Los cubos Rubik más cool del planeta

    Los cubos Rubik más cool del planeta

    Las criaturas imaginarias de Carni Camilo son un objeto de diversión, pero también de colección.

    Autor: Redacción Maxim 31 mayo, 2019


     

    Las criaturas imaginarias de Carni Camilo que también son cubos Rubik, arte, diseño y objetos de culto

     

    Luis Camilo Castillo Díaz decidió dejar la carrera de diseño industrial y darle un giro diferente a los cubos Rubik. Una ocasión, mientras se adentraba en ese mundo de la destreza por medio de internet, supo que estos rompecabezas mecánicos podían modificar su funcionamiento para convertirlos en otras formas diferentes al tradicional cubo. Había esferas, pirámides, entre otros, pero Camilo entendió que esto era la materia prima para convertir los objetos en cualquier tipo de estructura.

     

     

    No comenzó de cero, con anterioridad, tenía una afición por las artes plásticas, trabajaba con joyería y piel, así como con tallado en madera. Decidió aterrizar una nueva idea que uniera el mundo del Rubik con las criaturas imaginarias; en su obra encontramos referencias del arte prehispánico, los alebrijes, las caricaturas, entre otros.

     

     

    Después de un proceso de prueba y error, de utilizar materiales como plastilina epóxica, plasticera, pintura acrílica, resina de euretano y pegamento de acrilato, logró poner a la luz sus primeras piezas, las cuales ha exportado a países de todo el mundo: Corea, Tailandia, China, España, Argentina, Perú, Brasil y la lista crece.

     

     

    Los precios oscilan entre los 26 y 160 dólares. Así como ha crecido la demanda de su producto, él está plenamente enfocado en hacerlo con su carrera como artista, con el nombre de Carni Camilo. Aunque al inicio vendió algunos diseños para producción masiva, su plan es seguir ofreciendo productos de autor, que lleven su huella.

     

    “Mi principal satisfacción es materializar las cosas que imagino, que a lo largo de estos años he podido aprender esas técnicas para poder llevarlo a cabo. Desde pequeño quería hacer escultura porque a veces se me ocurrían personajes o cosas que yo dibujaba y decía: “me gustaría que existiera un juguete de esto”.

     

    AHORA MIRA: JADE RIVERA, EL MURALISTA QUE DESVANECE LA REALIDAD

    Temas relacionados con esta nota: , ,

Las criaturas imaginarias de Carni Camilo son un objeto de diversión, pero también de colección.