Tour mundial de whisky

    Tour mundial de whisky

    Lo especial que hace al whisky, whisky.

    Autor: Redacción Maxim 3 julio, 2019


    FOTO: Cortesía

     

    Por Hugh Harvey 

     

    Tragos inesperados y destilerías selectas están empujando la definición de lo que hace al whisky, whisky. Lugares recónditos, procesos novedosos y sabores perfeccionados.

     

    Es momento de dejar de ser tan binarios cuando hablamos de whisky. Mientras el escocés y el bourbon ofrecen distintos tipos de sabores tales como maderables, cítricos, ahumados o caramelizados, también varían gradualmente en intensidad y consistencia. Simplemente para beber maltas raras, con los Pappy Van Winkle’s Family Reserve uno ya está haciendo una distinción de mundos, entre lo común y lo exclusivo. Alrededor del planeta, las fronteras y los límites están siendo cruzados. Con las marcas escocesas rompiendo las reglas, los destiladores renegados en el continente están haciendo espíritus con cultivos específicos, mientras que los artesanos japoneses le rinden honores a Escocia. Estamos viviendo la edad de oro del espíritu dorado.

     

    FOTO: Cortesía

    Puede que los monjes hayan encendido lo que se convirtió en la gran industria del whisky escocés, pero fueron los empresarios los que lo globalizaron. Y hoy en día, el país es conocido tanto por su innovación como por la tradición que lo respalda. Las primeras maltas solitarias solían tener un sabor agresivo, por lo que destilerías pioneras, como Dewar’s, vieron el beneficio de mezclar múltiples maltas y granos para crear una bebida más suave y accesible. Fue gracias a los esfuerzos del heredero de la marca Tommy Dewar, que el estilo se popularizó a mediados del siglo XX.

     

    FOTO: Cortesía

    En la medida en que cambiaron los gustos, también el producto evolucionó: las botellas más recientes de Dewar’s han incluido mezclas de 18 años de antigüedad y whisky que reposa en barricas de roble americano parcialmente carbonizado y raspados en líneas, que crean un destilado aún más suave.

     

    FOTO: Cortesía

    Entre los inconformes de hoy, el líder es Bruichladdich, firma que se define a sí misma como una “destilería progresiva de las islas Hébridas”. Ellos producen una variedad de whisky que hacen con equipo de la época victoriana. Para evitar el cliché de los cuadros en las faldas escocesas (kilts), la botella azul representa la idea de que éste es el verdadero espíritu del whisky en el interior de Escocia. Para trazar una línea del pasado al presente presentan la Bruichladdich 40 Year Old, una malta de la casa destilada por primera vez en 1964 y cotizada en el mercado por $4,000 dólares.

    Si creías que la referencia en Perdidos en Tokio (2003) protagonizada por Bill Murray tan solo es una broma, estás equivocado. Vamos al grano: una botella de Suntory The Yamazaki 35 Year Old cuesta alrededor de $90,000 dólares. Aunque una opción más asequible y relativamente con mayor disponibilidad es el Taketsuru Pure Malt 21 Year Old, que cuesta unos $350 dólares en el mercado. Esta botella es la descendiente de una tradición japonesa de destilación que comenzó cuando el joven Masataka Taketsuru se fue a estudiar a Glasgow. Regresó con dos cosas fundamentales, una esposa escocesa y el conocimiento para hacer la preciada bebida al estilo escocés en su natal Nikka.

     

    FOTO: GettyImages

     

    Hoy en día Japón es una potencia que hay que tener en cuenta en la producción de whisky estilo escocés en todo el mundo. A pesar de que uno podría pasar varios días recorriendo todo el país para visitar sus destilerías, desde la Nikka Yoichi en Hokkaido hasta la Suntory Yamazaki en Kyoto, Tokio es la ciudad que ofrece el curso intensivo más conveniente y de lujo. Por ejemplo, el opulento bar Tokyo Whisky Library, en las inmediaciones del conocido vecindario Omotesando, cuenta con más de mil variedades incluida la marca ligeramente dulce Fuji-Sanroku de Kirin. Para una educación precisa en disolución, puedes visitar la pequeña barra del Apollo, que se especializa en coctelería de whisky.

     

    FOTO: Cortesía

    Mientras Escocia y Kentucky continúan produciendo algunos de los embotellados más exquisitos del mundo, los destiladores están haciendo whisky en el más recóndito de los lugares, como La República Checa. Una antigua destilería de licores embotelló un lote de whisky de malta justo antes de la caída del Muro de Berlín, y el negocio estuvo languideciendo hasta que fue adquirido décadas más tarde. Hoy el whisky se vende bajo el nombre de Hammerhead.

    Por parte de España el campo de batalla es llevado hasta la propia Escocia, la industria de ese país ha experimentado con el acabado de sus destilados envejeciéndolos en las antiguas barricas de jerez, esto inspiró a la empresa española Nomad Outland Whisky a hacer lo mismo pero con las reglas invertidas ya que ellos terminan el proceso de su bebida al estilo escoces en la provincia de Jerez. La diferencia no solo radica en todas las condiciones de la tierra que se necesitan para hacer el cultivo, sino también en el tipo de barricas que confieren su carácter al whisky. La producción de esta bebida también se practica en Suecia, Mackmyra se encarga de ahumar sobre el enebro indígena la malta, lo que finalmente le da un toque botánico del país sueco.

     

    FOTO: Cortesía

     

    Existen algunas cosas muy puntuales que debes saber. DIFERENCIA ENTRE WHISKEY Y BOURBON

     

    Temas relacionados con esta nota: , ,

Lo especial que hace al whisky, whisky.