Mexicanas decididas, “las chingonas son las que le chingan”

Ser mujer en un país dominado por hombres en el ámbito laboral es un doble reto.

Autor: Romina Sacre 12 febrero, 2018


 

Photo by Gabriel Olsen/Getty Images

 

Por Romina Sacre
Foto: Negro Desastre.

 

 

Aunque estudié actuación en Nueva York, la vida me llevó por otros caminos y en 2013 decidí emprender mi primer negocio. Hoy, tengo la página web rominasacre.com en donde abordo temas para que las mujeres se conviertan en unas chingonas. Siendo honesta, jamás creí llamarme emprendedora y menos en un mercado que es relativamente nuevo.

 

Lo bueno es que cada día surgen más mujeres que rompen patrones y estereotipos, que son pioneras en industrias nuevas. Tal es el caso de la comediante Sofía Niño de Rivera, quien hace unos meses se presentó ante 10 mil personas en el Auditorio Nacional. Más allá de las carcajadas que puede provocar, Sofía es un ejemplo para todos los mexicanos de que si crees en tu talento y en lo que haces, puedes abrir caminos.

 

Verdadero empoderamiento femenino

 

¿Cómo se logra el Girl Power? Si somos tan chingonas, ¿por qué nos cuesta tanto trabajo aventarnos a hacer las cosas? “¿Por qué nos cuesta tanto fracasar a las mujeres?”, le pregunto a Leticia Gasca, cofundadora de FuckUp Nights y que se dedica a estudiar este tema: “Las mujeres sentimos que tenemos que aparentar ser perfectas para que nos tomen en serio, pero eso es una trampa. Somos más fuertes si no nos interesa aparentar que somos perfectas”, me responde.

 

Ser mujer en un país dominado por hombres en el ámbito laboral es un doble reto, por eso la actriz y productora Olga Segura cofundó junto con Bárbara Arredondo Ayala el proyecto Decididas. “Una mujer decidida es una persona que identifica sus miedos y se atreve a enfrentarlos al estar consciente de que es responsable de las decisiones que toma día con día para lograr lo que se propone”, dice Olga, quien invitó a varias mujeres a ser parte del proyecto, como a la actriz Karla Souza, la activista por los derechos indígenas Eufrosina Cruz, la diseñadora de modas Lorena Saravia, entre otras (incluyéndome, ¡ja!).

 

El proyecto Decididas demuestra que esa idea de “mujeres juntas ni difuntas” es de la generación pasada. Hoy sabemos que si queremos lograr grandes iniciativas, debemos de unirnos, y que nos necesitamos las unas a las otras para avanzar. ¿Pero qué pasa cuando entre nosotras aún nos ponemos el pie? ¿Por qué sigue existiendo esa rivalidad en pleno 2018?

 

Mujeres vs. mujeres en un mundo de hombres

 

Lorena Valdés, cofundadora de VAGO, maneja a DJ’s de música electrónica como Tom & Collins, Lemarroy, Jessica Audifred, por mencionar algunos, quienes hoy tocan en festivales de nivel mundial. “La competencia se siente intimidada, y a los hombres les cuesta trabajo que tú, siendo mujer, hagas bien las cosas; también me he topado con mujeres que te ponen el pie. Escuché que algunas comentan que mi éxito lo logré porque me acuesto con hombres, y me da mucha risa porque soy gay”.

 

Otro ejemplo es Paola Kuri, a.k.a.“la Wera Kuri”, quien empezó #FutSinGénero, un movimiento donde exige la igualdad para mujeres en el deporte. “Tener un proyecto en un mundo de hombres ha sido complicado, sobre todo en el tema del futbol y el deporte, que es un ambiente donde los directivos en su mayoría son hombres y muchos con una escuela en donde las mujeres no tenemos cabida ni poder”. Su intensidad (¡vivan las intensas!) y una campaña viral en redes sociales lograron presionar para que se creara una Liga Femenil en México, pero tardó en conseguirlo porque, al igual que Lorena Valdés, al principio no la tomaban en serio e incluso varias mujeres la descalificaban.

 

Calladitas no nos vemos más bonitas

 

Hoy vivimos en una época de mujeres decididas, en México están surgiendo nuevos role models. Ya no somos clichés ni entramos en patrones. Hoy no tenemos que ser una cosa o la otra, podemos hacerlo todo y ser lo que queramos porque estamos entendiendo que en nosotras está la elección. Nos damos cuenta de que abrazar nuestra vulnerabilidad se convirtió en un poder.

 

Y sí, las chingonas son las que le chingan.

 

Temas relacionados con esta nota:     ,