Peter Lindbergh, un ícono expuesto

    Peter Lindbergh, un ícono expuesto

    Conoce el trabajo del fotógrafo de moda Peter Lindbergh.

    Autor: Redacción Maxim 6 octubre, 2020





    Cortesía de ©Peter Lindbergh, Paris y Editorial. Uma Thurman, New York, 2016.

    Texto por Jared Paul Stern

    Todas las fotografías son cortesía de ©Peter Lindbergh, Paris y Editorial Taschen.

    El libro definitivo sobre la vida y obra del fotógrafo de moda Peter Lindbergh


    Cortesía de ©Peter Lindbergh, Paris y Editorial.

    Se posicionó en la industria con su estilo disrruptivo hacia el concepto de la mujer y el estilo.

    El año pasado, poco antes de la inesperada muerte del legendario fotógrafo de moda alemán Peter Lindbergh, el museo Kunstpalast de Düsseldorf abrió la primera exposición de su trabajo curada por él mismo. Titulada “Untold Stories”, la muestra abarcaba una “inquebrantable colección” de 140 fotografías que le tomó a Lindbergh juntar durante dos años, enfocándose en los aspectos menos conocidos de su impresionante obra, comenzando desde los años ochenta hasta la actualidad.

    Cortesía de ©Peter Lindbergh, Paris y Editorial.
    Lynne Koester, Paris, 1984.

    La editorial alemana Taschen ahora está lanzando una versión de esta emblemática exhibición en formato de libro, también titulado Untold Stories, junto con una nueva y revisada edición del libro más conocido e icónico llamado Peter Lindbergh: On Fashion Photography, el cual reúne más de 300 imágenes de sus 40 años de envidiable carrera. “En los años ochenta, [Lindbergh] amplió el lenguaje visual de la fotografía de moda, un logro nunca antes visto y cuyos efectos se sienten aún hoy en día”, así lo expone Felix Krämer, el Director General del Museo Kunstpalast en el prólogo del libro Untold Stories. “Sus icónicos retratos de supermodelos” —a él se le acredita el haber creado tal género—  “dejaron una profunda huella en nuestra memoria visual y anunciaron el comienzo de una era de una belleza natural y de una feminidad segura de sí misma. No era la moda, sino la personalidad y el esplendor de las modelos la que era el foco de atención de estas fotografías en blanco y negro”.

    Elegir tomar fotos solamente en blanco y negro, en una era en la cual los colores estridentes estaban en su apogeo, ayudó a Lindbergh a sobresalir y le dio a su trabajo una sensación de atemporalidad. “Aunque suena paradójico, para mí, el blanco y negro es más autético que el color”, relató Lindbergh durante una entrevista para Untold Stories. “Los retratos en particular parecen más fuertes por la reducción”. También demostraba “cuánta influencia tiene mi trabajo por parte del fotoperiodismo de los años treinta y cuarenta, y por fotógrafos como Dorothea Lange y Walker Evans”.

    Cortesía de ©Peter Lindbergh, Paris y Editorial.
    Milla Jovovich, Paris, 1998.

    Por lo tanto, en los años ochenta “quise hacer un cambio de la mujer formal, con un estilo en particular, supuestamente “perfecta”, demasiado preocupada en la integración social y la aceptación, hacia una mujer más aventurera y franca, en control de su vida y emancipada del control masculino”, aclaró en el libro Peter Lindbergh: On Fashion Photography. “Una mujer que hablara por sí misma”.

    Tal como lo menciona la afamada diseñadora de Comme Des Garçons, Rei Kawakubo, quien fuera la primera en encargarle una campaña publicitaria a Lindbergh en 1980 dándole carta blanca: “lo que es fuerte de la obra de Peter es la inherente humanidad en sus fotografías. Lo que uno  observa no son solamente las modelos y la ropa, sino la fuerza de las personas”.

    Cortesía de ©Peter Lindbergh, Paris y Editorial.
    Querelle Jansen, Paris, 2012.

    Por todo esto, Lindbergh bien hubiera sido relegado a los márgenes de la industria. En 1987, luego de tener una plática con el legendario director creativo de Condé Nast, Alexander Liberman, “reuní a un grupo de modelos, jóvenes e interesantes, y nos fuimos a la playa en Santa Monica”, recordó Lindbergh.

     “Capturé imágenes muy simples: las modelos casi no usaron maquillaje, y quise que todas vistieran lo mismo, una camiseta blanca. Eso era algo muy inusual en aquel momento”. Algunas de las modelos, incluyendo a Linda Evangelista, Christy Turlington y Tatjana Patitz, se convertirían en supermodelos “representando a aquella mujer poderosa que yo había articulado y cuyas imágenes dominaron el imaginario visual de la moda por los siguientes 15 años”.

    Cortesía de ©Peter Lindbergh, Paris y Editorial.
    Retrato de Peter Lindbergh, New York, 2016, por © Stefan Rappo.

    Sin embargo, estas fotografías distintas a lo que se veía entonces fueron rechazadas por Grace Mirabella, editora en jefe de Vogue en ese momento. “Pero seis meses después, Anna Winotour se convirtió en la nueva editora de la revista y se encontró con mis pruebas en algún cajón”, cuenta Lindbergh. “Ella escogió una para el gran libro retrospectivo de Condé Nast titulado On The Edge: Images From 100 Years of  Vogue (1992), calificándola como la fotografía más importante de la década”. El mito de Peter Lindberg se estableció de la noche a la mañana, y su fuerza e influencia es tal que persiste sin tregua, a pesar de que él ya no esté y se haya marchado a esa gran sesión de fotos en el cielo.

    Checa estas obras, 10 FOTÓGRAFOS QUE TIENES QUE CONOCER PARA CELEBRAR EL DÍA INTERNACIONAL DE LA FOTOGRAFÍA

    Temas relacionados con esta nota: , , ,

Conoce el trabajo del fotógrafo de moda Peter Lindbergh.