Conoce el efecto "Jordan" | Maxim México tiene todo lo que necesitas para disfrutar de la vida | Maxim México

    Conoce el efecto «Jordan»

    A tu alrededor suceden cuatro o más acontecimientos ahora, que aunque no quieras, influencian tu actividad inmediata.

    Autor: Redacción Maxim 6 octubre, 2016


    Ilustración: Israel Flores Romero.

     Ilustración: Israel Flores Romero.

    Por Javier Gómez*

     

    Ahora que la NBA está por aterrizar en México, me puse a recordar mi época en la universidad (ECAM-Madrid), cuando decidí abordar este deporte para mi tesis. Para mi gran sorpresa, mi profesor, José Antonio Rodríguez (reconocido experto en psicología ambiental), había sido parte del equipo de imagen pública de quien es catalogado como el mejor basquetbolista de toda la historia: Michael Jordan, dejando por sentado la importancia que tiene el manejo de nuestra imagen pública en manos de un profesional.

     

    Jordan es para muchos el ídolo que marcó un antes y un después en el basquetbol de la NBA, todavía recordamos su espectacular “midair hand-switch” ante los Lakers en el 91 —tan sólo hay que verle la cara a Magic Johnson en el último cuarto para saber que los Bulls se llevarían la copa a casa—. Pero el trabajo de Jordan y sus asesores no estaba nada más en la cancha, tenían un as bajo la manga para convertir a los seguidores de Chicago y del mundo en la fiel comunidad del basquetbol llamada “Air Jordan”.

     

    Toda esta naciente empresa se gestó bajo una premisa que siempre estuvo en los anales de la psicología: si realmente quieres explicarte el comportamiento de una persona, debes acudir al lugar en que esta persona se desenvuelve, al lugar en el que el comportamiento ocurre, somos el lugar que ocupamos. MJ era la suma de los espacios que él, su equipo y sus fans ocupaban, dentro y fuera
    de la cancha. La gente cercana al fenómeno estudiaba y descubría las áreas en que se moverían, las reconocían, las hacían suyas y creaban un sentido de pertenencia, oficializaban los riesgos, sabían que el espacio es motor de comportamientos, valoraban las posiciones de cada uno en el equipo, en la cancha y en el branding, recalcaban la importancia del pasado para potencializar la actualidad, entre otras. La fanaticada de los Bulls creció en porcentajes abismales tres años antes de los playoffs del 91, se había preparado un terreno propio en la liga y construido un lenguaje propio a nivel social.

     

    Otro de los componentes de esta estrategia era la poderosa atmósfera visual que invitaba a participar desde cualquier flanco, ya fuera por medio de los vistosos lanzamientos de diseños de sus botas o por los afamados entrenamientos para playoffs que manejaban todo un compendio de iluminación ajustada a las necesidades de cada partido y plaza rival, manejando principios de la armonía y el caos en la colorimetría, mostrándonos así la importancia del color en nuestras decisiones.

     

    Siendo fieles a la relevancia que el contexto ambiental tiene en la explicación del comportamiento humano, se enfocaron en la atmósfera sonora con gran importancia, trabajaron con los mejores artistas de la música en lanzamientos claves de su merchandising, también adoptaron técnicas sonoras de relajación muscular, aumento de endorfinas, sonidos restauradores para Mike. En el estadio, los fanáticos iban a ver jugar a los Bulls, pero no era secreto que se la pasaban muy bien, porque además aplicaron la customización de las canciones de sus fieles fanáticos, así que por medio de la base de datos, te consentían con tu música preferida y con dedicatoria.

     

    Recuerdo cuando fui a la final de conferencia Bulls vs Detroit Pistons: en el tercer cuarto los Bulls iban perdiendo, había un murmullo incómodo en el estadio por el marcador abajo. Michael entró de nuevo a la duela, se cubrió las manos con polvos y los sacudió frente a los comentaristas de manera jocosa, provocando de inmediato un ambiente bizarro para Isiah Thomas y sus compañeros; las risas del público no se hicieron esperar, generando un nuevo y refrescante clima de apoyo. Al final, los Bulls se hicieron con la victoria, el público ganó y yo descubrí el poder de la imagen. Así, un legado tan antiguo como las sociedades fue rescatado y puesto en un entorno público en los 90 por el mejor jugador de basquetbol de la historia. Los individuos modifican el entorno y el entorno a su vez modifica al individuo.

     

    Si los Chicago Bulls ganaron o no a partir de este detonante, lo cual puede ser relativo, me decanto por decir que fue una reacción en cadena que orilló a la victoria de MJ y su equipo a partir de toda esa atmósfera creada. Cada movimiento a tu alrededor cuenta.

     

    *Javier Gómez tiene un master de Imagen Pública por la Asociación Internacional de Consultores de Imagen.

     
     

    Temas relacionados con esta nota: ,

A tu alrededor suceden cuatro o más acontecimientos ahora, que aunque no quieras, influencian tu actividad inmediata.