Irina Baeva: Ilusión, desafío y logros
-->

    Irina Baeva: Ilusión, desafío y logros

    Portada Maxim México de la edición de julio.

    Autor: Aarón Martínez 3 julio, 2020


    Fotografía por Sergio Valenzuela  @sergio.valenzuelach;  Estilismo y dirección creativa, Gerard Angulo  @gerardangulo; Hair & Makeup, Luis Gil  l@uisgilq; Producción, Step On Fashion  @steponfashion.

    Los sueños la trajeron a nuestro país, pero su perseverancia la ha convertido en una de las mujeres más populares de la televisión mexicana.

    Aretes, Elisheva & Constance; body, Ilora; conjunto blanco, Nok.bon

    Irina tiene muchas historias de cuando era niña. Comenta que sus padres solían grabarla a ella y su hermana constantemente con una cámara, videos en formato VHS que han servido para fortalecer sus recuerdos de aquella época. Su infancia feliz no tuvo una residencia fija, ya que su padre era militar y por motivos laborales tenían que cambiar de residencia de manera constante. Primero en Tula, Rusia, lugar donde ella nació, a unos 180 kilómetros de la capital, Moscú. Luego, cuando tenía 5 años, vivieron un tiempo en Montes Urales, perteneciente a la cordillera montañosa que es considerada la frontera natural entre Europa y Asia. Más tarde, el trabajo de su padre llevaría a la familia al Océano Ártico, donde les tocó vivir entre islas de clima muy frío, “rodeada de auroras boreales, osos, búhos y demás flora y fauna de la vida polar”, nos explica Irina.

    Aretes, Daniela Milan; chamarra, Chull & Chulls.

    En aquel entonces, con su madre, abuela y bisabuela solía ver telenovelas mexicanas como Rosa Salvaje o Los ricos también lloran, “todo era muy melodramático y novelero, me encantaba esa onda, yo creo que por eso estoy en México hasta cierto punto”. Esa sería una idea que la invadiría más adelante, cuando estaba estudiando periodismo en la Universidad Estatal M.V. Lomonósov de Moscú. Irina confiesa que “tenía muchísimas ganas de entrar y entré con la beca completa. Es una de las mejores universidades de Rusia”. A la par, “empecé estudiar poco a poco el español, y me empezó a gustar”.

    Aretes, Elisheva & Constance; body Ilora; pulsera, Fernando Rodríguez.

    Sin embargo, “la verdad es que la universidad me tenía un poquito decepcionada porque no era lo que yo me imaginaba que iba a ser mi carrera; entonces me apasioné muchísimo con el idioma español, que fue como mi primer encuentro, y me acordé que antes de entrar a estudiar periodismo yo le decía a mi mamá que quería ser actriz, porque me llamaba muchísimo la atención toda la parte del backstage, de cómo se crea una película, de cómo se graba una novela, qué es lo que pasa en los foros, cómo se construyen los departamentos y todo lo que es detrás de cámaras, lo cual hasta ahorita se me hace un mundo muy sorprendente”.

    Joyería, Iconique.

    Aprendió español de manera autodidacta, y una de sus mejores herramientas también fue la televisión mexicana, “necesitaba escuchar en algún lado cómo se pronunciaba el idioma, entonces,  al ver las novelas, dije: ‘¿por qué no intentar lograr algo en ese ámbito que tanto me llamaba la atención antes?’”. Fue así como la idea de hacer vida en nuestro país se fue formando de una manera más tangible. “Me enteré de que existía una escuela en México, el CEA, y las cosas me favorecieron mucho, porque en el CEA te ayudan a sacar los papeles, lo cual pues sirve muchísimo en el momento en el que te mudas a otro país. Entonces, pues solo me tenía que mantener aquí en México, pagar mi renta y comida, y dije ‘Si no lo hago ahorita, nunca lo voy a poder hacer’”.

    Aretes, Iconique; choker, Thalatha; blazer, Alfredo Martínez.

    No te pierdas la entrevista completa en nuestra edición del mes de julio.

    Temas relacionados con esta nota: , ,

Portada Maxim México de la edición de julio.