De 'fashion blogger' a conductor de Uber | Maxim México tiene todo lo que necesitas para disfrutar de la vida | Maxim México

    De ‘fashion blogger’ a conductor de Uber

    Jimness nos cuenta el día que esto le sucedió.

    Autor: Javier Malo 14 octubre, 2016


    Foto: Manuel Bifari.

    Foto: Manuel Bifari.

     

     

     

    Soy mejor conocido por mi apellido, Jimness, el cual también es mi usuario en Instagram. Estoy posicionándome como un fashion blogger líder en la escena digital mexicana. Mi originalidad va más allá de la selección de atuendos que enseño en redes sociales, soy cofundador de la página www.estoespurpura.com.

     

    Hoy quiero salirme del tema de moda y contarles el día que perseguí la chuleta y decidí conducir un Uber. La experiencia comenzó en demostrar que era apto y sabía moverme por la ciudad, explicar cómo llegar de Polanco, a Santa Fe o en qué calle se encuentra el boliche Tecbol.

     

    Segundo, hacer un examen de conocimientos generales, en donde mis estudios en el ITAM me hicieron pasarlo fácilmente.

     

    Tercero, ¡el antidoping! Teniendo que rellenar un frasquito en presencia de una fina enfermera con porte de fisicoculturista.

     

    Y por último, demostrar que no era un esquizofrénico o asesino en serie.

     

    Cuando por fin fui oficialmente conductor de Uber, tenía un traje de gala para comenzar con éxito —y llamar la atención—, pero di de alta mi coche mal, en la aplicación, me pusieron como SUV, pero sólo caben cinco personas y se subieron siete borrachos que querían viajar únicamente cinco cuadras, las cuales fueron las más largas de mi vida.

     

    Los conductores de Uber tienen una tolerancia particular cuando se trata de la música que elige el pasajero para el camino, pero estos borrachos estaban queriendo escuchar Chandelier de Sia mientras le pegaban a mi radio hasta que saliera.
    Antes de tener que tolerar a siete borrachos, pensaba que mis pasajeros me iban a contar historias para escribir sobre ellas, pero estos cuates iban en su pedo… Fue el único viaje que hice, me di cuenta de que soy mejor blogger que conductor de Uber. Claro, aunque hay que entrarle a todo para mantener nuestros lujitos.
    Por eso mejor me gano la chuleta con estilo.

     

     

    Temas relacionados con esta nota: ,

Jimness nos cuenta el día que esto le sucedió.