León del este | Maxim México tiene todo lo que necesitas para disfrutar de la vida | Maxim México

    León del este

    Cómo vivir entre los dioses en Singapur, una de las ciudades más sibaritas de la tierra.

    Autor: Sin autor 6 agosto, 2021


    En julio, cuando el empresario multimillonario Sir James Dyson adquirió una propiedad conocida en el mercado inmobiliario de Singapur como un Good Class Bungalow, con vista inigualable hacia los jardines botánicos en una de las zonas más exclusivas de la ciudad, seguramente a los locales les sobrevino un sentimiento de déjà-vu. Esto debido al hecho de que unos días antes había completado la compra de uno de los penthouses más costosos de la ciudad, un departamento de tres pisos en la ultra exlusiva Wallich Residence ubicada en uno de los rascacielos más altos de Singapur y con un costo de $54 millones de dólares. Inclusive en una ciudad acostumbrada a la riqueza exorbitante, el espacio limitado y los bienes raíces de lujo, Dyson se hizo notar. En una ciudad de multimillonarios, el inventor británico no iba a conformarse, insistiría en obtener lo mejor.

    Pero para un país cuyo gran número de billonarios contradice su pequeña extensión territorial, y con 22 de ellos llamando hogar a la  ciudad, fue la compra del Good Class Bungalow lo que llamó la atención de las personas  en general. Debido a las limitaciones de espacio, esta categoría inmobiliaria (hay unas 2,800 en existencia), la cual consiste de más de 15,000 pies cuadrados y usualmente incluye en la adquisición el terreno mismo, es un símbolo de riqueza y uno de las propiedades más buscadas en la ciudad.

    Puede ser que hasta ahora esté recibiendo la atención que merece Singapur como uno de los centros financieros más grandes, pero la verdad es que la ciudad ha mantenido su importancia en la economía global por siglos. A pesar de contar con una ubicación que le ha asegurado tener un significado geográfico importante en Asia por más de 700 años, no fue hasta que los británicos establecieron aquí un punto de comercio en 1819 que comenzó a transformarse en el centro económico que es actualmente. Desde entonces se ha convertido en un puente entre Asia y el resto del mundo, desarrollándose como un núcleo de actividad económica para la región y posteriormente para todo el orbe.

    Singapur no es solamente el hogar de muchos millonarios, es una de la ciudades más costosas en el mundo para residentes de cualquier tipo de categoría tributaria. Aunque esto hace que el día a día sea bastante costoso, también quiere decir que todos los que visitan la ciudad tienen acceso a un estilo de vida lujoso y opulento que no se encuentra en muchas partes del globo.

    El Regreso del Raffles

    El hotel más icónico de Singapur vuelve a abrir sus puertas luego de una renovación mayor.

    Raffles Hotel Singapore

    Abrió por primera vez en 1887 con tan sólo 10 habitaciones, fue declarado Monumento Nacional un siglo después y ha recibido a personalidades como Grace Kelly, la Reina Isabel y Karl Lagerfeld. El icónico hotel Raffles en Singapur ubicado en el núm. 1 de Beach Road es uno de los más famosos del sur de Asia, y con razón. Recientemente reabrió, luego de 18 meses de estar sometido a una supuesta renovación multimillonaria encabezada por la diseñadora Alexandra Champalimaud, quien lo dejó luciendo mejor que nunca.

    “Hay muy pocos hoteles en este mundo cuyos nombres sean sinónimo de las ciudades en las que se ubican, y ninguno más que el Hotel Raffles en Singapur,” comenta Christian Westbeld, el General Manager de la propiedad, y quien cita su combinación única de “arquitectura inconfundible y servicio legendario”. Desde el famoso Long Bar donde se dice que se inventó el famoso Singapore Sling hasta el patio decorado con palmeras, el hotel emana lujo, estilo y sofisticación, aunado a un aire tropical y colonial.

    El revitalizado hotel fue diseñado para ofrecer una mezcla aún más atractiva de “cultura, belleza y sutileza”. Entre las mejoras se encuentran suites más suntuosas, salones para comer con exclusivos conceptos, incluyendo uno del famoso chef Alain Ducasse, y “experiencias de vida emocionantes”, mientras que a los huéspedes se les atiende a la perfección por medio de sus afamados mayordomos. Su par de suites presidenciales, las más grandes de Singapur, son particularmente impresionantes con casi 2,800 pies cuadrados que incluyen recibidor, sala, comedor, área de vestidor y un balcón privado con vista hacia el patio con palmeras.

    Además se comenta que un nuevo capítulo en la historia de los cocteles se escribirá con la renovación del Writers Bar, el cual rinde tributo a los muchos autores famosos que se ha hospedado en el hotel, incluyendo a aquellos como Rudyard Kipling, Noël Coward y Somerset Maugham. Ojalá nos estén guardando un lugar.

    Raffles Hotel Singapore

    Estancia de primera clase

    Mientras que no todos pueden comprar su propio Good Class Bungalow o un penthouse, la ciudad ofrece una amplia selección de hoteles de clase mundial.

    Hoteles cinco estrellas hay muchos, como el St. Regis Singapur, en donde hasta el más mínimo detalle es cuidado, desde la colección de arte privada hasta la suite presidencial, uno de los alojamientos más exclusivos de la ciudad con un baño en mármol Breche de Benou y una master suite que no le envidia nada a los salones del palacio de Versalles.

    Candelabros de cristal, servicios personalizados y el mayordomo del St. Regis son tan solo algunas de las características que producen un nivel de opulencia que destaca, inclusive entre los demás integrantes de la colección St. Regis. Ubicado cerca del elegante distrito de compras Orchard Road, la propiedad ofrece lo mejor de la ciudad a tan solo unos pasos, suponiendo que puedan convencerte de explorar fuera de esta catedral del lujo.

    El Mandarin Oriental en Singapur es otro competidor dentro de la lista de los hoteles más exclusivos de la ciudad gracias a sus servicios tradicionales, su refinado diseño, selecta gastronomía y opciones de spa. Ubicado en el distrito de Marina Bay, el hotel es ideal para turistas y empresarios. Si estás por ahí, asegúrate de visitar el Oriental Club Lounge, localizado en el piso 19 y donde podrás disfrutar de un apacible refugio mientras observas el maravilloso skyline de la ciudad al tiempo que degustas el desayuno con champaña, una forma ideal de comenzar el día.

    El hotel Fullerton Singapur es, literalmente, un monumento nacional (en 2015 se le otorgó el título). Con más de 90 años de antigüedad, el edificio cuenta con uno de los diseños arquitectónicos más impresionantes de la ciudad y tiene un papel preponderante en la historia de la misma. Mientras que su opulencia puede ser más discreta en comparación con aquellos más nuevos, el Fullerton no sacrifica nada en cuanto a servicio o la experiencia de los huéspedes. Es más, se enorgullece de poseer la suite más exclusiva de todo Singapur: la suite presidencial. Esta es una afirmación difícil de negar considerando que la suite cuenta con un elevador privado, un piano de cola pequeño y una terraza rodeada de cristal justo afuera de los elegantes salones de estar y para comer.

    Inclusive si te quedas en cualquier otro de los hoteles cinco estrellas que hay en la ciudad, debería ser obligatorio que los visitantes experimentaran la Marina Bay Sands  y su mundialmente reconocida alberca infinita, ubicada en el piso 57 y con vista a la ciudad. El hotel es exquisito y el lugar de moda para las celebridades mundiales y para todos aquellos que imponen los gustos, sin embargo, la alberca infinita es la joya de la corona y cualquier visita a la ciudad estará incompleta si no pasas unas horas en ella con una copa en la mano.

Cómo vivir entre los dioses en Singapur, una de las ciudades más sibaritas de la tierra.