Déjate hechizar por Aline Webber

    Déjate hechizar por Aline Webber

    Con su carrera de modelaje en su máximo apogeo, esta luminosa belleza brasileña lo está absorbiendo todo.

    Autor: Redacción Maxim 28 octubre, 2016


    Fotos: Gilles Bensimon.

    Fotos: Gilles Bensimon.

    Por Heidi Mitchell

     

     

    Porque cuando abre esos labios arqueados de manera dramática para hablar sobre su vida con ese sexy acento portugués, es evidente que nosotros, mortales, no somos nada como Aline Weber, de 27 años.

     

    Descubierta en Seara, un pueblo en la provincia alemana de Santa Catarina, Brasil, se mudó sola a la gran ciudad de São Paulo a los 14 años. A los 17 compartía un departamento de modelos en la ciudad de Nueva York. “Fue muy difícil porque no hablaba nada de inglés”, recuerda. Alguien le sugirió que se pintara el pelo, y de pronto, a los 19 años, salió de las masas para caminar en el show de invierno 2008 de Balenciaga. “Ése fue mi ‘boom’. Después de eso todo cambió”, me cuenta entre bocados de tuna tartare. (Nada de carne roja para esta amante de los animales, quien también patrocina dos refugios para perros en su ciudad natal).

     

    aline-webber-5

     

     

     

    En rápida sucesión, contratos de belleza (“ésos son el mejor dinero”), laminados, seguidos por campañas de publicidad y catálogos (“buen dinero”) y trabajo editorial (“no tan buen dinero, pero bueno para viajar”), el director de casting para Tom Ford localizó su toma principal, quien sabía justo lo que estaba buscando e hizo volar a Aline a Los Ángeles. “Todo pasó tan rápido, no hice ninguna prueba. Fui directo al tráiler para maquillaje y peinado”, dice. “Conocí a Tom Ford en el set. Me hizo el cast basándose únicamente en mi físico”.

     

     

    aline-webber-2

     

     

    Cuando no está en St. Barts haciendo fotos para alguna portada o ejercitándose tres veces por semana para mantener su cuerpo naturalmente esbelto, el día perfecto de Aline empieza paseando a su mezcla de pomeranian-mongrel, Rocky, conducir una motocicleta a lo largo del puente Brooklyn con amigos y después hacer una parrillada en Williamsburg, y termina con un episodio de New Girl.

     

    aline-webber-1

    Cuando puede, anda en patineta alrededor de su vecindario y hace jardinería en su patio trasero. “Preocupación” no es una palabra en el vocabulario de Aline. “La competencia se puede meter en tu cabeza, supongo, así que tienes que pensar en el modelaje como un trabajo y después dejarlo al final de las sesiones”, me dice. Aparte hay mucho trabajo que hacer alrededor: sigue firmando contratos después de 13 años de carrera. “Me dejo llevar por la corriente” me dice. Le está funcionando.

     

    Aline alude a algunas ideas que pudo haber dejado para su segundo capítulo post modelaje, pero sigue estando en demanda y hay muy poco tiempo para descansar. Y a diferencia del resto de nosotros, ella no está esperando las próximas vacaciones. Ella vive el momento. “Amo muchísimo lo que hago” dice sin pretensión, recogiéndose el cabello. “Por ahora, está bien”.

     

    aline-webber-4

     

    aline-webber-3

     

     

    Temas relacionados con esta nota: ,

Con su carrera de modelaje en su máximo apogeo, esta luminosa belleza brasileña lo está absorbiendo todo.