El mejor bailarín del mundo: Isaac Hernández

    El mejor bailarín del mundo: Isaac Hernández

    Conversamos con el orgullo nacional que busca sembrar nuevas bases en la danza, al tiempo que es el mejor bailarín del mundo.

    Autor: Aarón Martínez 8 febrero, 2019


    FOTO: Erik Sawaya

     

     

    Isaac Hernández es un mexicano nacido en Guadalajara que a los ocho años comenzó su carrera en la danza, esto como consecuencia del empuje de su padre, quien introducía a Isaac y sus hermanos a este mundo con clases que eran una actividad familiar en el patio de su casa.

     

    Hoy por hoy, se consolida en la cúspide del ballet internacional al haber estado en varias de las mejores compañías de danza (American Ballet Theatre, Het Nationale Ballet, English National Ballet, entre otras), interpretar papeles reconocidos (Bassilo, en Don Quijote, Romeo en Romeo y Julieta y el príncipe Sigfrido, en El Lago de los cisnes) y obtener reconocimientos únicos en la historia de nuestro país, como el que recibió en junio de 2018: el Benois de la Danse, que podría ser el equivalente a un Óscar a Mejor actor o una medalla de oro en los Juegos Olímpicos.

     

     

    Al respecto, nos confiesa: “Ha sido un año que me preocupa que fuera tan bueno porque en realidad apenas tengo 28 años, y se puede decir que he cumplido la mayor parte de los sueños profesionales de mi carrera como bailarín. Pero también entiendo que me encuentro en un momento muy importante porque estoy en una posición donde puedo crear y diseñar los próximos 10 años de mi vida y de mi carrera con tranquilidad”.

     

     

    Pero más allá de las condecoraciones, Isaac está centrado en romper con esa visión antigua en torno a la danza, lejos del elitismo y más cerca del dominio general. En esta sintonía fue que Isaac pensó en crear la gala Despertares, un espectáculo sin igual que ha logrado reunir a compañías de renombre y a sus artistas a nivel mundial, dándose cita en nuestro país en sedes como el Auditorio Telmex de Guadalajara o el Auditorio Nacional, y que resulta una gran oportunidad para que el público y los nuevos talentos se acerquen a este arte. “Ahora me puedo permitir voltear a ver cómo transformar la escena de la danza nacional o de qué manera puedo crear oportunidades para los jóvenes. Entonces, intento diseñar un futuro que me permita seguir en los escenarios, disfrutar del momento y también influir y diseñar proyectos en México”.

     

     

    El año pasado lo vimos rindiendo tributo a nuestra cultura mediante una campaña con Cerveza Victoria, que evoca el Viaje a Mictlán a través de la danza. “Me entusiasmó esta campaña de ‘Chingones hasta la Muerte’ porque me da esa plataforma para normalizar la danza. Me pareció genial que la marca pensara que podía comunicar un mensaje a través de una tradición tan representativa para los mexicanos y hacerlo por medio de la danza; fue genial y por eso me comprometí a hacer este proyecto”.

     

     

    Por ahora, el recuento de estos 20 años enfocado con gran disciplina lo llevan a concluir lo siguiente: “me quiero dar el tiempo para disfrutarlo; por ejemplo, el 2018 fue la recompensa de todos esos años de trabajar, de soñar, de imaginar y diseñar las diferentes posibilidades para mi carrera, y vinieron los premios, los reconocimientos, las experiencias”.

     

     

    Temas relacionados con esta nota: , ,

Conversamos con el orgullo nacional que busca sembrar nuevas bases en la danza, al tiempo que es el mejor bailarín del mundo.