rhiana long

    Habitante de la naturaleza

    En nuestra ruta Descubrimientos Maxim nos encontramos con la modelo canadiense para realizar esta gran sesión de fotos y platicar sobre su trayectoria, pasiones y proyectos a futuro.

    Autor: Aarón Martínez 15 febrero, 2021


    Fotografía por Gerardo Arteaga  @ger.arte

    Celebridad: Rhiana Long @rhiana_long Asistente de foto, Christopher Velasco @mildbang; styling, Matias Cozzi @Mr.cozzi; utilizando ZAK IK by Azulik  @zakik.azulik y Anikena by Azulik  @anikena.azulik;  maquillaje y peinado, David Friedman  @davidfriedmannbeauty para Prep Hair Tulum  @preptulum; locaciones, Azulik @ azulik, Azulik Uh May  @azulikuhmay, Azulik Tulum  @azuliktulum, SFER IK Museion  @sferik.art.

    Tulum es uno de los destinos por excelencia en nuestro país que suelen visitar personas de otros nacionalidades. Quizá sea por su misterio, blanca arena y desconexión con los ritmos acelerados de las grandes urbes. Es común encontrar personajes de la música, el cine y la industria de la moda. Fue así como descubrimos a Rhiana Long, en medio de la naturaleza, como llegada de otro lugar, cuyo manejo de energía se siente desde lejos. 

    Ella nació y creció en otro destino de belleza propia: Saskatoon, Saskatchewan. Una ciudad en el centro de Canadá. Un lugar difícil de pronunciar, pero que se caracteriza entre otras cosas por su río que fluye por las provincias cercanas y cuya agua nace de los glaciares de las Montañas Rocosas, en Alberta, cerca de la frontera con la Columbia Británica. “Mi ciudad natal es más pequeña y está un poco aislada del resto del mundo. Creo que de ahí surgió mi deseo de viajar: quería ver qué más había ahí afuera”. 

    Creció con una gran unión familiar, en compañía de sus padres y dos hermanas. La cultura y pasión por el hockey en Canadá es innegable, Rhiana nos cuenta que “Empecé a jugar al hockey sobre hielo desde muy pequeña, es como un rito de iniciación en mi familia. Mi papá era mi entrenador y viajamos por todo Canadá para los partidos”.

    Esa dinámica familiar cercana al deporte también la llevó a experimentar otras disciplinas, y cuando no se trataba de eso o la escuela, “pasaba los veranos en las Montañas Rocosas acampando con mi familia. Este sigue siendo uno de mis lugares favoritos en la Tierra, lo visito siempre que puedo. Hasta el día de hoy sigo disfrutando de los deportes y me siento mejor cuando estoy al aire libre e inmersa en la naturaleza”.

    Se considera una mujer muy activa, en busca de encontrar diferentes formas de mover su cuerpo y hacer ejercicio. El año pasado comenzó a hacer yoga y se enamoró de esta actividad: “practico todos los días  y planeo obtener mi certificación para enseñar una vez que termine la pandemia”. 

    Y en ese dinamismo del día a día, la música también la acompaña para ponerle actitud a sus actividades. Sin embargo, nos confiesa que es difícil entenderla en un solo estilo musical. “Si pusiera en aleatorio mi lista de reproducción, ni siquiera estoy segura de lo que saldría. Amo un poco de todo. Gravito hacia canciones que me emocionan cuando las escucho. Esto podría ser literalmente cualquier cosa, desde Beethoven hasta Black Coffee, todo depende de mi estado de ánimo. Aunque me encanta una buena canción country cuando echo de menos mi casa, me recuerda a los veranos en el lago con mis amigos y familiares”.

    Al volver en sus recuerdos, le preguntamos sobre las inquietudes que tenía. Ella nos revela que la respuesta en realidad cambia casi todas las semanas. “Era una niña muy indecisa. Recuerdo estar extremadamente obsesionada con Fashion Channel y America’s Next Top Model, por lo que definitivamente ser modelo está en esa lista. También solía amar a Rihanna, por eso tenemos el mismo nombre, así que convertirme en cantante también estaba en mis pensamientos. Otros deseos que puedo recordar son ser veterinaria, fisioterapeuta y diseñadora”.

    De todas esas inquietudes, modelar se ha convertido en una constante llena de matices. “Empecé hace como 10 años, así que ha sido un torbellino de experiencias. Dejé Canadá para trabajar a tiempo completo en el extranjero a los 17 años. Tuve que crecer muy rápido para adaptarme a la industria. Una cosa que aprendí muy pronto es que el rechazo es inevitable, y necesitas tener un caparazón muy duro para lidiar con ello”. 

    Es verdad, pasó por periodos en los que incluso trató de cambiar su imagen para encajar en el mercado y tener feliz a sus agencias. “Pensé que si perdía un centímetro más o cambiaba de cabello, conseguiría más trabajos y sería feliz. Pero la verdad es que como modelo nunca serás perfecta para todos los clientes o agencias, y no puedes tomar eso como algo personal”. Una vez que se dio cuenta de esto, no sintió más la necesidad de cambiar para lograr el éxito. “Si a un cliente no le agradaba, ¡era simplemente su problema! Ser mentalmente fuerte es crucial para triunfar en la industria”.

    Y también está la parte positiva, el crecimiento y madurez como mujer, “el modelaje me ha dado la oportunidad de viajar y hacer cosas que una chica de un pequeño pueblo de Saskatoon nunca hubiera soñado. Siempre me ha empujado más allá de mi zona de confort y, aunque a veces es difícil, ha sido la experiencia más gratificante de mi vida. Me obligó a crecer, adaptarme y aprender mucho sobre mí en el camino”.

    Y mientras va trazando ese rumbo entre pasarelas, colaboraciones con marcas y diseñadores, también le da tiempo a otras pasiones. “Actualmente estoy trabajando en una marca de calzado femenino que comencé en 2020 y esperamos lanzar este año. Es mi primer incursión en el diseño y ha sido una experiencia de aprendizaje muy emocionante para mí”. Además, “debido a que comencé a modelar a una edad tan temprana, nunca tuve la oportunidad de ir a la universidad, así que también comencé a estudiar el año pasado y estoy obteniendo mi título en marketing, ¡esto me ha mantenido bastante ocupada!”.

    Al despedirnos de ella después de este shooting increíble en las playas de Tulum e instalaciones del hotel Azulik, le preguntamos a Rhiana Long cómo se ve a sí misma en pocas palabras. Ella hace un silencio y luego nos expone: “estoy en un trabajo en progreso, y creo que siempre lo veré de esa manera. Creo que hay infinitas formas de conocerte mejor y crecer como persona. No quiero dejar de empujarme fuera de mi zona de confort. Cuando era niña luché mucho con la ansiedad y nunca imaginé que estaría haciendo las cosas que estoy haciendo ahora. Es increíble ver lo lejos que he llegado (a nivel profesional como personal) y sé que es solo el comienzo. Estoy emocionada y confío en todo lo que la vida me depare”.


    No dejes de seguir a esta bella celebridad en su Instagram, aquí te lo dejamos: @rhiana_long

    Temas relacionados con esta nota: , , , , ,

En nuestra ruta Descubrimientos Maxim nos encontramos con la modelo canadiense para realizar esta gran sesión de fotos y platicar sobre su trayectoria, pasiones y proyectos a futuro.