En verdad la primera impresión es la que cuenta, porque ciencia | Maxim México tiene todo lo que necesitas para disfrutar de la vida | Maxim México

    En verdad la primera impresión es la que cuenta, porque ciencia

    Tu cerebro sólo necesita ocho segundos para decidir si alguien te agrada o no.

    Autor: Javier Malo 1 noviembre, 2016


     

     

    Como si fuera la primera vez (Columbia Pictures / Happy Madison)

    Como si fuera la primera vez (Columbia Pictures / Happy Madison)

     

    ¿Cómo puede agradarnos o desagradarnos alguien a quien jamás habíamos visto? —Y ¿cómo la chica que nos gusta es que nos conquistó tan rápido? —

     

    Sencillo, científicos de la Universidad Complutense de Madrid aseguran que lo importante al conocer a una persona son sus gestos, postura, apariencia, expresión y mirada, lo que representa un 60% a 70% de la comunicación, lo suficiente —al menos en nuestro cerebro— para tener conclusiones sin una plática de por medio.

     

    “La información no verbal de una persona nos dice muchas cosas: la manera de vestir, si es extremadamente tímida, sosa, excesivamente simpática, su olor corporal, su voz, etc. Todo eso nos aporta más información que la parte verbal”, explicó la psicóloga María Dolores Avia.

     

     

    ¿Cómo es que en ocho segundos ya nos agrada o desagrada alguien?

     

    primera-vez

     

    Gracias al lóbulo frontal de nuestro cerebro, en sólo 300 milisegundos se graba una imagen de un individuo desconocido, para poder así analizar los rasgos de una persona según nuestra memoria, las neuronas espejo y el conocimiento.

     

    A este proceso los investigadores lo han llamado “Neurología empática”, ya que está representado principalmente por las neuronas, sobre todo las espejo que son las encargadas de generar, interpretar y expresar las emociones.

     

    Así que las personas que te agradan, tienen más en común entre sí de lo que crees.

     

    primera-impresion-3

    Temas relacionados con esta nota: , ,

Tu cerebro sólo necesita ocho segundos para decidir si alguien te agrada o no.