Experiencia extrema en Tailandia. Parte 3 | Maxim México tiene todo lo que necesitas para disfrutar de la vida | Maxim México

    Experiencia extrema en Tailandia. Parte 3

    Seguimos con la historia de un mexicano que se lanzó a aprender Muay Thai a sus orígenes.

    Autor: Redacción Maxim 4 agosto, 2016


    Fotos: Julio Azcárraga.

    Fotos: Julio Azcárraga.

     

    Por Julio Azcárraga

     

    Llegó el domingo y por fin estábamos todos en Phuket. La única manera que se me ocurre para describir esta ciudad es: un caos ordenado en un clima tropical dotado de un escenario espectacular. En muchos sentidos me recordó a algunos lugares de playa de México.

     

    Nos dimos a la tarea de agarrarle la medida a la isla para no depender de taxis (que son terriblemente ineficientes y un martirio de usar por aquello del idioma, con todo y usando Grab, el Uber de este lado de Asia). Unos días después, cuando ya más o menos sabíamos dónde estaba todo, y caímos en cuenta de lo que se nos iba en taxis, rentamos motonetas en uno de los miles de lugares de renta de scooters que hay. En serio, desde el súper hasta el 7 eleven de la esquina están en el negocio de renta de motos.

     

    Las calles de Phuket son una marea de motociclistas. Abuelos, niños, policías, turistas, quien sea aquí las usa y las hay de todo tipo con o sin diferentes aditamentos, como carro de pasajeros con silla de plástico, puesto de comida callejera, sidecar para niño o mascota, etc. Vaya, hay hasta taxi motos.

     

    Tailandia es el segundo país con más fatalidades en calles en el mundo, por lo cual es importante aprender a usarlas antes de hacer el viaje.

     

    sdr

    Cualquier banqueta esta tapizada de motos estacionadas en Phuket.

     

    sdr

    Después de rentar las motonetas una vez que le tomamos la medida a la ciudad.

     

    Con la transportación resuelta, Mossy y yo, emocionados pero un poco nerviosos, fuimos a ver con qué nos íbamos a topar en Soi Tai-ed.

     

    En 1.5 km conviven al menos tres gimnasios especializados en Muay Thai / MMA / BJJ, tres gimnasios de Crossfit y peso libre, decenas de restaurantes ofreciendo todo tipo de comida (por lo general enfocados en cuestiones deportivas o saludables), tiendas de suplementos y equipo deportivo, estudios de tatuajes (pareciera ser un rito de paso tatuarse), masajistas o especialistas en recuperación y hoteles de todos los cálibres.

    mt-mapa-phuket_1

    El mapa de Soi Ta-ied, la zona donde están los gimnasios.

     

    Era impresionante, y un poco intimidante, la cantidad de personas que caminaban por la calle saliendo de alguno de los lugares antes mencionados pero te daba energía saber que todas ellas tenían un objetivo similar al tuyo. El ambiente era sumamente positivo y amigable.

     

    Rápidamente nos dirigimos a la oficina de «Tiger Muay Thai” que fue el primer camp enfocado a extranjeros en la zona, y probablemente el mejor planeado, desarrollado y comercial.

     

    Si la gente en la calle era intimidante, ver una clase grupal en acción lo era aún más. En TMT no había menos de 400 personas de todos niveles de conocimiento y fitness, siguiendo las instrucciones de los diferentes Krus (entrenadores), durante las dos horas que componen las clases. Y era completamente diferente a lo que nos imaginábamos. Infinitamente mas intensa y desgastante.

    dav

    Viendo la clase grupal de Muay Thai.

     

    Mientras Mossy se quedó en Tiger Muay Thai, yo decidí inscribirme en Phuket Top Team, la competencia. Dentro de todo lo que había leído e investigado en las redes, leí que los grupos eran más pequeños y con mas atención personal. Como llevaba escasas cuatro semanas de haber empezado a practicar el deporte, lo considere mas apropiado para mi y opte por comenzar al siguiente día, mientras que Mossy se quedo a su primer clase grupal.

     

    dav

     

     

    dav

    Así lucen los centros de entrenamiento.

     

    Después de ver las clases grupales y de que Mossy me contara su primer experiencia en la clase (casi se desmaya), preferí aprender y afinar la técnica (hasta ese momento prácticamente inexistente), en clases individuales durante una semana y una vez que me sintiera cómodo con el aprendizaje, entrarle a una clase grupal.

     

    Como funciona normalmente para inscribirte, es de la siguiente manera. Tomas la clase grupal que consiste en quince minutos de calentamiento (saltar cuerda, saltar llantas, shadowboxing), quince minutos de correr y estiramientos, y una hora de “rounds” en los que cambias entre entrenamiento en pads, sparring, clinching, heavy bags siempre con supervisión de un Kiu que te va corrigiendo. La ultima media hora consiste en ejercicios que optimizan los músculos core para Muay Thai (Como 100 lagartijas con un Kru dándote de golpes con un pad en el abdomen que sirve para acostumbrar a tu cuerpo a recibir golpes).

    dav

    Al terminar la sesión en grupo, todos los participantes agradecen el entrenamiento.

     

    sdr

    La pared con el currículum de los Krus y alumnos notables (que incluyen a varias estrellas de UFC).

     

    Una vez que tomaste la clase grupal, ves cuál de los Krus tiene la mejor técnica que quieres aprender o mejorar (patada, codazo, clinching, combinaciones, bloqueos, etc.) y te pones de acuerdo con él para tomar la clase a la hora que ambos acuerden.

    Yo esto no lo sabía, así que llegué muy seguro de mí mismo a la oficina, dije “Beginner. 10 classes”, y fue así como conocí a Som Sak, mi primer entrenador tailandés de Muay Thai, quien se empeñó en hacerme pedazos durante las siguientes semanas tres horas diarias.

     

     

     

    Temas relacionados con esta nota: ,

Seguimos con la historia de un mexicano que se lanzó a aprender Muay Thai a sus orígenes.