Karol G: La mitad de su vida

    Karol G: La mitad de su vida

    La entrevista completa y las fotos que aparecieron en la revista Maxim.

    Autor: Redacción Maxim 19 febrero, 2019


    Fotografía por Camilo Villabona
    Texto por Nicolás Martínez Durán

     

    Mira todas las fotos de Karol G en la Revista Maxim México

     

     

    No tiene recuerdos muy vivos de esa época. Solo unas imágenes vagas de su papá subiéndola a una tarima a cantar canciones de Sandro, de Alci Acosta o de Pimpinela. Pero sí hay videos de esos shows, y eso le da la seguridad a Karol G de decir que ha estado metida en la música incluso antes de que tuviera memoria. En ese momento tenía cinco años.

     

    Su papá formaba parte de una orquesta que tocaba en barrios de Medellín o en pueblos cercanos, y fue en esas presentaciones donde dio sus primeros conciertos. “Después de eso nunca he tenido un plan B”, asegura la artista. De ahí siguió cantando en el coro de su iglesia, en el colegio y luego estudió música en la universidad.

     

     

    Su nombre artístico, Karol G (el real es Carolina Giraldo), salió a la luz cuando firmó el primer contrato a mediados de los 2000. Ahí le dijeron que necesitaba un nombre y ella, sin dudarlo, les contó que en el colegio le tenían un apodo que podía funcionar; en ese entonces le encantaba el hip hop. Su grupo favorito era G-Unit, de Estados Unidos, y como se la pasaba rapeando sus canciones, las amigas le empezaron a decir Caro G.

     

    A los de la disquera les gustó la idea. Cambiaron la C por la K y agregaron una L al final para darle una sonoridad más internacional.

     

    Así nació Karol G, y desde entonces en su carrera no ha habido más que éxitos. Hoy una de sus canciones más sonadas es Créeme, que canta con Maluma, y es seguro una de las mejores producciones de los últimos meses. “Sentía la necesidad de volver a algo más pop, más romántico, más lindo, más dulce, y creo que lo logramos con esta canción”, nos contó en esta entrevista que le hicimos en la terraza de un hotel desde donde se veía su ciudad: la espectacular y siempre vibrante Medellín, Colombia.

     

     

    ¿Por qué tu papá se convirtió en tu manager?

    Con ese contrato hice música en Colombia durante dos años, y después mi papá compró todos mis derechos a la disquera porque no estaba pasando nada. Empezamos a trabajar juntos durante 10 años, hasta que firmamos con mi disquera actual que es Universal Music.

     

    ¿Qué mujeres han inspirado tu carrera?

    Cuando vi la película de Selena Quintanilla fue como un flechazo en el corazón. Siento que ella tuvo un proceso muy parecido al mío, y es todo lo que quiero lograr como mujer y como artista, porque a pesar de que murió hace 21 años sigue estando nominada en premios, su música sigue charteando en los Billboards, la gente la recuerda, es una leyenda de la música. Por otro lado, siento que la personalidad de Rihanna es súper parecida a la mía. Su carrera está muy marcada por la realidad de su personalidad, no es un producto impostado. Ella misma maneja su styling, sus videos, su forma de expresarse, la música. Ella es demasiado real y eso es lo que procuro hacer.

     

     

     

    ¿Qué papel ha desempeñado tu familia en toda tu carrera?

    Ha sido todo. Después de Dios, yo siento que el éxito de mi carrera le corresponde el 99% a mi papá. Él creyó en mí incluso cuando ni yo misma lo hacía, y eso me parece súper importante. Mi mamá también estuvo ahí siempre, y muchas veces se dividían el tiempo para acompañarme. Eso es muy valioso para mí, porque creo que si muchas personas jóvenes tuvieran el apoyo de su familia como yo lo tuve, habría más gente en el mundo haciendo lo que ama y siendo feliz.

     

     

    Hoy eres la colombiana más importante en el género urbano. ¿A qué le debes ese éxito?

    Creo que a la constancia. Sé que suena muy cliché, pero en realidad yo a veces pienso: “Son 13 años de carrera, la mitad de mi vida. ¿De dónde sacaba todos los días la motivación si apenas hace tres años es que estoy viendo resultados?”. Creo que cuando a la gente le encanta y le apasiona tanto lo que hace encuentra todos los días esa motivación. Muchas veces me dijeron que no, se rieron de lo que decía, pero yo seguía yendo a estudios, buscando oportunidades haciendo música. Al final, de tanto insistir, me empezó a pasar lo que quería.

     

     

    Pero hablando con sinceridad, no todo es color de rosa. ¿Alguna vez pensaste en dejar la música?

    Sí, hace como cuatro o cinco años. Lo que pasa es que ésta es una industria donde se mueven muchos intereses, entonces hay cosas que a veces no son tan justas y uno termina afectado por negocios que no se hicieron bien desde el principio. Y me cansé de eso. Le dije a mi papá que quería estudiar mercadeo y dijo que no, que él conocía mi talento y sabía que iba a llegar lejos. Pero yo no quería seguir y peleamos horrible. Entonces decidí irme a vivir a Estados Unidos con una tía.

     

     

    ¿Y cambiaste de parecer?

    Cuando estaba viviendo en Estados Unidos, todos los días me montaba en el metro y veía un letrero gigante que decía “Curso de música empresarial”. Pensaba en todas las ramas de la música que estudié: historia, notas, todo, pero nunca la vi desde un punto de vista empresarial. Un día tomé la decisión de hacer ese curso, que era en Boston, y me encantó tanto que volví a Colombia para hacer música otra vez y seguir trabajando. Me volví a enamorar de la música.

     

     

     

     

    Háblame de uno de tus grandes sencillos: “Mi cama”, que estuvo nominado en los Grammy Latino 2018 a Mejor canción urbana. ¿A qué debes ese éxito?

    Para mí “Mi cama” era la canción perfecta y yo la verdad pensé que éste sería el éxito de mi carrera por varias cosas. Una de ellas es el empoderamiento de la mujer que siempre está presente en lo que hago. En la canción yo le estoy diciendo a un exnovio que cuando quiso jugar conmigo yo no se lo permití. Simplemente me fui y ahora tengo una relación en la que estoy muy feliz, disfrutando de los placeres, y mi cama no para de sonar. Yo en el coro digo “Mi cama suena y suena …” y empieza el coro que en realidad es el sonido de la cama. Esa canción tiene la musicalización, la letra, el guille… lo tiene todo. Es una mujer diciendo “yo puedo hacer sin ti lo que sea”, y se volvió un hit.

     

     

    Hacer videos es diferente a hacer música. ¿Qué tanto te involucras en ese proceso?

    En todo, incluso en la edición. Hasta ya sé manejar los programas y cuando quiero algo específico y no me lo hacen, les digo “córranse que yo lo hago”. De los 30 videos que tengo, he escrito las historias de 28, y siento que así me ha funcionado mejor. En “Créeme” también escribí la historia, y siento que eso ha sido el éxito de todo. Siempre me he metido en los videos porque me quiero ver sexy, me quiero ver coqueta, me quiero ver mala, me quiero ver dura, me quiero ver fuerte. En fin, me quiero expresar como yo quiera.

     

     

    Ahora que mencionas “Créeme”, ¿puedes hablar un poco más de ella?

    Dentro de todo lo que le he hecho (“Pineapple”, “Mi cama”, “Culpables” que es un trap), sentía la necesidad de volver a una canción como más dulce, más pop. Se la mostré a Maluma y también le encantó. El video lo grabamos en Los Ángeles durante dos días, y básicamente es una historia romántica de ficción entre él y yo.

     

     

     

    Y después de este éxito, ¿qué proyectos vienen, qué tienes para el futuro?

    El año pasado fue muy desgastante porque no se vendían giras sino lo que iballegando. Entonces nos movíamos demasiado de ciudad en ciudad donde hubiera concierto. Pero para este año ya tenemos todo organizado: gira en Suramérica, Centroamérica, Estados Unidos, Europa… y las fechas ya están confirmadas. Estoy muy feliz de saber que tengo a full mi 2019. Siento que ya las cosas tienen más orden, así que nada: viene más música, vienen más colaboraciones —incluso con artistas anglos—, más conciertos y bueno, veremos qué pasa. Estoy muy feliz con esto y lo agradezco infinitamente, pero aun así siento que no ha pasado nada en comparación con todo lo que quiero en mi carrera.

     

     

     

     

    BUSCA A KAROL G EN EL NÚMERO DE FEBRERO DE LA REVISTA MAXIM MÉXICO, EDICIÓN  CINEMA. YA A LA VENTA EN AEROPUERTOS, WALMART, SUPERAMA, CHEDRAUI, LA COMER, LIVERPOOL Y PUESTOS DE PERIÓDICOS.

     

     

     

     

     

     

    Styling, @daikygamboa; maquillaje y pelo, @daniduke. Agradecimientos a The Charlee Hotel. Producción, Maxim Colombia.

     

     

     

     

    Temas relacionados con esta nota: , , , , ,

La entrevista completa y las fotos que aparecieron en la revista Maxim.