Grandes lentes del cine mexicano: Juan Pablo Ramírez

    Grandes lentes del cine mexicano: Juan Pablo Ramírez

    La nueva ola de fotógrafos que están cambiando la estética visual del cine nacional.

    Autor: Aarón Martínez 27 mayo, 2019



    Imágenes cortesía de Juan Pablo Ramírez

     

    CONVERSAMOS CON TRES CINEMATÓGRAFOS MEXICANOS SOBRE SU TRABAJO EN EL SÉPTIMO ARTE, ELLOS SON EJEMPLO DE LA PAUTA QUE EL TALENTO NACIONAL ESTÁ MARCANDO EN EL ÁMBITO DE LA ESTÉTICA VISUAL. ESTA ES LA ENTREVISTA CON JUAN Pablo RAMÍREZ.

     

     

    Durante la preparatoria asistía a cineclubes y hacía maratón de películas con sus amigos, sin embargo no figuraba en su cabeza dedicarse a ello, sino hasta que entró a la carrera de Ciencias de la comunicación en el ITESO, donde ciertas materias llamaron su atención, principalmente las relacionadas a medios audiovisuales. Se enamoró del proceso y decidió tramitar un intercambio a la IBERO, que tenía cámaras de cine. Tomó clases de cinematografía, dirección y producción, y al terminar el curso ya se había decantado por la foto. Aplicó al Centro de Capacitación Cinematográfica (CCC) desconociendo la gran competencia que había para entrar, pero se quedó a la primera. A partir de entonces, continuó una serie de aventuras fílmicas increíbles que incluyen proyectos como 7:19 (2016), Jefe de Jefes (2017) y recientemente Huachicolero (2019).

     

     

    ¿Qué elemento es más importante en una toma?

    Es un conjunto de cosas, yo velo por el trabajo de todos pasando por el lente, me importa tanto el vestuario como el decorado, la interpretación como la verosimilitud en los diálogos, el maquillaje y la luz, son cosas que no se ven por separado.

     

    ¿Cómo defines tu estilo?

    No sabría decirlo, pero me gustaría pensar que sigo en una búsqueda que trata de ser honesta y salvaje, me gusta pensar la foto como algo que te hace sentir más allá de algo que hace que las historias avancen, quisiera pensar que la foto que llegue a hacer navegue por el lado anecdótico, poético, simbólico, político y estético sin que ninguno de ellos sean notorios, me gusta que la foto sea un transporte lleno de experiencias a distintos niveles para entender (o no) las historias.

     

     

    ¿Tu mejor cámara y mejor lente?

    Cada proyecto requiere de su propio ADN, la cámara perfecta y el lente perfecto son una construcción que le da identidad a las películas y cada película necesita su huella dactilar.

     

    ¿Cuál es tu opinión del cine mexicano actual y del cineasta mexicano?

    Estoy agradecido por ser parte de este momento en la historia del cine mexicano, creo que, ante las contingencias, los cineastas han levantado sus herramientas para hacer cine de las más variadas formas, tenemos historias increíbles, actores y actrices fantásticos, técnicos de primer nivel. Creo que cada vez más la gente se toma en serio el hacer una película y los resultados se dejan ver en pantalla cada vez más; aún hay un largo camino que recorrer para que las oportunidades de los filmes mexicanos de ser exhibidos sea equiparable con las producciones americanas que acaparan las salas y horarios dejando un triste panorama para nuestro propio cine, pero estamos en esa larga batalla de hacernos ver y de alguna manera u otra tendrá que mejorar.

     

     

    ¿Cuál ha sido el contratiempo del que saliste mejor librado en una producción?

    Es un oficio que muchas veces se basa en resolver problemas, así que los contratiempos siempre están ahí, muchos productores llaman fotógrafos más que por su compromiso con las imágenes, por su capacidad de resolver eficientemente los contratiempos, yo creo que es una habilidad que tendría que ir incluida en la personalidad del fotógrafo. Una de las últimas películas que hice tenía una escena larga y compleja en un desierto de noche, con muchos personajes transitando de un lugar a otro, la opción más realista en la que podía filmar con la libertad que habíamos filmado hasta entonces esa película era poner una grúa muy alta con luces RGB robóticas, pudiendo así modificar desde tierra la dirección, color e intensidad, pero yo nunca había diseñado una estructura tan grande tratando de abarcar un espacio tan extenso, pero me aventuré y logré negociar tenerla y cuando la pusimos a andar logramos filmar con la libertad que habíamos tenido antes y nos olvidamos pronto de ella para poder estar atentos a la historia, actuación y narrativa. Me gusta saber la técnica para rápidamente pasarla a segundo plano y que no interfiera con mi intuición.

     

    ¿Cuáles son los puntos indispensables que debe tener una película para ser de calidad?

    La calidad es un concepto subjetivo sobre todo en un mundo que licúa actividades artesanales y artísticas; para mí lo más importante es que logre entrar a la convención de lo que veo en pantalla, sea iluminado correcto según los estándares o no. Muchas veces me fastidia más la perfección de un movimiento clínico y calculador que una operación de cámara salvaje pero honesta.

     

    Imágenes de la película Huachicolero, dirigida por Edgar Nito.

     

     

     

    AHORA MIRA: GRANDES LENTES DEL CINE MEXICANO: TONATIUH MARTÍNEZ

     

     

    Temas relacionados con esta nota: ,

La nueva ola de fotógrafos que están cambiando la estética visual del cine nacional.