Sarah Barlondo, la brillante estrella de la cinta Wonder Woman 1984.

    La capacidad de Sarah

    Una conversación a fondo con la actriz Sarah Barlondo sobre su trayectoria, pruebas en la vida y su reciente participación en Mujer Maravilla 1984.

    Autor: Aarón Martínez 12 abril, 2021


    Fotografía por Mark Ganzon

    Producción por One Dollar Productions

    Stylist: Gemma Jones

    HMUA, Diana Tintean

    El comienzo

    Sarah era una niña muy activa y fue hasta que descubrió el tenis que encontró la forma perfecta de liberar su energía. “A los 9 o 10 años dije que quería ser profesional, lo tenía claro, y ahí empecé a entrenar todos los días”.

    Tenía talento y dedicación, por lo que solo un par de años más adelante entró a tours juveniles, “estaba muy motivada y ahí empezó mi vida profesional”.

    Comenzó a viajar a torneos internacionales, incluso se mudó de Francia a Estados Unidos para poder estudiar y seguir practicando el deporte.

    Fue en esa época que también le llegó la oportunidad de abrirse camino en el mundo del entretenimiento. Esto sucedió en una de sus visitas a México, cuando la invitaron a formar parte del CEA.

    Tenía algunas limitaciones, como el idioma y su nula experiencia en la industria, sin embargo decidió tomar el reto y poco a poco comenzó a tener algunas oportunidades.

    Un evento inesperado

    Luego de un periodo en el CEA, tuvo espacio para pasar una semana de vacaciones con su familia en Francia. Sin embargo, la vida le tenía preparada una gran prueba durante ese viaje. “Tuve un accidente de coche en carretera, yo estaba durmiendo y mi padre se quedó dormido también mientras manejaba”.

    Sarah explica que fue un instante de desatención según ha reconstruido los hechos. Se trataba de un viaje corto de solo 20 minutos, no había un motivo para que sucediera. Tuvo graves lesiones, la más impactante afectó su brazo derecho.

    El viaje vacacional se convirtió en una época muy complicada, donde tuvo que dejar su vida en el deporte y la actuación. Ahora todo se trataba de cirugías y rehabilitación, hechos que al final la llevaron a tener que vivir con una prótesis.

    La capacidad de Sarah

    “Fue un shock enorme, unos de los peores momentos de mi vida. Era difícil reconocerlo, tenía 19 años y esto te abre la perspectiva, yo era muy inocente, me encantaba el tenis y tenía la oportunidad de ser actriz”.

    Sin embargo, el regreso a sus actividades quedaría detenido de manera indefinida. Incluso, ella nos confiesa que compartir esto le costó bastante tiempo: “Apenas hace un par de meses me sentí lista para poder contar mi historia”.

    Tiempo más adelante, decidió volver a México para retomar su sueño como actriz, sin embargo confiesa que “regresé como otra persona, ya no era la Sarah de antes, ahora tenía una discapacidad y no me sentía en mi lugar en ese mundo tan perfecto, tenía mucho miedo de que mi discapacidad fuera un problema  en las novelas. Yo creo que desde adentro no estaba lista, psicológicamente necesitaba más tiempo, más aire”.

    Ese momento de reconexión lo encontró estando cerca de su familia, estudiando diseño  y luego especializándose en arquitectura.

    “Ya me sentía más lista, más capaz, incluso les dije a mis representantes que si había un casting que valiera la pena, me hablaran para intentarlo”.

    Camino al éxito

    No pasó mucho tiempo y la contactaron para una película de Warner Bros. Pictures. No sabía de qué se trataba, todo era muy confidencial. Ella aceptó y entró al proceso de selección que duró más de dos meses.

    Cada vez era un reto diferente. Primero ver su manejo de idiomas, tanto español como inglés e incluso algunas pruebas de kick boxing.

    Pasaron varios días en que todo se mantuvo sin respuesta, hasta que finalmente la llamaron para decirle que estaba confirmada y que comenzaba al día siguiente.

    Mujer Maravilla

    “Dejé todo plantado y me fui, y en la prueba de vestuario entendí que era para la película de la Mujer Maravilla; porque nunca me avisaron, ni siquiera en el contrato decía de qué película se trataba”.

    De la experiencia, Sarah se queda con varios momentos inolvidables, por ejemplo, cuando terminaron de filmar la última escena y la directora Patty Jenkins fue agradeciendo a uno por uno haber formado parte del proyecto y cuando se acercó a hablar con Sarah, “me dio un abrazo, y me dijo: ‘Sarah, lo que me diste vale millones’.  Yo ahí entregué mi trabajo como actriz, es mi mayor recompensa”.

    También, recuerda otro momento durante el proceso de caracterización. “Yo llegaba muy temprano porque usaba una peluca, en total 2 o 3 horas de maquillaje, entonces estaba muy dormida, me volteé y estaba Gal Gadot haciéndose uñas y maquillaje. ¡Fue una locura! Ella es de esas personas que tienen una presencia que llena el espacio, tiene un ángel, es una diosa. Y sí, es muy guapa, muy alta, tiene un cuerpazo, pero más que eso, tiene luz y es muy sencilla”.

    Nuevos objetivos

    Esta película estrenada en meses recientes donde Sarah interpreta a la madre del villano Maxwell Lord (Pedro Pascal), ha significado un nuevo impulso para la actriz y su carrera, además, ahora busca crear una conciencia social mayor en torno a la discapacidad.

    “Quiero poder compartir mi conocimiento a través del alcance que puedo tener como actriz, mostrar a la gente que la discapacidad no es solo estar en silla de ruedas, el 90% de discapacidades son invisibles.  Yo tengo la suerte de poder moverme y de que en después del accidente no tuve más repercusiones, aunque hay gente que no lo logró. Ese es mi propósito, que la gente se dé cuenta que todos tenemos problemas y no todos son físicos”.

    Temas relacionados con esta nota: , , , ,

Una conversación a fondo con la actriz Sarah Barlondo sobre su trayectoria, pruebas en la vida y su reciente participación en Mujer Maravilla 1984.