Fórmula ganadora | Maxim México tiene todo lo que necesitas para disfrutar de la vida | Maxim México

    Fórmula ganadora

    El director del equipo Red Bull Racing Formula One, Christian Horner, es un hombre en una misión cuyos
    logros han sido sorpresa de propios y extraños.

    Autor: Sin autor 11 enero, 2021


    Texto por Nicolas Stetcher

    En noviembre de 2004, un advenedizo Red Bull —en ese momento conocido principalmente por una bebida energética efervescente que se expandía como fuego arrasador por todo el mundo— compró al equipo Jaguar Formula 1, el cual se encontraba batallando, ansioso por arrojar su lata de plata en la cumbre de los deportes a motor. Así nació Red Bull Racing. Solamente unos meses después, RBR reclutó a un poco conocido Christian Horner para dirigir a su equipo, haciendo del hombre de 31 años el director del equipo principal más joven en la historia del deporte. Mientras el mundo de la Fórmula 1 se reía ante la idea de que una empresa de bebidas burbujeantes pudiera venir y competir con gigantes como Ferrari, Mercedes, McLaren y compañía, RBR y Horner creían que podían cambiar el mundo. Juntos obtuvieron su primer podio en su segundo año, un momento coronado por un Horner desnudo saltando a una alberca de Red Bull con tan solo una capa de Superman cubriendo sus atributos.

    De manera posterior, haciendo equipo con el futuro piloto superestrella Sebastian Vettel, en 2010 RBR ganó su primer Constructor’s and Driver’s Championship, impactando al mundo de los deportes a motor y convirtiendo tanto a Horner como a Vettel en los más jóvenes en ganar como equipo de director y piloto. Lograrían esta proeza tres veces más de manera consecutiva, sentando las bases de la mayor era de dominancia que el deporte hubiese visto desde Schumacher y Ferrari. Esos años felices fueron seguidos por una era aún más grande en cuanto a supremacía por parte de los rivales Mercedes-Benz, quienes actualmente han ganado el Constructor’s and Driver’s Championship por siete años consecutivos bajo el equipo de Toto Wolff y el mejor piloto de todos los tiempos, Lewis Hamilton. 

    Alexander Albon performs during Project Istanbulls in Istanbul, Turkey on November 10, 2020 // Nuri Yilmazer/Red Bull Content Pool // SI202011100034 // Usage for editorial use only //

    Nos reunimos con Horner para platicar sobre la temporada que terminó, para conocer cuál es su perspectiva de lo que se está haciendo. Lo mejor de todo es la buena nueva, Sergio «Checo» Pérez, el piloto mexicano, correrá este año para la escudería.

    Provienes de raíces humildes, especialmente cuando se habla de F1, el cual es un deporte muy caro. 

    Siempre sentí pasión por la velocidad, y crecí viendo programas como The Fall Guy, The Dukes of Hazzard y Evil Knievel. Estaba simplemente fascinado por la velocidad. Quise comenzar a correr a una edad muy temprana, y en Reino Unido en esos días era posible incursionar en carreras de karts desde muy joven. Así que para mi cumpleaños número 12, presioné a mi madre para que comprara un viejo y destartalado go-kart que vimos anunciado en el periódico local. Así que, así fue. De pronto descubrí que uno podía correr esos autos también. Tuve la fortuna de que a mi padre le gustaran las carreras, así que tuve algo que pude compartir con él a una edad temprana. 

    Fuiste un piloto talentoso y avanzaste en el camino hasta el punto de ser dueño de tu propio equipo F3000. ¿Cómo fue que lograste esto?

    Lo que sucedió es que seguí en el karting, como se solía hacer en esos días, y gané una beca a los 17 años que me permitió avanzar hacia las carreras de autos. Así que corrí en la Fórmula Renault, luego en la Fórmula Tres, luego en la que ahora es la Fórmula Dos, pero entre más subes, más costoso se vuelve el deporte. Tuve cierto número de patrocinadores, pero no los suficientes como para moverme a un equipo decente. Así que pensé que compraría un auto, juntaría algunos mecánicos, un ingeniero, y nos lanzamos a correr. Casi por casualidad es que entré en el ámbito de ser dueño de un equipo. Fue un medio para lograr un fin. Al menos al crear mi propio equipo pequeño tuve algunos activos al final de todo. Tendría un auto y algo de equipamiento, en lugar de tener que pagar una cuota a un equipo y no terminar con nada. 

    Supongo que ese esfuerzo te enseñó los detalles de cómo manejar un equipo.

    En esos tiempos yo reservaba los hoteles, lavaba los camiones, pagaba los impuestos y la nómina. Me encargaba de todos esos diferentes puestos. Los sábados y los domingos me decía a mí mismo: “Listo, ahora tienes que manejar el auto”. Aunque no podía darme el lujo de chocar porque no teníamos partes que nos sobraran. Así que fue una gran enseñanza para mí el estar involucrado desde la base y el tener que operar todas esas funciones. Tan solo el tener que manejar y trabajar con personas, y el contratar otras más; yo era un piloto de 24 años, ¿qué podía saber sobre contratar ingenieros, mecánicos y técnicos?

    Fue el fundamento de algo que se ha convertido, sin saberlo en ese momento, en tu legado. Llegaste aquí como piloto, pero el camino te llevó a ser dueño de un equipo. ¿Cómo fue que te involucraste con Red Bull?

    En ese momento, el asesor de Red Bull Racing, Helmut Marko, no estaba involucrado con Red Bull pues él estaba manejando su propio equipo en la Fórmula Dos. Terminé conociéndolo y comprándole su tráiler. Para ser honesto, no tenía ni idea de quién era. Hicimos la compra-venta y eso fue todo. Después él paró su equipo de carreras y se fue a trabajar a Red Bull, a supervisar el programa de pilotos jóvenes. Mi equipo estaba cobrando fuerza y ganó el campeonato por dos años consecutivos, así que le ofrecí un trato bastante agresivo a Helmut, en el que básicamente él pagaría la mitad de la cuota, pero él ganaría un bono bastante bueno si ganábamos la carrera. Y ganamos 8 de 10 carreras ese año. Así que fue un buen trato para los dos. Él y yo nos llevábamos bastante bien, pues vio de lo que era capaz, y yo tenía 31 años en ese momento. Él me recomendó con Dietrich Mateschitz, el dueño de Red Bull, quien me ofreció una oportunidad cuando compraron lo que era el equipo Jaguar Fórmula 1. Me ofrecieron la dirección del equipo principal. Se arriesgaron con un hombre de 31 años que había tenido mucho éxito en los niveles bajos de la Fórmula y no había garantía de que eso se tradujera en Fórmula 1. 

    The Red Bull Racing team prepares for a pitstop during Project Istanbulls in Istanbul, Turkey on November 10, 2020 // Nuri Yilmazer/Red Bull Content Pool // SI202011110241 // Usage for editorial use only //

    En ese momento, la idea de que una empresa de bebidas energéticas entrara a la Fórmula 1 era  cuestionable, para ser muy franco. El atrevimiento de que pudiera competir en una red de pilotos de alcurnia hizo reír a muchos. Y, sin embargo, aquí estás, uno de los directores de equipo más jóvenes de todos los tiempos. A los 31 años, ¿tenías miedo? ¿Te sentías emocionado?

    Tal vez era demasiado joven para sentir miedo. Creo que era sobre todo la exuberancia de no tener nada que perder. Así que di todo lo que tenía. Tienes que creer en ti mismo, en tus principios y en tu enfoque, y eso es lo que hice. La Fórmula 1 es posiblemente el mayor deporte en equipo del mundo, y se trata de conseguir el mejor grupo de personas que compartan un objetivo. 

    Ustedes son un gran equipo. Pero como dijiste, cuando se ganan cuatro campeonatos consecutivos, llegar en segundo lugar, duele. ¿Cómo manejas esa mentalidad al haber ganado cuatro años?

    Uno se acostumbra a ganar. Se vuelve como una droga. Te vuelve adicto a ello. Y cualquier cosa que no sea ganar no es lo suficientemente bueno,  no tiene la misma sensación de satisfacción. Nunca es suficiente. Competir en un deporte al más alto nivel se trata sobre el desempeño y sobre ganar. Eso es contra lo que nos medimos. Y para nosotros, nadie ha ganado un campeonato, aparte de Mercedes y nosotros, por los últimos 11 años, y por supuesto Mercedes ha dominado completamente los últimos siete.

    Además, hay grandes equipos contra quienes competimos, como Ferrari, McLaren, Mercedes, equipos históricos como Williams, Renault. Esos son grandes fabricantes y nos estamos enfrentando a ellos. En cuanto a Mercedes, tan solo tenemos que posicionarnos delante de ellos, pero ubican un parámetro muy alto, y ese es el target al que estamos apuntando. Nuestro actual socio, Honda, tiene los mismos objetivos y aspiraciones que nosotros y estamos comenzando a alcanzar esa fuerza otra vez. Se siente como si estuviéramos construyendo algo que podría ser bastante increíble en los próximos años. 

    ¿Qué es lo que hace especial a Verstappen?

    Pues tiene mucho talento. Tiene mucha valentía y una gran determinación. Nunca se da por vencido. Es un luchador, y es un talento con el cual es muy emocionante trabajar. Todavía es novato, pero tiene una gran experiencia. Ha estado cinco años en la Fórmula 1, a los 22 años, lo cual es increíble. Él es un gran elemento para nuestro equipo y, sin duda, un futuro campeón.

    Sobre su declaración al cierre de esta edición en torno a la llegada de Checo y cambios con Albon, comentó:

    Después de tomarnos nuestro tiempo para evaluar todos los datos y actuaciones relevantes, hemos decidido que Sergio es el conductor adecuado para asociarse con Max para 2021. Alex sigue siendo una parte importante de nuestro equipo como piloto de pruebas y reserva con un enfoque clave en el desarrollo de 2022 y nos gustaría agradecerle por su arduo trabajo y contribución.

El director del equipo Red Bull Racing Formula One, Christian Horner, es un hombre en una misión cuyos
logros han sido sorpresa de propios y extraños.