Paola Longoria en Maxim México: nos cuenta por qué es la número uno

Paola Longoria nos cuenta por qué es la número uno

La deportista más dominante en la historia de México es Paola Longoria, con mejores récords que Hugo Sánchez y Julio César Chávez.

Autor: José Luis Ramos 6 febrero, 2018



Foto: Jorge Ramírez-Posada.

 

 

En el deporte hay hazañas que quedan marcadas en el imaginario colectivo, no importa la cancha, llámese tatami, duela, tartán o ring; los deportistas escriben su leyenda a partir del sudor que escurre sobre su frente. Son contados (a nivel individual y grupal) aquéllos que ejercen un dominio que marque una época e inspire a una generación. Michael Jordan y los Chicago Bulls en los noventa, Usain Bolt, Michael Phelps o el Barcelona de Pep Guardiola son algunos ejemplos; sin embargo, si hablamos de las figuras mexicanas de inmediato se pondrán sobre la mesa nombres como el de Julio César Chávez y Hugo Sánchez, pero ninguno de ellos ha sido tan dominante en su deporte como Paola Longoria lo es en el raquetbol.

 

 

Además de ser una deportista de élite, Longoria se graduó de la carrera de Ingeniero Mecánico Administrador y de una maestría en Ciencias Políticas que cursó en la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL). Es una chica sonriente y segura de sí, su voz resuena fuerte y clara; nos cuenta que creció en San Luis Potosí y es la hija de en medio de la familia Longoria López.

 

 

 

 

Algunas épocas de su niñez las pasó en campamentos de verano haciendo un sinfín de actividades: practicó natación, gimnasia, basquetbol e inclusive futbol. “Mis papás decían: ‘cómo le hacemos para bajarle toda esta energía a esta niña'”, asegura entre risas. Cuando cumplió ocho años pisó por primera vez una cancha de raquetbol. Un año más tarde se presentó en un campeonato nacional juvenil, ahí consiguió el boleto a su primer mundial en el que obtuvo el tercer lugar.

 

Esto la motivó a esforzarse para ganar la competencia. A los 10 años logró coronarse por primera vez en un certamen internacional y desde entonces la inercia ganadora no pudo detenerse, conquistó en diversas ocasiones la Olimpiada Nacional, además de ocho campeonatos mundiales en las categorías infantil y juvenil. En 2007 ganó el US Open, su primer torneo de Grand Slam, “entonces la CONADE (Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte) nos pagaba para ir a apoyar ese evento con las profesionales,  a veces ni a la segunda ronda pasaba, fue el primer torneo a nivel profesional que gané, y uno de los torneos que me abrió el panorama, y me dije: ‘voy a llegar a ser la número uno'”, recuerda Longoria.

 

“Es ilógico que una mujer tenga la misma fuerza que un hombre, pero  sí puede tener las mismas condiciones de igualdad”

 

Lo cumplió con creces; pierde un partido cada tres años y medio (o más), sus últimas derrotas fueron contra Ronda Rajsich (su eterna rival) en la final del Stocton Pro AM en 2014, que culminó con una racha ganadora de 152 partidos invicta en el Tour Profesional de Raquetbol Femenino (LPRT, por sus siglas en inglés), y la última durante el Campeonato Panamericano de Costa Rica en 2017, que dejó un total de 188 partidos sin conocer la derrota, 183 en el Tour Profesional y cinco del torneo panamericano.

 

 

Legado de éxitos

 

Los deportistas mexicanos más laureados en el mundo en su mayoría son mujeres. Ana Gabriela Guevara, María del Rosario Espinoza, Paola Espinosa, Lorena Ochoa y Paola Longoria representan a la élite deportiva del país. Al preguntarle sobre equidad de género, la raquetbolista comenta que “hemos avanzado pero aún nos falta mucho por recorrer, creo que las mujeres somos las que dimos la cara en los últimos tiempos por el deporte mexicano, y no porque nos creamos mucho, sino porque ha sido así”, afirma.

 

Longoria siempre se ha pronunciado a favor de las condiciones de equidad, y desde su trinchera logró algo inaudito en el raquetbol: que la bolsa para la rama femenil fuera superior a la varonil. “Es ilógico que una mujer tenga la misma fuerza que un hombre, pero sí puede tener las mismas condiciones de igualdad”, puntualiza.

 

El éxito de Longoria es fuente de inspiración para las jóvenes promesas del raquetbol. En la actualidad, cuatro de las 10 jugadoras mejor ubicadas en el ranking de la LPRT son mexicanas. Paola está en la cima, en tercer lugar se encuentra la potosina Jessica Parrilla, en la quinta posición está Alexandra Herrera, mientras que en el sexto peldaño se ubica Samantha Salas. A sus 28 años la potosina ya ganó todo lo que le es posible ganar, es una marca exitosa que logró atraer a patrocinadores como Nike, Bancomer, Carlos Bremer, Head Value, Martí, UANL y Sport City.

 

 

“Las mujeres somos las que dimos la cara en los últimos tiempos por el deporte mexicano”

 

 

Llevar el raquetbol a los Juegos Olímpicos es una de las pocas cosas que se le han negado, sin embargo, no quita el dedo del renglón. “Si yo fuera directiva ya lo hubiera llevado, veo otros deportes y al raquetbol no le abren las puertas. A Lorena Ochoa le tocó en Río, no sé si a mí me vaya a tocar, pero algo vamos a hacer”, comenta. Otro de sus principales retos es popularizar el raquetbol en México, por lo que promueve canchas públicas en San Luis Potosí. “Ya tenemos las canchas, sólo falta que el gobierno nos las suelte”, explica. Cuando llegue el momento de colgar la raqueta busca estar al frente de la CONADE. “Quiero hacer algo por el deporte amateur, si yo lo logré fue gracias a mis papás. Tenemos que entender que el deporte puede hacerte crecer como ser humano”.

 

 

 

 

Temas relacionados con esta nota:     ,

Maxim en Walmart