través de millones de años, y otros conocimientos que podrían ser útiles para salvar a la Tierra de un futuro incierto.

 

¿Cuáles son los retos del amartizaje?

Son muchos, como la ingravidez de larga duración y sus efectos fisiológicos. Luego vienen los retos de sobrevivir en un mundo inhóspito, con intensas radiaciones ultravioleta y cósmicas; habrá que aprender a usar los recursos naturales de allá,
a fabricar estructuras con impresoras 3D, o sacar oxígeno de las piedras.

 

¿Importa quién llegue primero?

El tiempo lo dirá, pero sí creo que deben ser misiones internacionales, porque además de compartir los costos, los países participantes desarrollarían sus propias tecnologías.

 

¿Qué hay de la posibilidad de encontrar vida?

Sería maravilloso encontrar vestigios de vida pasada o existente, aunque sea en forma microbiana en el subsuelo, metros abajo de las intensas radiaciones. Pero siempre habría que estar en guardia, por la posibilidad de microbios hostiles o mortales para los seres humanos, la contaminación y otros riesgos.

 

Para conocer más sobre Rodolfo Neri Vela, visita www.rodolfonerivela.com

 

 

 

 

 

 

 

 

Temas relacionados con esta nota:     , , , ,

Maxim en Superama