El piloto Fercho Urquiza nos cuenta por qué lleva gasolina en las venas

    El piloto Fercho Urquiza nos cuenta por qué lleva gasolina en las venas

    El piloto, restaurador y productor mexicano escribe para Maxim México.

    Autor: Redacción Maxim 2 julio, 2019


     

    Texto por Fercho Urquiza

     

    A la fecha recuerdo perfectamente la primera vez que me subí a un Mercedes-Benz 300SL “alas de gaviota”. Yo habré tenido quizá unos cuatro o cinco años; aún me viene a la mente el olor de las vestiduras como si hubiera sido ayer. Casi podría decir que es un tema genético esta pasión por el mundo de los motores. Mi padre, Fernando Gómez Urquiza, comenzó a restaurar motocicletas cuando tenía 17 años, y desde entonces ha dedicado su vida a la preservación y restauración de esos objetos queridos que se convierten en máquinas del tiempo.

     

     

    Cuando yo tenía 13 años, comenzó a surgir en mí el interés por aprender a meter las manos e involucrarme en esos procesos, así que empecé a trabajar los veranos en el taller de mi papá. Era el chalán del chalán, primero tenía que barrer, limpiar y ordenar piezas hasta que poco a poco iba haciendo cosas más complicadas.

     

    Con mucho esfuerzo, logré ahorrar $30,000 pesos a los 16 años, y mientras a muchos de mis amigos de la escuela sus papás les obsequiaron coches nuevos, yo me compré un Dodge Charger 1972 todo amolado y me di a la tarea de restaurarlo. Por las tardes después de la escuela y los sábados le hacíamos algo, fue ahí donde me enamoré del proceso de restaurar un clásico. Ese Charger me dejaba tirado una vez al mes, me dejaba la ropa apestosa por el olor a escape y siempre había que hacerle algo. Sin embargo, llegar a la escuela en él era una locura, no lo cambiaría por nada.

     

     

    Ver esta publicación en Instagram

     

    #instacar #classiccar #musclecar #iims2015 #dodgecharger1972

    Una publicación compartida por Reyza Cahyadi (@rej0sh) el

     

    Un par de años más tarde, se me metió a la cabeza la idea de convertirme en piloto de autos; y a pesar de que yo sabía que era difícil vivir de eso, estaba obsesionado con la idea de competir a nivel profesional. Comencé a entrenar en la escuela de manejo deportivo BGR Motorsport liderada por el Campeón Mundial de Rallies Benito Guerra. Fue un proceso lento y meticuloso, pero me enseñó a no ser impaciente y entender que todo lo que vale la pena lleva su tiempo.

     

    Tomó un par de años de aprender la técnica correcta y miles de horas de práctica, pero a los 19 años, debuté en mi primera carrera del Campeonato Nacional de Rallies de Velocidad, en el 2010, obteniendo el segundo lugar. Desde entonces las carreras han sido una parte fundamental en mi vida; lágrimas, choques, victorias, podios, trabajo duro y trofeos han creado un coctel que moldea tanto mi carácter como mi moral. La vida y las empresas son muy parecidas a una carrera de autos: se necesita de trabajo en equipo, determinación, paciencia y muchas veces un toque de locura para buscar ese espacio para rebasar, para atreverte a hacer lo que tus rivales no están haciendo.

     

     

     

     

    En México correr autos es muy complicado porque no existe tanto apoyo de las marcas y es un deporte extremadamente caro. Para los que estamos en el mundo de los autos a veces resulta frustrante ver lo que pasa en países como Finlandia, en donde los rallies son el deporte nacional y las marcas se pelean por ver a qué piloto van a apoyar. Aquí la situación es distinta, muchas veces la parte más complicada del campeonato es conseguir apoyo para el proyecto.

     

    Hoy, a mis 29 años, tengo un taller de restauración y me dedico a la producción de campañas audiovisuales y de marketing digital para distintos clientes del ramo automotriz. Sin duda, dedicarte a lo que más amas hará que lo hagas con pasión. Las carreras de autos siguen siendo una parte muy importante de mi vida, por ello desde 2010 he corrido rallies, turismos de resistencia, Copa TC2000 y casi cada año Las 24 Horas de México, una de mis carreras favoritas por el nivel de concentración y desgaste físico que implica. Ahí tuve la suerte de haber obtenido el título de Novato del Año en 2010 y conseguí el Campeonato Nacional de Expertos de Grupo 2 unos años después.

     

    También, comparto mi gran pasión por los autos clásicos, carreras y motos en distintas redes sociales y tengo un canal de YouTube en donde somos 190,000 locos que disfrutamos de compartir nuestras experiencias y opiniones de los autos.

     

    Algunos llevamos gasolina en vez de sangre dentro de las venas, es algo que no se va quitando con la edad sino todo lo contrario. Y la verdad, siempre le doy la bienvenida a esa pasión.

     

     

     

     

    FERCHO URQUIZA
    PILOTO, RESTAURADOR Y PRODUCTOR AUDIOVISUAL

    Me puedes encontrar en todas las redes como Fercho Urquiza o @fergurquiza, y me encantaría compartir esta gran pasión contigo, desde la innovación en súperautos, hasta el cómo revivir una máquina y convertirla en un auto clásico.

     

     

    Mira a Fercho Urquiza en acción en este RETO 3 DE 4 DEL GRUPO ZAPATA CHALLENGE: EL DRIFT DE LA VICTORIA.

     

     

     

     

     

    Temas relacionados con esta nota: , ,

El piloto, restaurador y productor mexicano escribe para Maxim México.