Usaín Bolt: Ráfaga dorada | Maxim México tiene todo lo que necesitas para disfrutar de la vida | Maxim México

    Usaín Bolt: Ráfaga dorada

    Entrevistamos al hombre que está por conseguir un triple oro sin precedentes, que podría cimentar su estatus como el mejor corredor que jamás haya existido.

    Autor: Redacción Maxim 3 agosto, 2016


    Fotos: Cortesía Puma.

    Fotos: Cortesía Puma.

     

    Por Tim Struby

     

     

    Crecer como un niño en el pequeño pueblo de Sherwood Content, en Jamaica, que ofrece poco en el sentido de la cantidad de semáforos o agua potable confiable, fue jugar cricket, no correr, lo que se convirtió en el primer amor de Usain Bolt.

     

    Por la mañana veía el deporte en directo en televisión mientras estaba acurrucado con su padre, en un pequeño sillón de su habitación, y pasaba horas en el campo de cricket después de la escuela. Por lo tanto, cuando el entrenador de cricket de la escuela secundaria de Bolt le dio la noticia de que su velocidad prematura y sobrenatural podría ser más adecuada para la pista, tuvo algunas conversaciones bastante largas, pero convincentes con su padre, para que Bolt pusiera a un lado sus sueños de gloria en cricket y le diera una oportunidad a correr.

     

    Era inusualmente alto para un corredor de velocidad que con el tiempo llegó a la estatura de 1.95 metros, y eso significaba que no era capaz de generar los pasos cortos y rápidos necesarios para un inicio veloz. Pero una vez que Bolt aclaró las cosas, su rara combinación de la longitud de zancada y la fuerza de sus piernas demostraron ser un arma secreta. Cuando otros corredores podrían necesitar 44 pasos para completar los 100 metros, Bolt requiere sólo de 41, por lo que la distancia, en efecto, es más corta para él. Con la ayuda de su entrenador de atletismo de secundaria, Pablo McNeil, quien también resultó ser un exolímpico de Jamaica, el chico corredor y alto de Sherwood pronto comenzó a destacar en el circuito local. En el momento que llegó a los Juegos Carifta 2001, una competencia de pista y campo de todo el Caribe que históricamente sirve como marcador de terreno para aspirantes olímpicos, el resto del mundo empezó a tomar nota también. Antes de la carrera, Bolt dijo que estaba demasiado nervioso.

     

    “Fue la primera vez que iba a representar a mi país”. Pero cuando terminó, entonces de 14 años de edad, se quedó con un par de medallas de plata y, quizá aún más importante, la confianza de que algún día podría correr más rápido que cualquier otro en la historia humana.

     

     

    usain-bolt-3

     

     

    Ganador del campeonato mundial de ligas menores del 2002 de 200 metros y en 2003 el Campeonato Panamericano Junior de 200 metros, los rumores que rodeaban a Bolt lo hicieron más fuerte. Luego, a los 21 años, después de luchar contra una serie de lesiones y contratiempos, estableció el récord mundial de los 100 metros con un tiempo de 9.72 segundos en el Reebok Grand Prix 2008 en Nueva York. Durante los siguientes siete años, ganó 11 campeonatos mundiales y seis medallas de oro olímpicas, estableciendo récords mundiales tanto en los 100 metros (9.58 segundos) y en 200 metros (19.19 segundos). También fue nombrado el Deportista Mundial Laureus del año en tres ocasiones, un valioso premio que Tiger Woods, en comparación, sólo ganó dos veces. Como dice el cuatro veces ganador de medalla de oro olímpica, Michael Johnson, “sería difícil para la mayoría de los atletas dominar como lo ha hecho Bolt, pero no lo es tanto para él, porque es mucho mejor que todos los demás. Es el más grande que jamás haya existido”.

     

    Este verano, el fenómeno de 29 años de edad representará a Jamaica en su cuarta Olimpiada, fijando su mirada en una histórica, sin precedentes y, hasta ahora, aparentemente imposible de triple oro: ganar el oro en el sprint de 100 metros, el sprint de 200 metros y el relevo 4 x 100 metros, precisamente como lo hizo en el 2008 y el 2012. También espera correr los 200 en menos de 19 segundos, lo que ningún competidor en la historia ha sido capaz de lograr. Si tiene éxito, la hazaña no sólo haría ganar a Bolt un lugar en los libros de historia; le garantizaría la inmortalidad en el mundo de los deportes.

     

    Sentándose en su suite en el hotel de lujo East Side, Bolt parece estar consciente de lo que está en la mesa. “Los Juegos de Río van a ser mi legado”, dice con cierta fanfarronería bien ganada, vestido con un conjunto completamente negro, sin zapatos, parece ser un outfit algo discreto para ser una mega estrella internacional con el apodo de “Relámpago”, hasta que se nota lo que lleva envuelto en su muñeca izquierda.

     

    El llamado Big Bang Único Usain Bolt, que no es cualquier reloj; se trata de uno de 18 k de oro, con 38 joyas, una correa con la bandera de Jamaica y una segunda parte en forma… ¿de qué más?, de un rayo. Esta pieza única es producto de la segunda colaboración de Bolt con la marca suiza de lujo Hublot. (También ayudó a diseñar la primera, un reloj con una correa hecha del mismo material que sus picos). “Le dije a la gente de Hublot que quería que éste destacara”, explica, señalando el aparato de $42,200 dólares en su muñeca. “Sólo 100 iban a estar a disposición del público”. Hublot es una marca dentro de una amplia lista, entre éstas Puma, Gatorade, Digicel, Regupol, Virgin Media, Nissan y Celcom, que pusieron unos $21 millones de dólares reportados en el bolsillo de Bolt el año pasado. La dimensión comienza a sonar aún más impresionante si tomamos en cuenta que se trata de un atleta que, si haces cuentas, pasó sólo unos siete minutos compitiendo en el 2015. Aun así, ser corredor de tiempo completo tiene sus consecuencias en el cuerpo, y Bolt lo ha estado haciendo durante más de la mitad de su vida. En estos días, admite que incluso cuando está sano siente su edad. “A veces me despierto por la mañana y pienso: ‘Uf, ¿tengo que hacer esto de nuevo?’”.

     

    En preparación para el momento más importante en su carrera, Bolt ha estado trabajando con su entrenador de toda la vida y mentor Glen Mills para optimizar su formación y diseñar una forma y una rutina más eficiente e inteligente. Eso significa una combinación de la ciencia utilizando una máquina Tecar de alta tecnología para limpiar ácido láctico. “Empiezo a entrenar cuando el sol está más bajo”, explica Bolt, describiendo su remedio para combatir el calor de Jamaica. “Son las pequeñas cosas que vas averiguando a medida que envejeces”.

     

    El obstáculo más grande de Bolt en Río no será el dolor de músculos, sino Justin Gatlin, nacido en Brooklyn. El corredor de 34 años de edad ganó oro en 100 metros en los Juegos Olímpicos del 2004 cuando compitió por primera vez Bolt, pero aún no era dominante y perdió contra el jamaiquino en el campeonato mundial del año pasado en Beijing por una centésima de segundo. “Ésa fue la amenaza más cercana que ha tenido… Es mi deber que sea una de las carreras más épicas de la historia olímpica. Voy a ganar”, sentencia sobre su apuesta de llevarse el oro a casa. “Estamos trayéndola de nuevo a los Estados Unidos. Nos iremos de gira con la medalla en el cuello”. Cuando se le pregunta sobre la llegada de su contrincante, Bolt se inclina hacia atrás y sonríe. “No tengo nada que decir”.

     

    Antes de Río, Bolt viajará a la Islas Caimán, la República Checa, Jamaica y Londres para una serie de encuentros. Esta noche, le encantaría simplemente relajarse y descansar, tal vez apoyar a su jugador favorito de la NBA, Stephen Curry, o ponerse al día en algunos episodios de The Blacklist. Pero no puede. Como una de las mejores figuras del deporte negociables en el mundo —ocupa el lugar número 13 entre todos los atletas en Facebook—, Bolt está en constante demanda. Mira hacia abajo a su reloj, que ayudó a diseñar, y se da cuenta de que va tarde. Tiene que correr…

     

     

     

     

     

    Temas relacionados con esta nota:

Entrevistamos al hombre que está por conseguir un triple oro sin precedentes, que podría cimentar su estatus como el mejor corredor que jamás haya existido.