Olivia Culpo: Encanto universal

    Olivia Culpo: Encanto universal

    La entrevista completa con esta sensación de las pasarelas y redes sociales.

    Autor: Thomas Freeman 13 noviembre, 2019



    Fotografía por Gilles Bensimon

     

     

    LA ENTREVISTA COMPLETA Y MÁS FOTOS DE OLIVIA CULPO EN MAXIM MÉXICO

     

     

    Olivia Culpo es una superestrella de Instagram y el modelaje que se reinventa en cada etapa de vida para lograr su crecimiento profesional.

     

     

    ANTES DE PASAR A LA ENTREVISTA COMPLETA, TE MOSTRAMOS UN ADELANTO MÁS DE LAS FOTOGRAFÍAS QUE PUEDES ENCONTRAR EN LA REVISTA MAXIM DE SEPTIEMBRE, EDICIÓN ICONS.

     

     

     

     

    SI QUIERES VER MÁS FOTOS DE OLIVIA CULPO EN MAXIM MÉXICO, VE EL ADELANTO ANTERIOR HACIENDO CLIC AQUÍ.

     

     

    Saco mi teléfono para buscar algo que me distraiga. Pronto encuentro en mi feed de Instagram lo que me ayudará a escapar: una foto de Olivia Culpo, la sensación de las redes sociales y ex Miss Universo. Está posando en el cofre de un Mercedes-Benz G-Wagen con un top rojo,  luciendo un torso esculpido, tal como una pin-up millennial. Mientras veo sus fotos más recientes en camino a Coachella, mi mente deja el planeta tierra. Ahora me encuentro en Olivialand, un reino donde el sol siempre brilla, lleno de glamour, poder femenino y piel firme. Nunca quiero irme de aquí.

     

     

    “No, para nada”, me dice Culpo riendo cuando le pregunto si la foto fue una toma espontánea. “Pensé que la foto era muy graciosa porque se sentía demasiado falsa”. Estamos hablando luego de su regreso a su casa en Los Ángeles del festival de música en el desierto, el cual se ha convertido en una especie de peregrinaje para cualquiera que tenga una cuenta de Instagram con más de mil seguidores. Culpo tiene 4.3 millones.

     

    “Básicamente tengo que pensar en un lugar al que pueda ir, y un amigo me toma 50 fotos hasta que una es lo suficientemente buena”, dice. “Instagram es un carrete en el que todas las fotografías son buenas y además es un escape creativo, no es la vida real”.

     

    No hay muchas cosas en la vida de Culpo que se sientan reales estos últimos días. Desde que ganó el concurso de Miss Universo en 2012, esta radiante mujer de cabello negro ha aprovechado la plataforma para construir una carrera multifacética que incluye la moda, el espectáculo y los negocios, todo promovido por la imagen aspiracional que cultiva en redes sociales.

     

     

    Diseñó una colección de ropa para mujer con la marca minorista Express, la cual fue lanzada este año al público con cuatro espectaculares en Times Square. Tiene varios proyectos de belleza y de películas a futuro, uno de ellos el protagónico en una comedia romántica. No puede hablar mucho de eso por ahora pero sí nos comparte que recientemente hizo una sesión de fotografías en Australia para el número de trajes de baño de Sports Illustrated, siendo esta la segunda vez que aparece en dicho especial.

     

     

    Esta mujer con distintas ocupaciones es la hija intermedia de cinco hermanos. Culpo creció en Cranston, Rhode Island, un suburbio de Providence, y pasó muchos de sus días de la niñez practicando el chelo. Cuando no estaba en el campamento de música, se mantenía intentando reconciliar sus ambiciones hollywoodenses con las creencias de sus padres, a quienes ella describe como músicos, haciendo hincapié en que su madre es súper hippie.

     

    “Siempre odiaron la idea del modelaje y la belleza. Siempre que me quería vestir bien o verme femenina, mi mamá me preguntaba por qué”, recuerda. “Para ellos era un tanto atemorizante pues sentían que era algo un tanto banal”.

     

     

    Culpo estudiaba en la Universidad de Boston, comunicación y actuación, cuando decidió entrar como en broma al concurso de Miss Rhode Island. “Tenía muchas ambiciones y me sentía muy fuera de lugar en la universidad. Siempre quise salirme porque quería estar haciendo más cosas”, explica. Ya se encontraba modelando pero se mantenía a la expectativa de poder entrar a la industria del entretenimiento. “Admiraba a personas como Halle Berry, quien había competido en Miss Estados Unidos un año antes, y pensaba ‘eso realmente ayudó a su carrera, así que ¿qué gano con no intentarlo?’”.

     

    Culpo le atribuye su rotundo éxito a la falta total de miedo. Aunque el que tenga pómulos esculpidos por los dioses le ayudó. “Pensé que era simplemente una oportunidad de trabajar sobre la presencia en los escenarios, ponerme en forma, conocer nuevas personas, y trabajar muy duro para ver hasta dónde podía llegar. Nunca pensé que podría ganar”, insiste.

     

    Su familia no añadió ninguna presión extra. “Ni siquiera quisieron venir el día que gané el concurso de Miss Rhode Island. Mi papá estaba escuchando un partido de beisbol durante el evento”, dice. “Cuando gané, pensaron que era algo bastante bueno. Después gané Miss Estados Unidos, y seis meses más tarde, Miss Universo. Y pensarón, ‘sí, esto es algo bueno’”.

     

    La primera Miss Universo estadounidense en ganar desde 1997, la libre pensadora de Rhode Island, se convirtió en el nuevo rostro de la belleza femenina en el mundo. Culpo dejó la universidad y se mudó a Nueva York. Viajó por el mundo y se dedicó al trabajo de caridad, apoyando organizaciones como amfAR. Sin embargo, algo en su nueva vida estaba predestinado.

     

    “Sí, se salió algo de mi control cuando me di cuenta que debía viajar mucho y tenía a personas manejando mi vida como nunca antes”, explica. “Estaba audicionando para muchas cosas de actuación, pero en ese momento era un tanto difícil que me tomaran en serio porque era parte del sistema de los certámenes de belleza. Creo que le era un poco difícil a las personas entenderlo”.

     

    Tal vez el sentirse estereotipada impulsó a Olivia a rebelarse, y lo hizo a través de sobresalir en la mayor cantidad de áreas posibles. Su guardarropa también fue su propia forma de rebelarse. Hoy en día Culpo es menos conocida por usar vestimenta deslumbrante y más por usar ropa de calle elegante y bikinis, los cuales presume en su cuenta de Instagram.

     

    Su estilo propio le ha valido el título de social media influencer. Culpo acepta el término y sus responsabilidades. “Espero que se inspiren en mí”, comenta sobre su gran número de seguidoras femeninas. “Es por eso que sigo a tantas personas en Instagram. Me gusta ver lo  que están haciendo y cómo puedo hacer algo similar. Si están ejercitándose mucho, pienso en que me gustaría intentarlo yo también”.

     

    “Es difícil cuando tienes que sonreír y pretender que todo está bien cuando tal vez estás pasando por algo muy personal”, comenta cuando le pregunté cuál ha sido la faceta más desafiante de su carrera. “Si no te encuentras estable mentalmente y te ves bombardeada por los hostigadores o por mensajes negativos, eso puede afectarte”.

     

    Su profesión ha recibido bastantes críticas. Muchos dicen que los influencers proyectan vidas idealizadas que socavan la autoestima de los seguidores. Culpo valida este argumento. “Definitivamente puedo identificarme con el sentimiento de las per-sonas cuando ven a alguien en Instagram”, admite. “Es una plataforma donde la gente puede escoger cómo ser retratada”.

     

    Culpo espera que sus seguidores puedan ver más allá de los filtros. “Especialmente en las historias de Instagram trato de que las personas vean mi verdadero yo, es duro cuando siempre estás posteando cosas en tu feed. Ahí todo está más pulido”.

     

    Culpo sigue siendo una optimista incurable. Su personalidad en las redes sociales se mantiene luminosa y positiva. Lejos del internet, exalta las virtudes del mindfulness y la práctica regular de la meditación. “Soy una persona de citas. Me encanta ésta: ‘Los pensamientos se convierten en acciones’. Tienes que tener mucho cuidado en lo que te concentras y lo que permites que entre a tu mundo”, comenta en su tono tranquilo.

     

    Mantenerse positiva le trae otro beneficio: “Cuando estoy de buen humor, es cuando más sexy me siento. Cuando te sientes bien es cuando estás radiante”.

     

     

     

    BUSCA A OLIVIA CULPO EN EL NÚMERO DE NOVIEMBRE DE LA REVISTA MAXIM MÉXICO, EDICIÓN ICONS. YA A LA VENTA.

     

     

     

     

     

     

     

     

    FOTOGRAFÍA POR GILLES BENSIMON;  STYLING POR CAROLINE CHRISTIANSSON; ASISTENTE DE STYLING, RAP SARMIENTO; MAQUILLAJE, LESLIE LOPEZ; CABELLO, YOICHI TOMIZAWA.

     

     

     

     

La entrevista completa con esta sensación de las pasarelas y redes sociales.