Desde los ojos de la industria restaurantera | Maxim México tiene todo lo que necesitas para disfrutar de la vida | Maxim México

    Desde los ojos de la industria restaurantera

    Nos acercamos a platicar con Carlos Soto, Director de marketing de Sonora Grill Group, para conocer a detalle cuál es la perspectiva de esta industria que ha sido una de las más afectadas con la crisis de salud mundial.

    Autor: Redacción Maxim 18 enero, 2021


    En un contexto en el que la pandemia por Covid-19 no cede y con ello nuestras actividades avanzan lento o de forma nula, la industria de los restaurantes está viviendo un momento clímax en donde muchos líderes, chefs, propietarios y trabajadores han salido a pedir que los restaurantes sean considerados como indispensables para poder trabajar durante el semáforo rojo.

    Hace poco más de una semana, se realizó una colecta de firmas digitales para la petición #AbrimosOMorimos en donde se solicita la reapertura inmediata al gobierno de la Ciudad de México y Estado de México.

    En la misma, se leen afirmaciones como “Nos están extinguiendo, ¡ya no podemos más! ¡No condenemos a los trabajadores de los restaurantes al desempleo ni a miles de negocios a la quiebra!”.

    ¿Cuáles fueron las medidas que se tomaron cuando la pandemia comenzó en México en marzo de 2020?

    En Marzo, fuimos el primer grupo restaurantero en cerrar al 100% los 35 restaurantes que hasta ese momento teníamos; era nuestra manera de contribuir a bajar la curva de contagios, en lo que entendíamos mejor el comportamiento y la dimensión del virus; queríamos proteger a nuestros más de 3,200 colaboradores y a nuestros comensales. 

    Reformulamos financieramente la empresa para poder mantener sueldos junto con propinas y permitirle al equipo cumplir la cuarentena como la situación lo demandaba, junto con sus familias. 

    Seguimos todos los protocolos que marcaron las dependencias gubernamentales y de salud, tanto en México como las que indicó la OMS a nivel global. Capacitamos a todo nuestro personal operativo y corporativo para que estuvieran constantemente actualizados sobre las medidas de salud sugeridas a restaurantes, e invertimos en todo lo necesario para tener el equipo necesario para cumplir todas las medidas de inocuidad en excelencia. 

    Más adelante, cuando todo parecía que iba por buen camino, hubo una reapertura con algunas medidas, ¿cuál fue el contexto y preparación para retomar actividades?

    Utilizamos los meses que decidimos cerrar para concentrarnos en capacitar a todos nuestros colaboradores. Trabajamos por obtener el Distintivo H y terminamos de desarrollar un departamento de inocuidad que se comenzó a formar meses antes de suscitarse esta pandemia.

    ¿Cómo se desenvolvió la industria los pocos meses que se abrió en aparente regreso a la normalidad?

    La industria tomó una inercia positiva de inmediato; los clientes confiaban en nuestros procesos por la seguridad que existía. La comunicación que se dio por parte de las autoridades fue clara en cuanto a las recomendaciones y cuidados, así como los lineamientos, regulaciones de servicio como la sana distancia, aforos y supervisión, ayudó a que los comensales acudieran.

    En diciembre se volvió a cerrar, ¿qué se hizo para seguir manteniendo en pie al grupo?

    Sin duda para nosotros fue un golpe muy duro, veníamos ya de un cierre que nos obligó a reestructurarnos en todos los sentidos como lo mencionábamos anteriormente.

    En el caso de Sonora Grill,  esta pandemia llegó en un momento en el que estábamos en plena expansión, para 2020 buscábamos abrir 20 unidades, misma que se transformó en solamente 4 aperturas en las que el avance en construcción era ya más del 90% y menos costoso abrir que echarlas para atrás, ese dinero para la expansión fue el que nos ayudó a seguir soportando el primer cierre pagando a nuestros colaboradores incluso con propinas, sin embargo este segundo cierre ha sido muy duro ya que la mitad de nuestros restaurantes se encuentran en la CDMX y EDOMEX, esta región es nuestro motor y hoy estamos quedándonos sin flujos.

    ¿Cuál es tu opinión como líder de negocio y de alguien que conoce la manera en cómo se están moviendo las cosas?

    Somos una de las industrias más controladas, supervisadas y con mayores cuidados; acatamos al pie de la letra todas las instrucciones y reglas impuestas por nuestros gobernantes, inclusive excediéndolas por nuestro propio bien y el de nuestros invitados. 

    Siempre hemos respondido a lo que se nos ha solicitado y hemos estado comprometidos de raíz con el problema.  Dado lo anterior, para nosotros es muy difícil un cierre total  nuevamente ya que la inversión que hemos hecho en protocolos ha sido muy importante y hemos sido altamente supervisados, estamos seguros de que los contagios NO se generan en restaurantes, existen cifras que reflejan que los mayores contagios se generan en casa o en industrias no reguladas donde la aglomeración de las personas es importante y no se acata ninguna regla.

    Por lo anterior creemos que debe haber un equilibrio entre la salud y la economía. Para nosotros también es importante la salud por eso estamos comprometidos con seguir haciendo las cosas bien, cumpliendo todos los protocolos.  

    Somos la segunda industria en generación de empleos, es muy frustrante y triste esta situación porque llegamos a un punto que no podemos sostenerlo más, los sueños no solo nuestros sino de las personas que han construido sus negocios a lo largo de muchos años se esfuma en tan solo pocos meses. Nuestros recursos se acabaron, ya los bancos no nos otorgan créditos y más de 3,200 colaboradores y sus familias dependen de nosotros. 

    A lo largo de estos días, lo único que buscamos era hacer un  llamado a que nos escuchen y veamos la manera de construir mejores caminos para todos.

Nos acercamos a platicar con Carlos Soto, Director de marketing de Sonora Grill Group, para conocer a detalle cuál es la perspectiva de esta industria que ha sido una de las más afectadas con la crisis de salud mundial.