Noticias serias contra el tedio: la magia de BuzzFeed México

Ellos encontraron el equilibrio entre rigor periodístico y formatos atractivos en un país que necesita justo eso: información corroborada y gente que la lea.

Autor: Andrei Vásquez 14 noviembre, 2017


Fotografía, Rodrigo Palma.

 

Después del 19-S, BuzzFeed News México ganó más credibilidad que un gran porcentaje de los medios tradicionales. Mientras otros periódicos y noticiarios estaban al pendiente de rumores, este equipo, mejor conocido por entretenernos a la hora de la comida con quizzes y conteos, se dedicó a desmentir información falsa.

 

Ya llevaban tiempo confirmándonos que sus formatos pueden convivir con noticias serias, competir por la credibilidad y hacernos reflexionar.

 

Hablamos con dos piezas sustanciales: Javier Aceves, quien en la actualidad es Editor en Jefe de BuzzFeed México, y con el periodista Rafael Cabrera, su flamante Head of News, quien ganó prestigio con la investigación “La Casa Blanca”.

 

Esta dupla, el resto de su equipo y el respaldo internacional de la marca luce como una mezcla explosiva para 2018, con el potencial de poner temas en la agenda pública y rebasar a los medios mainstream desde el territorio de los content views y las redes sociales.

 

El lector no es un target, es una persona

 

BuzzFeed se fundó apenas en 2006 y para hablar de su éxito basta decir que todos hemos compartido alguno de sus artículos, listas o videos. En 2015 comenzaron los planes para llegar a México.

 

El elegido para dirigir esa pequeña tarea fue Javier “Baxter” Aceves, a quien conocimos en Radio Ibero 90.9 y como especialista en la cultura pop en varios medios.

 

Javier ‘Baxter’ Aceves

 

¿Cuál es la clave de BuzzFeed News?

 

Los medios tradicionales tienen targets, o sea, alguien a quien le quieren disparar. Le hablan a estereotipos y las redes sociales nos han dado la libertad de poder ser uno mismo. Alguien que ríe, también llora, va al baño, tiene una película favorita, y eso no quiere decir que no le interese lo que pasa en su país. Le hablamos a personas, sólo que desde distintos ángulos.

 

¿Qué piensas de la guerra por el clic?

 

Es una métrica importante pero en realidad nos interesa que la gente comparta los contenidos. Generamos siete mil millones de content views al mes. Por otro lado, ¿el clic a costa de qué? Cómo voy a generar un impacto positivo en el mundo si engaño a las personas, si digo: “Oye, ven a ver esto” y a la mera hora no ven nada. En nuestros títulos preferimos la descripción del suceso, porque creemos que el lector es inteligente.

 

¿Cómo viviste el 19-S?

 

Fue un momento de total cambio, crisis y caos. Estaba enfermo, trabajando en casa. Después de encontrar a mi gato, mi reacción fue salir a ayudar. Se me desconectó un poco el cerebro, salí en bici a grabar videos para que la gente utilizara BuzzFeed como megáfono; cargué piedras, dirigí el tránsito. Empezó a caer el sol y dije: “No estoy ayudando nada aquí, no tengo ni guantes”. Decidí cumplir con mi rol, que es coordinar un medio de comunicación.

 

¿Cómo fue cubrir un terremoto?

 

Ahora es borroso, escribía y lloraba; estaba en shock. ¿Qué debía hacer BuzzFeed?, ¿qué necesitas en un momento así?, alguien que te diga que todo va a estar bien y que dejes de compartir información falsa. Se compartió mucho, hasta había medios haciendo telenovelas. Decidimos enfocarnos en Xochimilco, en la fabrica de la colonia Obrera, por ejemplo, en crear un compendio de noticias para corroborarlas o desmentirlas.

 

¿Después del terremoto habrá una evolución del lector mexicano?

 

Estamos apenas despertando de un letargo de décadas, donde la verdad te la decía una persona, a una hora, en un canal. Afortunadamente nos toca ser parte de ese momento, de ese ímpetu, de buscar la verdad y otras formas de comunicar .

 

¿Hacia dónde va BuzzFeed News México?

 

Queremos volvernos líderes de la conversación en 2018. Poner temas sobre la mesa que en otros medios no tocan.

 

No estamos hablando de chacotear

 

Rafael Cabrera

 

La adhesión de Rafael Cabrera a BuzzFeed ha generado curiosidad y expectativa, toda vez que proviene de una escuela de periodismo serio y riguroso, de medios como Reforma, Animal Político, Emeequis y Aristegui Noticias. Una combinación interesante con miras a 2018.

 

¿Por qué hacer periodismo en BuzzFeed?

 

Los periodistas nos enorgullecemos de una nota bien sustentada, pero a veces resulta que nadie lee. Ése es el reto de BuzzFeed, es decir, tenemos información y formatos para conectar con la gente. No de una manera entretenida, porque no se trata de frivolizar, sino de aprovechar las herramientas para llevar información de fondo a un público más amplio.

 

¿Qué pensabas cuando llegaste?

 

Lo platiqué con muchos amigos y hay gente que cree que tomé una mala decisión. Me emocionaba y me intimidaba, como cualquier cambio. Era muy raro porque estaba acostumbrado a la hostilidad de las redacciones, fue un choque cultural.

 

¿Cómo equilibran los formatos de BuzzFeed con notas serias?

 

No estamos hablando de chacotear, es decir, se permite el humor pero el formato es para comunicar información relevante. Por ejemplo, el artículo sobre acoso sexual en el Centro de Investigación y Docencia Económica (CIDE) fue un gran acierto. No es un tema del que la gente hable mucho y el trabajo de Yuriria Ávila fue muy riguroso, con nombres, fechas, documentos, y además fue muy empático porque le dio voz a las víctimas.

 

¿Los lectores realmente exigen mejores medios?

 

De algún modo sí, los medios tradicionales van a la baja, pero existe el riesgo de que los medios digitales que tomen ese poder no sean minuciosos. La guerra por el clic le bajó un montón al rigor. Un ejemplo de ello fue “Frida Sofía”, que le dieron seguimiento con prisa, sin comprobarlo. Estoy convencido de que las mejores historias llegan con la paciencia. Además los periodistas deben aprender más de transparencia, saber pedir información pública. Eso es básico.

 

¿Cuál sería un logro para BuzzFeed en México?

 

Colocar un tema en la agenda pública y que eso conlleve alguna reforma que sea para el beneficio de las personas. Sobre todo, que la gente sepa que es un medio para sus testimonios. Es esencial porque la gente no se ve reflejada en el periodismo.

 

¿Cómo viviste el 19-S?

 

En la redacción, en el piso 38. Cuando terminó, salí a reportear con el teléfono y el termo de café en la mano. Asigné a Mauricio y a Yuri y yo me fui a Álvaro Obregón 286. Quedamos muy cansados después del sismo, por los recorridos y la ansiedad de no poder cubrirlo todo; apenas me estoy recuperando. Somos pocos y tuvimos que elegir nuestras batallas con inteligencia. Nuestro objetivo era dar información útil. En ese espacio estamos.