Daniel Giménez Cacho, actor emblemático del nuevo cine mexicano

    Daniel Giménez Cacho, actor emblemático del nuevo cine mexicano

    Su trabajo a cuadro es impecable y su personalidad, particularmente rebelde.

    Autor: José Luis Ramos 28 junio, 2018


    FOTO: Jorge Ramírez-Posada

     

     

    Hablar de Daniel Giménez Cacho es rememorar una importante trayectoria actoral en teatro, cine y televisión.

     

    En su juventud tuvo un paso fugaz por la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional Autónoma de México; entonces le apasionaban la Física y los secretos del universo. Más tarde se decantó por la actuación y conoció a su mentor en las artes escénicas: Juan José Gurrola. Bajo su dirección, participó en la obra Hamlet; luego vinieron sus oportunidades en cine: Sólo con tu pareja (1991) y Cabeza de Vaca (1991), cintas con las que se volvería un referente, pero también fue uno de los precursores de lo que se conoce como Nuevo Cine Mexicano.

     

    A lo largo de su carrera se ha hecho de múltiples premios y reconocimientos entre los que podemos contar cuatro Premios Ariel y dos Diosas de Plata. Pudimos ver su trabajo en películas icónicas del cine nacional como Cronos (1993), El callejón de los milagros (1995) y Arráncame la vida (2008), pero también en producciones internacionales como La mala educación (2004), de Pedro Almodóvar, y Zama (2017).

    En la actualidad tiene algunos proyectos en pantalla. Aquí en la tierra de Fox Premium y el rodaje de Un extraño enemigo, la serie que produce Amazon Prime Video sobre los movimientos estudiantiles de 1968. También se prepara para el estreno en agosto de Los adioses, cinta dirigida por Natalia Beristáin, inspirada en la prolífica escritora mexicana Rosario Castellanos, en la que Daniel interpreta al marido de la también diplomática chiapaneca. Al actor lo encontramos en un evento a propósito de lo anterior y charlamos con él.

     

     

     

    Ni macho ni sumiso

    Sencillo, accesible y brillante, así es Daniel Giménez Cacho. Nos apartamos de las personas y le pregunté lo primero que se me vino a la mente luego de ver su personaje en Los adioses: ¿Te consideras machista, Daniel? Sorprendido, se apresuró a responder. «No; digo, no soy perfecto, pero yo puedo ver que mis hijos han sido educados en otra idea. Tengo una hija de 22 que es feminista, de hecho», sonríe y continúa, «creo que soy antimachista, y antiautoritario. Bueno, el autoritarismo que viene asociado al machismo me pone mal».

     

    Activista

    Una actitud crítica ante la política es inherente a Giménez Cacho. Con regularidad lo podemos ver como activista en pro de la libertad de expresión y los derechos humanos, o en el colectivo El Grito Más Fuerte, que pugna por los derechos culturales. Recientemente rechazó una oferta para lanzarse por la alcaldía de Coyoacán, pero no descarta en algún momento incursionar en este entorno. «Sí, y lo pensé, pero no, ahorita tengo muchas cosas por desarrollar en el trabajo; me lo tomo muy en serio y tendría que renunciar a todo, estudiar a fondo las cosas y dedicarle cuerpo y alma», confiesa.

    Al respecto de los contenidos con narrativas políticas como Aquí en la tierra, que alude a un contexto nacional plagado de corrupción y violencia, piensa que son relevantes «porque es subir el nivel de discusión, aportar nuevos elementos para reflexionar dónde estamos, de dónde venimos, a dónde nos gustaría ir. Para mí es una gran herramienta», asegura.

     

     

     

    Libertad en la ficción

    Seguimos la conversación por esa línea hasta que llegamos a Un extraño enemigo, la serie dirigida por Gabriel Ripstein que llegará en octubre, en el marco del 50 aniversario de los acontecimientos del 2 de octubre de 1968. En esta historia, el actor le dará vida al comandante Barrientos, quien con la libertad de la ficción mostrará la perspectiva del represor en lo sucedido. «No se ha hablado de eso lo suficiente. Hay muchas áreas misteriosas que el gobierno se encargó de esconder, pero hay mucha información, por eso es ficción, para tener la libertad de afirmar cosas de las que no se tiene evidencia o datos duros, pero que todo induce a pensar lo que para muchos es un consenso».

     

     

     

     

    Temas relacionados con esta nota: , , , ,

Su trabajo a cuadro es impecable y su personalidad, particularmente rebelde.