Las 10 mejores escenas de apertura de la historia del cine

    Las 10 mejores escenas de apertura de la historia del cine

    Seguramente está tu favorita.

    Autor: Redacción Maxim 22 agosto, 2019



    Universal Pictures

     

    Por Clint Corey para Maxim US

     

    Las mejores secuencias iniciales de películas

     

    Quentin Tarantino es un cineasta que comprende la importancia de captar la atención de su audiencia lo antes posible. ¿Quién podría olvidar a “Pumpkin” y “Honey Bunny” de Pulp Fiction? O el argumento en Reservoir Dogs en el que el Sr. Pink (Steve Buscemi) explica por qué no da propina y el Sr. Brown (Tarantino) pontifica sobre el verdadero significado detrás de la canción “Like a Virgin” de Madonna. Sin mencionar esa clásica secuencia de apertura de Jackie Brown.

     

    Si bien todas estas escenas iniciales son ciertamente asombrosas, el mejor comienzo de Tarantino se da en su épica Bastardos sin gloria de 2009, que celebra su décimo aniversario esta semana, y está llena de tensión e intriga desde el principio.

     

     

    Bastardos sin gloria, 2009

     

    En un idílico campo francés, el granjero Perrier LaPadite (Denis Ménochet) se pone en guardia cuando su hija Julie (Lena Frierich) de repente grita “¡papá!”.  Se acerca una caravana con soldados nazis y el coronel de las SS Hans Landa (Christoph Waltz). Landa, también conocido por el apodo de “Caza judíos”, es invitado a la cabaña de LaPadite e interroga casualmente al francés mientras sus soldados y sus tres hijas esperan afuera.

     

    LaPadite, para proteger a su familia, finalmente reconoce que está albergando a una familia judía bajo las tablas del piso. Landa ordena a sus soldados nazis que maten a la familia con ametralladoras.

     

    Esta escena es muy efectiva por muchas razones. Por un lado, puedes sentir el mal absoluto goteando de Landa. Por definición, un nazi es malvado. Sin embargo, Tarantino hace que Landa parezca el más malvado del mal. Es casi como si LaPadite estuviera lidiando con el mismo diablo.

     

    En segundo lugar, Tarantino espera cerca de doce minutos para revelar que efectivamente hay una familia judía local tendida debajo de las tablas del piso. Él permite que la tensión aumente y luego sube las apuestas mucho más con esta revelación. La familia judía no solo está en grave peligro, sino que además significa que Monsieur LaPadite y sus tres hijas también lo están.

     

    Finalmente, una vez que se revela que Landa sabe que la familia se esconde ahí debajo, el Coronel de las SS mantiene la compostura ya que luego los masacra.

     

    Sin embargo, un miembro de la familia se escabulle. Shoshanna Dreyfus se escapa por el campo francés. Su huída es un gran presagio de lo que finalmente sucederá más adelante en la historia.

     

    De hecho, la apertura en Bastardos sin gloria es tan buena, que no es solo la mejor apertura de Tarantino, sino una de las mejores escenas de apertura en la historia del cine.

     

    Además de la creciente tensión, hay tantos componentes que la hacen una buena historia. El bien contra el mal, la intriga, el misterio y la tragedia.

     

    Dicho esto, para celebrar el décimo aniversario del lanzamiento de Bastardos… el 21 de agosto de 2009, aquí hay 10 más de algunas de las mejores escenas de apertura en la historia del cine:

     

     

    Tiburón, 1976

     

     

    Al igual que Tarantino, Steven Spielberg es un maestro absoluto de cautivar a su audiencia desde el principio. Para salvar al soldado Ryan, recreó con habilidad una de las batallas más famosas de la historia. La primera escena de Jurassic Park fue fascinante porque demostró el poder destructivo de un velociraptor. La apertura de Raiders of the Lost Ark es tan buena que realmente no necesita explicación.

     

    La escena icónica de Tiburón, sin embargo, es probablemente la secuencia inicial más famosa de Spielberg.

     

    Además del score de John Williams que aumentaba la ansiedad, el POV en primera persona del tiburón, un lugar común del cine slasher, hizo que la escena fuera mucho más aterradora y memorable.

     

    También tuvo un impacto social masivo, ya que hizo que toda una generación temiera incluso ir al balneario del barrio.

     

     

    Dazed and confused, 1993

     

    El homenaje de Richard Linklater a sus propios días de prepa capta tu atención de inmediato, gracias a la toma en cámara lenta del Pontiac GTO 1970 de Kevin Pickford (Shawn Andrews), que cruza por el estacionamiento mientras su novia Michelle (Milla Jovovich) se arma un porro al son de “Sweet emotion” de Aerosmith.

     

    Esta es solo la primera referencia a fumar marihuana en apenas un minuto y medio de introducción. “Slater” (Rory Cochrane) también fuma un porro con algunos amigos mientras usa una camiseta con una hoja de marihuana. Pickford y Randall “Pink” Floyd (Jason London) se saludan como si le dieran un golpe a un porro invisible.

     

    Como resultado, obtienes una idea bastante buena de cuál es uno de los temas principales de la película. La secuencia de créditos de apertura de Dazed and Confused también hace un excelente trabajo al presentar rápidamente a todos los personajes principales de una manera muy divertida.

     

     

    Trainspotting, 1996

     

     

     

    Al igual que Dazed and Confused, Trainspotting es un caso de libros de texto sobre el uso de música pop para establecer el tono de una película. Vemos a Mark Renton (Ewan McGregor) y a Daniel “Spud” Murphy (Ewen Bremmer) huyendo de la policía a toda velocidad y escuchamos “Lust for Life” de Iggy Pop.

     

    Luego, una vez más, nos presentan a todos los actores principales de la película. Es un equipo heterogéneo ya que también conocemos a Tommy (Kevin McKidd), “Sick Boy” (Jonny Lee Miller) y a Begbie (Robert Carlyle) mientras juegan y se ven superados en un partido de fútbol amateur.

     

    Todo el tiempo, el famoso discurso de “Elige vivir” de Renton se superpone a la escena.

     

     

    Goodfellas, 1990

     

     

    Un automóvil vaga por un camino solitario cuando vemos que en la pantalla dice “Nueva York, 1970”.

     

    Entramos al auto para encontrarnos con los personajes principales. Está Henry Hill (Ray Liota) quien conduce, Jimmy Conway (Robert De Niro) se sienta con la escopeta mientras intenta cerrar los ojos y Tommy DeVito (Joe Pesci) se sienta en silencio en la parte de atrás.

     

    Escuchamos un golpe que viene desde el auto. ¿Golpearon a un animal? ¿Es una llanta averiada?

     

    Henry detiene el auto cuando el director Martin Scorsese se acerca lentamente antes de revelar un cuerpo ensangrentado que todavía está vivo en el maletero. Sin dudarlo, Tommy apuñala repetidamente al hombre mientras Jimmy pone cuatro balas en el cuerpo.

     

    Son definitivamente personas violentas con las que estamos tratando aquí. Henry se establece como el personaje principal con esta línea: “Desde que tengo memoria, siempre quise ser un gángster”, antes de que los créditos comiencen a rodar.

     

     

     

    The player, 1992

     

    La impresionante introducción de The Player es un plano secuencia que  dura más de ocho minutos, el cual se lleva a cabo en un lote de estudio de Hollywood.

     

    Robert Altman se acerca astutamente al frente de una postal que dice “your dead”, mientras escuchamos varias conversaciones de una gran muestra representativa de los empleados del estudio de cine. En medio de estas conversaciones escuchamos un punto de la trama muy pertinente. El trabajo de Griffin Dunne (Tim Robbins) puede estar en peligro.

     

    La tarjeta postal “your dead” finalmente termina en manos de Dunne y en el reverso dice: “I HATE YOUR GUTS ASSHOLE!”. No solo Griffin podría perder su trabajo. Su vida también podría incluso estar en peligro.

     

     

    El resplandor, 1980

     

     

    La intro de la adaptación de Stanley Kubrick de la novela de Stephen King es muy simple y, sin embargo, tan memorable.

     

    Al igual que Tiburón, la música de apertura y la partitura son tan importantes para establecer el tono de la película como el metraje real.

     

    El score y la música son premonitorios, reunidos por Wendy Carlos y Rachel Elkind crearon una sensación absoluta de temor, aislamiento e insignificancia cuando Jack Torrance atraviesa las Montañas Rocosas junto con su familia en su pequeño Volkswagen amarillo en camino hacia el Hotel Overlook.

     

     

    Donnie Darko, 2001

     

    Otra apertura bellamente filmada con la canción perfecta. Se muestra a Donnie Darko (Jake Gyllenhaal) despertando al anochecer y bajando en bicicleta por Carpathian Ridge camino a casa. Todo el tiempo, “The Killing Moon” de Echo and the Bunnymen establece el ambiente perfecto en el fondo.

     

    La canción es misteriosa, hermosa y esperanzadora, muy parecida a la película en sí, y da esta sensación de los suburbios una vez que Donnie regresa a la ciudad.

     

    Una vez en la ciudad, el escritor y director Richard Kelly hace un buen presagio para que la audiencia sepa que es justo antes de Halloween. Donnie también pasa por un Trans Am rojo (punto importante de la trama más adelante en la historia) mientras la madre de Donnie lee ‘Eso’ de Stephen King.

     

     

    La red social, 2010

     

    El rápido diálogo de Aaron Sorkin revela mucho sobre Mark Zuckerberg (Jesse Eisenberg) en la apertura de La red social.

     

    Zuckerberg tiene un complejo de inferioridad a pesar de obtener una puntuación perfecta en su examen de admisión. Se obsesiona con ser aceptado en uno de los clubes elitistas de Harvard. Él intimida a su novia por hacer preguntas sin sentido y piensa que la razón por la que Teddy Roosevelt se convirtió en presidente es porque alguna vez fue miembro del Club Porcellian.

     

    Más tarde insinúa que entraron en el bar porque supone incorrectamente que su novia se acostó con el chico de la puerta y la insulta por asistir a la Universidad de Boston.

     

    En los primeros cinco minutos, el público obtiene una instantánea bastante definitiva del personaje del protagonista de la película.

     

     

    Apocalypse Now, 1979

     

    La primera escena de Apocalypse Now ilustra la destrucción total de la guerra desde una perspectiva humanitaria. El público escucha el zumbido de un helicóptero como telón de fondo mientras la cámara muestra la profanación de lo que parece ser un bosque entero.

     

    La cara del capitán Benjamin Willard (Martin Sheen) se superpone, pero al revés, por la devastación, mientras Jim Morrison canta: “This is the end, my only friend. The End “. Esta es una realidad en la que no se aplica ningún tipo de normalidad.

     

    Willard refleja la locura de Vietnam bebiendo en exceso e inexplicablemente haciendo algún tipo de Tai Chi en la habitación del hotel. Escuchamos sus pensamientos a través de la voz en off mientras hace declaraciones como: “Cada minuto que me quedo en esta habitación me debilito. Y, cada minuto que Charlie se pone en cuclillas en el monte se vuelve más fuerte “.

     

     

    Scream, 1996

     

    Leemos SCREAM en la pantalla. Cambia de blanco a rojo sangre cuando escuchamos sonar el teléfono.

     

    La apertura oscila entre un poco de miedo, diversión y coqueteo cuando una linda jovencita, Casey Becker (Drew Barrymore), le dice a la persona desconocida que llama  que está haciendo palomitas de maíz y va a ver una película de terror.

     

    Ella se ve atraída por la conversación poco a poco hasta que la persona que llama le pregunta su nombre y dice: “Quiero saber a quién estoy mirando”. La escena se intensifica aún más cuando su acosador finalmente declara “Si cuelgas te destriparé como a un pez, ¿entiendes?”

     

    La escena se vuelve cada vez más aterradora a medida que el acosador continúa jugando al gato y al ratón hasta que ella y su novio son asesinados por un sigiloso personaje misteriosamente enmascarado.

     

     

    Sigamos, con el cine, ahora conoce a los 5 PERSONAJES DEL CINE QUE NOS ENSEÑARON DE ESTILO.

     

     

     

     

    Temas relacionados con esta nota: , ,

Seguramente está tu favorita.