Entrevista con Ezekiel Elliot

    Entrevista con Ezekiel Elliot

    Todo un Dallas Cowboy.

    Autor: Redacción Maxim 11 noviembre, 2019


    FOTO: GettyImages

     

    Por Keith Gordon

     

    Conversamos con Ezekiel Elliott de los Dallas Cowboys y la importancia que está tomando su posición dentro del emparrillado.

     

    Desde que era adolescente, las miradas estuvieron puestas sobre Ezekiel Elliott. Después de todo, ese es el resultado inevitable de ser un súper running back que jugó primero en Ohio State y ahora para uno de los equipos más importantes del país, los Dallas Cowboys. En su primera temporada en 2016 promedió más de 100 yardas por juego y llevó a los Cowboys a los playoffs.

    Elliott le ha dado seguimiento a esto al establecerse a sí mismo como un corredor de élite para uno de los equipos más populares de la liga, y al hacerlo acogió las grandes expectativas puestas sobre sí mismo cuando se colocó en cuarto lugar en el draft de 2016, una selección temprana atípica para un running back. Con apenas tres años en la NFL, “Zeke”, como es conocido por muchos de los fans del futbol americano, ha impuesto marcas de carreras en la liga dos veces, demostrando ser una fuerza dominante recién nacida.

    A diferencia de muchos seleccionados del draft,elegidos por equipos con problemas y que buscan reconstruir sus alineaciones, Elliott se encontró a sí mismo en el escenario ideal. Los Cowboys no solamente encontraron a un quarterback estrella para que jugara junto a él, relevando al pasador de élite Dal Prescott en la cuarta ronda del draft, sino que ya tenían una de las mejores líneas defensivas, uno de los factores más importantes en el éxito de cualquier running back. Como resultado, tanto Elliott como Prescott participaron en el Pro Bowl como novatos, la primera coequipera quarterback-running back en la historia moderna de la NFL en lograr grandes elogios como jugadores de primer año.

     

    View this post on Instagram

    That all white just hit different

    A post shared by Ezekiel Elliott (@ezekielelliott) on

     

    “Las líneas ofensivas y defensivas, es ahí donde el juego comienza”, le dice a Maxim el nativo de Misouri de 24 años de edad. “Ese es el corazón del equipo, lo que empuja al equipo. Dak y yo fuimos muy afortunados de haber sido reclutados por los Cowboys, en donde contamos con la mejor línea ofensiva de todo el futbol americano. Nos hacen el trabajo mucho más fácil. Estos son hombres de los que somos muy cercanos, con quien amamos pasar mucho tiempo, hacer viajes y demostrarles que apreciamos mucho lo que hacen. Ellos no obtienen el protagonismo, ni la ostentación o el glamour, o halagos. Ellos hacen el trabajo duro”.

    Al contrario de los trabajadores de línea, los running backs estrella siempre están en la mira de la prensa, pero Elliott ha trabajado muy duro para evitar verse envuelto en eso durante toda su carrera.

    “Al ser una figura así, uno debe de ser capaz de silenciar todo eso. Mucho de lo que sale en la prensa es para generar historias, para obtener clics. Lo que me interesa es lo que sucede en nuestro equipo, lo que pasa en los vestidores, y sencillamente ganar los juegos”. Y ganar en Dallas significa obtener aún más atención y exaltación pues se juega para el autoproclamado Equipo de América. “Es increíble ser un Dallas Cowboy. La afición es la más grande de todo el futbol americano, tal vez la más grande en todos los deportes. Es un sueño hecho realidad”.

     

    View this post on Instagram

    Catch me in traffic 📽

    A post shared by Ezekiel Elliott (@ezekielelliott) on

     

    Pero ni siquiera los seguidores de hueso colorado se pueden imaginar los sacrificios físicos que Elliott debe hacer. La naturaleza de la posición de un running back, golpeando una defensiva contraria unas 25 o 30 veces por juego exige mucho hasta de los atletas más especiales, es por eso que la rutina y la recuperación de las semanas de juego son vitales para Elliott y sus compañeros. También se necesita tener una mentalidad especial para jugar en esa posición a un nivel tan alto. “Como running back, especialmente uno altamente físico como intento serlo yo, trato de llevarles el contacto antes de que ellos me lo traigan a mí”, afirma orgullosamente Elliott. “No puedes odiar el contacto y ser un running back, tienes que ser de contacto físico”.

    Mientras Elliott continúa estableciéndose a sí mismo como una de las estrellas más trascendentes de la NFL, el lado comercial de la liga está inevitablemente siendo cada vez más importante, ya que los running backs están tendiendo a bajar en valor y compromisos financieros en la moderna NFL. Los equipos se han dado cuenta que el desgaste en esa posición se da bastante rápido, y ha surgido una narrativa en la liga en la que se afirma que un corredor decente puede ser obtenido con descuento.

    Pero Elliott cree que esto finalmente está resultando a favor de running backs de élite como él. “Hasta el acuerdo más reciente con Todd Gurley (4 años, $60 millones de dólares), pienso que había una subestimación de los running backs”, afirma Elliott. “Pero con tipos como Gurley que son reclutados a precios tan altos, luego yo, y ahora jugadores como Saquon (Barkley) reclutados en el primer draft, creo que hemos hecho un gran trabajo de regresarle el valor a la posición, demostrando la importancia del running back”.

     

     

    24 HORAS PARA VIVIR CON ARTURO OLIVÉ, DIRECTOR DE LA NFL EN MÉXICO

Todo un Dallas Cowboy.