Danee Marmolejo te da las claves para ser un maestro del parkour | Maxim México tiene todo lo que necesitas para disfrutar de la vida | Maxim México

    Danee Marmolejo te da las claves para ser un maestro del parkour

    Brincó a la fama al ganar un célebre concurso de Carrera, ahora nos cuenta qué hay detrás de su disciplina.

    Autor: Yazmani Reyes Hernández 11 octubre, 2016


    Fotos: Cortesía Danee Marmolejo.

    Fotos: Cortesía Danee Marmolejo.

     

    A mediados de este año, para celebrar su 60 aniversario, la prestigiosa marca de lentes Carrera lanzó una convocatoria para todos los atletas, músicos y artistas visuales del planeta para protagonizar el Proyecto Maverick. El objetivo era lanzar la línea de lentes, pero también encontrar un talento único que ejemplificara los valores de la marca, y al mismo tiempo estelarizaría un video dirigido por Jared Leto.

     

    Este último, después de ver más de mil videos, eligió al ganador: el mexicano Danee Marmolejo. Hasta ese momento, todos los que estamos fuera del mundo del parkour, nos enteramos de que existía este joven chilango de 24 años; sin embargo, se trata de un atleta mexicano que ha ganado competencias en el extranjero y con esto un nombre reconocido en todo el mundo. Capitán del Team Latin America de American Ninja Warrior 2016 en Las Vegas, segundo lugar en Black Forest Parkour Cup 2015 en Alemania, también segundo sitio en UrbanRunners Challenge 2013 en México y primer lugar en North American Parkour Championships 2014 en Canadá.

     

    Pero no fueron los logros la causa de su triunfo con la marca Carrera, misma que habló así de Danee: “literalmente corre libre por la vida. Bailando y conectándose con sus alrededores. Para él cada pared, banca, barandal, escalera, es una oportunidad para mejorar. Danee se mueve como todo un Maverick, creativo, sin miedos e impredecible”.

     

    Después de recibir la noticia de su victoria, Danee preparó sus mejores armas para ser dirigido por Jared Leto. El reto fue grande, pero parece que está hecho para grandes presiones: “Subimos a techos. Ese día pude hacer un montón de acrobacias y movimientos muy difíciles. Fue una muy grata experiencia trabajar con él y más aún saber que alguien de su talla aprecie y valore lo que hago”.

     

     

    Foto: Jorge Ramírez-Posada.

     

    Si se nos encargara hacer una película de Danee, comenzaría mientras camina sobre el filo de una barda en su natal Polanco, o yendo por el balón que alguien acaba de volar hacia un terreno baldío. Porque desde niño fue inquieto, aparece en las fotografías disfrazado de Power Ranger o haciendo una cara graciosa. Desde pequeño fue atleta: si no estaba en clases de taekwondo, se hallaba en clases de natación o de esgrima. Sin embargo, no sabríamos dónde terminar la historia porque el parkour es una aventura, el camino es igual de importante que el fin.

     

    “Veo que hay más de una manera de hacer las cosas, más de una posibilidad para realizar alguna meta que me proponga. Cada paso que tomo para llegar a mi cometido siempre me da satisfacción porque estoy haciendo algo creativo, algo mío”, explica Marmolejo. Esta forma de ver la vida ya estaba dentro del cuerpo de Danee, desde antes de que conociera esta disciplina. Por ejemplo, cuando le preguntamos qué estaría haciendo ahora si su vida lo hubiera desviado de hacer lo que más le gusta, él responde que sería diseñador, aunque practicaría parkour como hobbie. Y es que, si la vida lo hubiera desviado cien veces, él continuaría practicando parkour.

     

    Es más, la vida intentó llevarlo por otros caminos alguna vez: en 2007, cuando tenía quince años, llevaba cuatro de hacer skateboarding y tres de esgrima, hasta el día en que “vi un video de parkour en internet y me cautivó totalmente. No eran efectos especiales, no era gente de Hollywood, eran personas que solamente entrenaban su cuerpo, que practicaban sus técnicas y las hacían en la calle. Dejé todo lo que estaba haciendo”.

     

    Entonces, Danee se metió a clases de capoeira para aprender los movimientos y ponerlos en práctica por la ciudad. Una amiga le dijo que daban clases de parkour en el Parque Naucalli. “Fui, entrené, aprendí las bases y después de tres meses me mudé a Aguascalientes”. Y cuando llegó a tierra hidrocálida, “no había nada, todo era plano”, dice Marmolejo con paciencia. No había ni gente que practicara ni estructuras en dónde entrenar las técnicas. Lo que pudo haber desilusionado a cualquier adolescente, a él lo motivó. “Comencé a enseñarle a más gente, creé una comunidad y seguí mi camino. Me empezaron a invitar a dar talleres en otros lugares, en San Luis Potosí, en Zacatecas y empecé a hacerme de nombre. Ya para entonces subía los videos a YouTube. Por el hecho de estar recluido entrené todavía más y eso hizo que pudiera avanzar más rápido que los demás”.

     

    Foto: Jorge Ramírez-Posada.

    Foto: Jorge Ramírez-Posada.

     

     

    Mentalidad parkour

     

    En la primera clase de parkour, Danee deja que explores tu movilidad. Te dice que subas una barda, pero como tu cuerpo te lo dicte; después te ayuda con técnicas. Enfatiza mucho en que “puedes tener la habilidad, pero si no tienes la fuerza física o la fortaleza mental, te puedes lesionar o ejecutar mal la técnica”. Y es que en el parkour debes tomarte en serio la disciplina porque el riesgo está ahí todo el tiempo. “Puedes ir y brincar de un edificio a otro, no lo dudo, incluso si no entrenas parkour, pero si tienes una mala técnica, se te puede torcer un tobillo. Hazlo hasta que te sientas listo y fuerte, hasta que hayamos practicado ese movimiento mil veces en el piso”.

     

    La clave de Danee es la fuerza mental. No sólo en el parkour, sino en la vida. Cuando está por ejecutar una destreza que le cuesta mucho trabajo, se concentra en que pase por su cabeza mucha tranquilidad. “No busco la adrenalina para saltar, sino la paz y el control, porque si lo hago con adrenalina, corro el riesgo de no pensar en lo que estoy haciendo y dejar que mi cuerpo y mi mente hagan lo que quieran, entonces no estoy en control de la situación. En cambio, si estoy tranquilo y tengo mi ritmo cardiaco a un nivel tranquilo y estoy relajado, y sé que la técnica la he hecho mil y un veces, lo disfruto bastante. Entonces es como una meditación”.

     

    Marmolejo estaba preparado para encabezar la campaña de Maverick antes de saber que existía. “Un amigo me etiquetó en la publicación. Después pusieron mi video como video de la semana. Ya era de los tres finalistas. Me mandaron un correo de que era el ganador. Creo que ayudó la manera en que represento el parkour: es más atractiva, creo que le doy un poco más de estilo, esa vibra mexicana, no tan técnico, más fluido, más bailable, más buena onda”.

     

    Resulta interesante saber qué seguirá en la vida de alguien que mira la Ciudad de México como un gran patio de juegos y que ve los problemas como una nueva oportunidad de practicar algo creativo. Resulta interesante porque es una especie de mirada hacia el futuro.

     

    “Mi meta es convertirme en un atleta de RedBull y representar a México en competencias internacionales. Ser embajador para establecer el parkour como un deporte en los XGames. Estar al frente de un movimiento que incorpore al parkour a la sociedad, estar ahí para transmitir su filosofía cuando todos quieran salir a saltar”.

     

     

     

    Preparando la revista de octubre (Edición Moda) con @daneemarmolejo #parkour #magazine

    Un vídeo publicado por Maxim Mexico (@maximmexico) el

     

     

     

     

    Temas relacionados con esta nota: ,

Brincó a la fama al ganar un célebre concurso de Carrera, ahora nos cuenta qué hay detrás de su disciplina.