The New Denim Project: un modelo de economía circular basado en el suprareciclaje

    La mezclilla de la nueva era

    The New Denim Project promueve el suprareciclaje, la economía circular y la moda sustentable para todos.

    Autor: José Luis Ramos 3 marzo, 2021



    De Izquierda a derecha: Roberto Zajarías, Joanna Engelberg, Jaime Engelberg, Arianne Engelberg, Jason Turton. Fotografía: Jose Pablo Anleu.

    The New Denim Project promueve el suprareciclaje y la moda sustentable para todos

    Un reto “hermoso y difícil» es como Arianne y Joanna Engelberg califican su iniciativa por la sustentabilidad en la moda. The New Denim Project (TNDP) lleva más de siete años trabajando por la sostenibilidad, la innovación y la consciencia social dentro de la industria textil.  

    El proyecto comenzó a gestarse en Guatemala alrededor del 2008, cuando Arianne y Joanna se unieron a su padre, el ingeniero textil Jaime Engelberg, en Iris Textiles. La empresa familiar con más de seis décadas de tradición atravesaba por una crisis, y la resolución de las hermanas no pudo ser otra más que cambiar la fórmula.

    “Para nosotros el reto fue comprobar que se puede ser responsable social y ambientalmente, y a la vez, rentable. No teníamos nada que perder, mi papá llevaba tiempo experimentando con fibras cortas de reciclaje, es un ambientalista de corazón y un apasionado por el medio ambiente”, comenta Arianne, directora creativa de la marca, y profundiza en sus razones: ”Vimos cómo estaba impactando la industria en nuestros ríos, lagos y comunidades. Ya no nos sentíamos cómodos tratando de competir con lo que proponían las demás empresas en la industria”. 

    Economía circular y suprareciclaje

    Optaron por un modelo de economía circular basado en el suprareciclaje (aprovechamiento de residuos para fabricar nuevos materiales). Comenzaron a recolectar los desechos de mezclilla y otras fibras, que normalmente la industria y los consumidores desperdician, para crear nuevas prendas. La experimentación para obtener productos de mezclilla –con base en el reciclaje de fibras de algodón– tardó algunos años, pero para 2014 ya era toda una realidad. Desde entonces, TNDP se ha enfocado en la implementación de la tecnología para fabricar hilados, tejidos, prendas, accesorios de algodón y mezclilla 100% sustentables. 

    Cortesía TNDP.

    Al día de hoy, han colaborado con diseñadores y marcas de México y de todo el mundo, entre las que destacan Phillip Lim 3.1, Converse Japón, Carla Fernández, Mara Hoffman, Luna del Pinal y Marca Nacional. “Nosotros pudimos ver el cambio desde que comenzamos con este proyecto, y hemos visto cómo las marcas y nuestros clientes también lo han ido viviendo. Quienes no lo comprendan dentro de la industria, probablemente se acaben quedando atrás, por comodidad”, agrega Joanna, jefa de desarrollo de negocios de TNDP.

    Cortesía TNDP.

    Cambio de narrativas

    Este proyecto toma relevancia en un contexto en el que la llamada “moda rápida” acapara los mercados. Donde el poliéster es uno de los materiales más usados, a pesar de que sus microfibras son muy nocivas para el medio ambiente. No es un secreto que la industria textil y de la moda es de las principales emisoras mundiales de carbono, el segundo sector más contaminante y una de las tres industrias que más desperdician agua.

    El impacto de este tipo de iniciativas se mide en el ahorro de recursos y disminución del daño ambiental. Por cada kilogramo de residuos textiles reciclados en TNDP, se ahorran hasta 20 mil litros de agua. Mientras que los residuos de hilatura son ocupados como fertilizante en cultivos de café, dando un sentido completo a su filosofía sustentable.

    “Las marcas tienen la mayor responsabilidad. No podemos esperar a que millones de personas cambien sus patrones de consumo. Ya nos pasamos del límite hace años, y no tenemos el tiempo para que la gente cambie su maner de comprar y de vivir”

    Arianne Engelberg
    Cortesía TNDP.

    Los modelos que promueven la sustentabilidad no solo representan el futuro de la industria de la moda, sino el de la humanidad. Si bien entre los principales retos a los que se enfrentan proyectos como TNDP está la irresponsabilidad corporativa, para las hermanas Engelberg también se trata de un asunto de narrativas. Mientras que la sustentabilidad, aseguran, no se percibe como “una palabra muy sexy”, el consumismo aumenta. “El reto es ir contra esta narrativa de que tenemos que explotar nuestros recursos naturales para poder vivir en un mundo abundante. Eso es lo que tenemos que dejar de creer y de repetir”, concluye Arianne.

    Cortesía TNDP.

The New Denim Project promueve el suprareciclaje, la economía circular y la moda sustentable para todos.