Chris Pratt es magnífico | Maxim México tiene todo lo que necesitas para disfrutar de la vida | Maxim México

    Chris Pratt es magnífico

    Tenemos un nuevo bromance con este actor después de platicar sobre Los Siete Magníficos.

    Autor: Redacción Maxim 8 diciembre, 2016


    Foto: Frank Ockenfels/ Cortesía Maxim Australia.

    Foto: Frank Ockenfels/ Cortesía Maxim Australia.

     

    Por Maxim Australia

     

    Uno de los actores más populares del planeta con las grandes ofertas viniéndole rápidamente, Chris Pratt, supo de manera instantánea que iba a estar en Los Siete Magníficos tan pronto como llegara la llamada. Su reacción fue, dice, de “alegría máxima”. En ese momento, Pratt estaba inmerso en la tradición western, en un viaje a Texas con amigos cercanos y disfrutando de una novela clásica ambientada en el Viejo Oeste.
     

    “No tenía servicio en mi celular”, explica, “así que cuando ya lo tuve, tenía como 20 mensajes de texto de mi gerente y agente diciendo: ‘Amigo, ¿dónde estás? ¡Tienes que contestar el teléfono! Esta cosa ha venido, esta oferta para este western’. Todo se alineaba tan bien, y era como: ‘esto es exactamente lo que se supone que debo hacer ahora mismo’. Las señales estaban por todas partes. Mi reacción fue sólo de alegría total. Yo ya estaba tenía el tiempo de mi vida en el bosque, así que fue como la cereza en el pastel, fue un gran pastel ese fin de semana”.
     
    Dirigida por Antoine Fuqua, Los Siete Magníficos cuenta con un elenco de estrellas reconocidas con Pratt, Denzel Washington, Ethan Hawke, Vincent D’Onofrio, Manuel García Rulfo, Byung-hun Lee y Martin Sensmeier, donde se retrata a la banda de hermanos que se unen para proteger una pequeña ciudad de un tirano ladrón de tierras, Bartholomew Bogue (Peter Sarsgaard), y su ejército de secuaces.

     

    Pratt es un admirador de los westerns y recuerda haber visto el original de Los Siete Magníficos (1960), dirigido por John Sturges y protagonizado por Yul Brynner, Steve McQueen, Charles Bronson y Robert Vaughn. “Tenía quizá 25 años cuando lo vi, y ésa fue la primera y única vez. Recuerdo que realmente me gustó. Soy un fan de los westerns, y es uno que me gustó mucho. He oído a mucha gente decir que es su western favorito. Mi favorito es quizá The Westerner, o tal vez Rio Bravo. En verdad que no sabía que algún día estaría en una película con el mismo título”.
     
    Fuqua declaró que quiere que su película honre su herencia ilustre —el original fue inspirado por la película japonesa Los siete samuráis (1954), dirigida por Akira Kurosawa—. Es, pues, una historia intemporal: una pequeña ciudad atacada recluta a un grupo de guerreros para defenderlos. “Ésta es una historia que, en su núcleo, es acerca de la justicia y la venganza y el honor”, dice Pratt. “Son siete personas distintas que luchan por diferentes razones, algunas simplemente porque es lo que hacen mejor, otras porque tienen tiempo, algunas más porque confían en la gente del pueblo, otras que no. Hay un cierto estado de ánimo realmente hermoso. Antoine [Fuqua] es un gran fan de todas las películas, un gran aficionado al cine y ama los westerns, y le encanta Kurosawa. La idea de siete personas que se unen para luchar, para superar sus propios demonios personales, para sacrificarse por una causa mayor, es una historia bastante fresca. Kurosawa fue el primero en hacerlo como una película, pero sé que hay un montón de libros a través de la historia. Es un cuento muy clásico e intemporal”.
     
    La película de Fuqua tiene al icónico Denzel Washington como el solitario Sam Chisolm, un hombre con un pasado problemático, un hombre de la ley, que acepta asumir lo que podría ser un desafío suicida cuando una persona del pueblo le pide ayuda (Emma Cullen, interpretado por Haley Bennett). El primer hombre que Chisolm contrata es Josh Faraday, protagonizado por Pratt, un jugador con un ojo para una mujer bonita, quien también resulta ser un pistolero mortal. “Sí, esa es una comparación bastante impresionante”, dice Pratt, al compartir un papel que interpretó McQueen. “Para empezar intencionalmente no volví a ver Los Siete Magníficos porque no quería sentirme encajonado en lo que cualquiera de los personajes hiciera. Quería tener la libertad de hacer lo que quería hacer. Me sentiría humillado si el director de la película hace esa comparación”.

     

    Su personaje es básicamente su propia creación. “Josh Faraday es un jugador y un bebedor, amante de los puros y las cosas más finas de la vida”, se ríe. “Es un poco sensible de cerca, pero tiene un lado increíblemente peligroso. Cuando el personaje de Denzel me ve en acción por primera vez, me convierto en el primero en unirse a su grupo. Ha pasado toda su vida tratando de convencerse de que es un tipo malo, de modo que no tendría que lidiar con los sentimientos de culpa asociados con hacer cosas malas, y en el transcurso de este viaje hace una elección de enfrentar a esos demonios y ser un buen tipo, y hacer algo que beneficie a alguien que no sea él mismo”.

     

    Faraday es, pues, un hombre que no puede resistir un desafío. “Creo que hay una serie de cosas que lo obligan”, dice Pratt. “Esencialmente, lo que él necesita es algo muy simple. Necesita un caballo. Quiere impresionar a una chica, y no desea rechazar un reto. Hay una cierta dureza sobre Chisolm que atrae a Faraday porque reconoce eso en sí mismo. Hay un momento en que Chisolm, al principio de la película, mueve su mano hacia su arma, y cada persona en el lugar corre y se va, pero Faraday no. No huye del peligro, corre hacia éste. Y creo que eso es lo que le atrae a esta banda de hombres alegres”.

     

    Si los héroes de la película de Fuqua son un grupo de hombres dispares que, al menos al principio, se unen a la lucha por diferentes motivos —algunos financieros—, se enfrentan a un formidable enemigo en forma de Bogue, interpretado, con gusto, por Peter Sarsgaard. “Somos capaces de ver a nuestro monstruo, y ése es el gancho para nuestra película. Vemos al brillante Peter Sarsgaard y el agarre que tiene en esta ciudad, y es oscuro. Sus acciones inspiran venganza y justicia en nuestro personaje principal, Emma, interpretado por la brillante Haley Bennett.

     

    “Es un hombre de dinero y no hay justicia donde vive. Él tiene los cañones contratados en su nómina y hace lo que quiere, así que cuando nos encontramos con Denzel, y Denzel se encuentra con ella, su misión se convierte en la suya, y sabemos a dónde nos dirigimos. Él ve algo en ella. Hay por supuesto una razón por la que Chisolm está haciendo esto, pero no la encontramos hasta más tarde, y tiene mucho que ver con nuestro monstruo, nuestro Bartholomew Bogue, este barón de la tierra. Todo el tiempo tienes la sensación de que Denzel está ayudando a esta mujer, pero también de que no es sólo altruismo. Él tiene su propia agenda para la venganza, y tú encuentras eso. Los chicos se unen a él porque es el Salvaje Oeste, y una banda de hombres salvajes atrae a más hombres salvajes. Es como una bola de nieve que rueda hacia abajo: sólo se hace más grande y más grande y recoge más y más hombres peligrosos, porque, ya lo sabes, todo el mundo está buscando una pelea”.

     

    En su preparación para la película, Pratt trabajó con Thell Reed, doble, experto en armas y en disparo, de renombre mundial, para perfeccionar sus habilidades con el arma de Faraday de elección, una Colt Peacemaker. También aprendió algunos trucos de cartas. “El estudio nos preparó un lugar para disparar armas con Thell y yo también conseguí su número y duplicamos la cantidad de tiempo que tomábamos y disparamos pistolas. También me encontré con un mago que hace trucos de cartas de mano y me enseñó algunas cosas. Su nombre es David Kwan, un chico muy bueno que me ayudó a aprender algunos trucos”.

     

    Pratt ha protagonizado algunos de los mayores éxitos de taquilla de los últimos años, incluyendo Zero Dark Thirty, Guardianes de la Galaxia y Jurassic World, y le encanta el proceso de hacer cine, incluso cuando es físicamente exigente, como el trabajo en Los Siete Magníficos, con un calor extremo. Los siete —y de hecho todos los actores— se llevaron muy bien, dice. “Eso fue, sin duda para mí, tan grande como el producto final, la diversión que tuvimos al hacer esto. Creo que se ve en la película. Pero para mí, ésa no es la razón por la que lo haces. Es más de un viaje contra el destino. El destino es la película, y creo que estábamos en el camino a un infierno de un destino —que resultó una gran película—, pero hicimos lo que pudimos para hacer el viaje satisfactorio —estábamos sentados, hablando y pasando tiempo juntos, y pescando juntos en los estanques, fumando puros, riéndonos de nuestros traseros y divirtiéndonos—. Eso hizo que el viaje valiera la pena”.

     

    Temas relacionados con esta nota: , ,

Tenemos un nuevo bromance con este actor después de platicar sobre Los Siete Magníficos.