La Ley de Herodes: Una película icónica en el cine nacional

    La Ley de Herodes: Una película icónica en el cine nacional

    Este 2019 se cumplen 20 años del estreno de La ley de Herodes, una de las películas más icónicas del cine nacional de la última época.

    Autor: José Luis Ramos 19 febrero, 2019


    Ilustración Jesus Sánchez

     

    El 9 de noviembre de 1999 se estrenó La ley de Herodes, quinto largometraje del director mexicano Luis Estrada.

     

    La cinta, protagonizada por Damián Alcázar, cuenta la historia de Juan Vargas, un militante del PRI quien se convierte en el nuevo alcalde de San Pedro de los Saguaros. El magnífico guion escrito por Estrada, Vicente Leñero, Fernando León y Jaime Sampietro exhibe los errores cíclicos del sistema político mexicano. El filme logra plasmar el estado de crisis permanente (“¡Este país no tiene solución!”), la corrupción y la doble moral (“¡El que no transa no avanza!”), incluso señala el papel de la iglesia (“Si en este país hubiera democracia, el presidente usaría sotana”) y de los Estados Unidos en el quehacer político nacional (“Ya se te acabó la deuda externa”).

    Sin embargo, su crítica frontal hacia el régimen priista (que había gobernado nuestro país por más de 70 años) provocó la presión gubernamental mediante el Instituto Mexicano de Cinematografía (Imcine), para que la cinta fuera retirada de las salas y se proyectara después de los comicios electorales de 2000, por su posible influencia en el electorado.

    El intento de censura fracasó, y sólo tres meses después el filme regresó con un provocativo eslogan: “¿Por qué no quieren que la veas?”, lo que impulsó su proyección a nivel nacional, un total de 250 copias distribuidas por Artecinema. El Imcine se retiró del proyecto y en los créditos de producción del filme apareció en solitario Bandidos Films. El resto es historia.

     

    Luis Estrada

    Luego de dar un golpe en la mesa con su magistral sátira política, el cineasta mexicano continuó enfocando su trabajo a la crítica de los gobiernos en curso. Sus siguientes películas fueron Un mundo maravilloso (2005), que criticaba las políticas neoliberales del gobierno de Vicente Fox; El infierno (2010), que puso el dedo en la llaga de la trágica guerra con el narcotráfico que decidió emprender el gobierno de Felipe Calderón; y La dictadura perfecta (2014), en la que el realizador mostró el papel de los poderes fácticos (en especial los medios de comunicación) en el quehacer político de nuestro país. Sus películas han conseguido más de 50 premios nacionales e internacionales, entre los que destacan dos arieles de oro y el premio de cine América Latina del Festival de Sundance.

     

     

     

    Damián Alcázar

    Durante las dos décadas posteriores a La ley de Herodes, participó en más de 40 largometrajes entre los que destacan El infierno y Un mundo maravilloso, forman parte de la famosa “tetralogía” de Estrada; El crimen del padre Amaro (2002), Crónicas (2004) y la cinta colombiana Satanás (2007). También incursionó en televisión, donde destaca su participación en la serie Narcos (2015-2017). Asimismo se convirtió en el actor más ganador de la historia de los Premios Ariel, con 8 estatuillas. En 2018 fue homenajeado en el Festival Internacional de Cine de Guanajuato, donde recibió la Cruz de Plata y la medalla del mismo material que otorga la Filmoteca de la UNAM.

     

     

    PREMIOS:

     

    LOS EXPERTOS OPINAN:

    Iván Morales 

    Crítico de Cine y Director editorial de Cine Premiere.

    ¿Consideras que es la mejor sátira política que ha dado el cine nacional?

    Es muy posible que sí. Sobre todo porque llegó en un momento en el que el cine mexicano era extremadamente criticado y el público en general no esperaba mucho de él. Fue refrescante ver a alguien tomar esa clase de riesgos y tener una voz tan clara.

     

    ¿Qué vino a aportar La ley de Herodes al cine mexicano?

    Definitivamente es un referente. Cualquiera que intente hoy hacer una sátira política (aunque con tristeza no veo que mucha gente lo esté intentando) tiene que ver La ley de Herodes, si no como un modelo a seguir, sí como una muestra del tipo de visión y voz que se necesita. No se pierde en detalles y tampoco olvida la historia que está contando en favor de hacer “chistes fáciles”.

     


    Carlos Gómez Iniesta 

    Crítico de Cine y Director editorial del portal SensaCine México.

    ¿Cuál fue tu impresión al ver por primera vez la película?

    En junio de 1999 se había estrenado la comedia Sexo, pudor y lágrimas y todo mundo hablaba de ella… Hasta que llegó La Ley de Herodes. Recuerdo que mi impresión mientras la veía era: “¿Cómo no han matado a este güey?” (aún no sabía quién era el osado director). Estaba impresionado de que hubiera una crítica tan frontal al gobierno. ¡Sobre todo a unas semanas de que comenzara la campaña presidencial del 2000! Yo sí creo que en algo contribuyó a sacar al PRI del poder.

     

    ¿Qué es lo mejor de La ley de Herodes?

    ¡Los diálogos! Nos dejó esa frase para la posteridad: “Esta es la ley de Herodes, o te chingas o te jodes”. La edición del mismo Estrada y la foto ocre de Norman Christianson. Pero hay que darle mención honorífica a la peculiar escena de sexo en el burdel a ritmo de mambo y con cámara de 360 grados. Una vez Luis me retó a encontrar una igual en el cine mexicano: No le he podido revirar.

     

     

    Otra película donde podrás vivir el poder dentro del sistema de penitenciarías, La 4ta Compañía.

     

     

    Temas relacionados con esta nota: , ,

Este 2019 se cumplen 20 años del estreno de La ley de Herodes, una de las películas más icónicas del cine nacional de la última época.