Este superyate se convierte en submarino
-->

    Este superyate se convierte en submarino

    Una maravilla submarina.

    Autor: Redacción Maxim 23 diciembre, 2019


    FOTO: Elena Nappi

     

    El concepto de tres pisos se sumergiría a profundidades de 985 pies y ofrecería impresionantes vistas de la vida en aguas profundas.

     

     

    Si James Bond pudiera actualizar su Lotus Espirit subacuático de The Spy Who Loved Me, probablemente optaría por este superyate de 256 pies que también es un submarino completamente funcional.

     

     

    Apodado el «Caparazón», la maravilla marina es una creación de la arquitecta naval con sede en Italia Elena Nappi. Según Robb Report, un sistema de celdas de combustible diesel-eléctrico y una superestructura de aluminio liviano ayudarían a que el Caparazón tenga un alcance máximo de 2,400 millas y una velocidad máxima de aproximadamente 18 mph (16 nudos) en la superficie.

     

    Bajo el agua, la embarcación de tres pisos sería capaz de sumergirse a profundidades de 985 pies durante 10 días seguidos y viajar a una velocidad máxima de aproximadamente 14 mph (12 nudos).

     

     

    «El mundo de los submarinos de lujo es una de las últimas fronteras en el campo de la experimentación, y quizás el híbrido sea el lenguaje del futuro», dijo Nappi sobre el sistema de propulsión híbrido en un comunicado a CNN.

     

    «Muy a menudo, los propietarios de yates están buscando soluciones originales para poder ofrecer a sus amigos y familiares algo especial, y ciertamente un crucero de buceo de este tipo es algo sin precedentes en el mercado de los superyates».

     

    Aunque el ‘Carapace’ es solo un concepto, las representaciones representan servicios de lujo que incluyen cabañas VIP, un salón, un spa y jacuzzi, un bar y un espacio para ejercicio, todos los cuales están equipados con ventanas para vistas impresionantes de la vida acuática.

     

     

     

    No se sabe nada sobre el precio, pero es fácil imaginar que un híbrido de superyate-submarino fácilmente costaría cientos de millones. Y eso es si alguna vez se hace realmente: Nappi cree que la producción probablemente esté a años de fructificar y compara con el tiempo a largo plazo de los autos eléctricos para demostrarlo.

     

     

     

    «Si hacemos una comparación con el sector automotriz, no es difícil entender que el camino hacia este tipo de embarcación todavía está muy lejos», dijo.

     

     

     

    «El primer automóvil eléctrico fue construido en 1884 y ahora está en el mercado, por lo que es imposible pensar que una maravilla como esta se pueda poner en el mercado antes de 100 años».

     

    Se vale soñar.

     

    Temas relacionados con esta nota: , , ,

Una maravilla submarina.