"Vivir la Fórmula E es vivir un día en el futuro"

    “Vivir la Fórmula E es vivir un día en el futuro”

    Platicamos con Álvaro Buenaventura, director comercial de esta competencia automovilística en Latinoamérica.

    Autor: Redacción Maxim 20 marzo, 2019



    Fotografía por Rodrigo Palma

     

    Conversamos con el director comercial de Fórmula E en Latinoamérica sobre las claves de su éxito en la Ciudad de México y los grandes proyectos que se avecinan

     

    Álvaro Buenaventura es director comercial de Fórmula E para toda Latinoamérica. Es de Madrid, España, pero lleva 12 años en esta región del mundo, de la cual se enamoró cuando viajó en una Combi desde San Francisco, Estados Unidos, hasta la Patagonia en Argentina. Ha trabajado en varios proyectos en esta zona, sobre todo en marketing y comunicación en países como Colombia, Venezuela, Ecuador y República Dominicana.  “La apuesta que hice por Latinoamérica fue quedarme a vivir aquí”.

     

    Su primer acercamiento con la Fórmula E fue algo familiar. Su hermano Enrique Buenaventura fue miembro del equipo que fundó Fórmula E,  “hoy en día es el Chief Legal Officer de todo el grupo”. Latinoamérica tiene una enorme tradición automovilística, entonces cuando Fórmula E comienza a agarrar forma en el mundo, Álvaro se vuelve clave, “como ya había trabajado con varias entidades interesadas en la nueva ola de sustentabilidad, la tendencia de smart cities, empecé a ayudar en lo que podía, encontrar patrocinios, agregar nuevas ciudades al circuito”.

     

    En ese momento Álvaro tenía su agencia de marketing, “me dicen oye necesitamos a alguien full time en Latinoamérica. Yo conocía el proyecto, un proyecto precioso, muy bien concebido, estamos hablando de innovación, tecnología, deporte, de glamour, pero a la vez de un proyecto inclusivo. Para mí fue un sueño formar parte de una empresa global, viviendo en la región de la que he estado enamorado toda mi vida”.

     

    Desde la perspectiva de Fórmula E, ¿cuánto le gusta al mexicano el automovilismo?

    En todos los eventos internacionales demuestra que es uno de los mejores públicos del mundo, es muy apasionado y encima le gusta entender el deporte. Es un público técnico, conocedor, pero a la hora del evento le gusta poner el ambiente divertido. Aunque ahora mismo no tenemos ningún piloto mexicano, los latinos se sienten en casa. A esto ayuda mucho esa entrada en el Foro sol, con 30 mil personas gritando. A los pilotos les impacta mucho. México se ha convertido en la carrera más grande de la Fórmula E, hasta ahora. Las marcas internacionales ven a México como una muy buena plaza para hacer negocios. En cuanto al equipo que hacemos Fórmula E, venir aquí nos encanta, con este clima, comida, música. Me atrevería a decir que teniendo ciudades como Hong Kong, Nueva York, París, Mónaco, etcétera, México es una de las top 3, tanto para el mercado como en el nivel de diversión.

     


    Fotografía Cortesía

     

    ¿Cómo fue recibida al inicio la Fórmula E en nuestro país?

    México es uno de los mejores destinos deportivos a nivel internacional, con eventos de altísimo nivel y prestigio. En ese contexto, al principio costó un poco competir contra una NFL, una Fórmula 1, ya que apenas somos un bebé en comparación con la historia de esos eventos. Al final, el mexicano está en todo su derecho de optar por marcas que ya conocen, que ya saben que son grandes espectáculos. Sin embargo los aficionados empezaron a ver cómo crecía internacionalmente la Fórmula E, las ciudades que había, los pilotos que conseguíamos, que encima lo mezclábamos con música, con tecnología, etcétera. Hemos tenido una curva de apreciación muy rápida en México, costó mucho al principio pero luego ha crecido muy rápido. Este año nos hemos sorprendido porque grandes marcas y muchísima gente nos han dicho que ha sido el mejor evento deportivo que han visto en los últimos años.

     

    ¿Cómo se han posicionado?

    A nivel global somos street racing, la única competencia son circuitos callejeros. Corremos en el corazón de las ciudades, en el corazón de París, en el corazón de Nueva York, Londres, Roma. En México, corremos en uno de los pocos autódromos en el mundo que está en el centro de la ciudad, además es un parque público durante la semana, donde se hace deporte, festivales.

     

    Si bien en México no somos street racing, nos hemos posicionado como un evento familiar, accesible, y muy incluyente pero de muy alto nivel. Es decir, ves activaciones de entretenimiento de muy alto perfil, con marcas como Jaguar, Nissan, BMW, que montan estructuras semipermanentes, traen prototipos de otras partes del mundo. El nivel de evento está a la altura de la Fórmula E París, por 200 pesos. Nuestra apuesta es que todo el mundo tenga acceso a un evento de alto nivel y para toda la familia, un evento muy bien concebido con contenidos bien potentes, pero accesibles. Este año el boleto llegó a costar 200 pesos, por ese precio ves una carrera con ocho pilotos ex fórmula 1, y otros tantos de mucho prestigio. Concierto de Mario Bautista, de Morat, conciertos que ya valen el boleto.

     

    Además encuentras realidad virtual, simuladores, stands de todos los fabricantes eléctricos. En el fondo pasas un rato en la movilidad del futuro. Como nos gusta describirloa, la Fórmula E es un día para toda la familia, un día en el futuro.

     


    Fotografía por Rodrigo Palma

     

    ¿Cuáles son los retos todavía?

    A nivel global nos gustaría crecer más la audiencia televisiva, que las marcas sigan creyendo en el proyecto, que las ciudades nos sigan invitando a correr. Aquí en México, nuestro reto es ser más que una carrera que viene y se va, convertirnos en un proyecto anual, que vaya más allá de la competencia, mezclarlo con educación, inclusión social, inclusión de la mujer en el deporte, los niños, hacer convenios de transferencia tecnológica entre campeonatos y ciertos institutos de México. Ser mucho más que una carrera de un día.

     

    ¿Qué podemos esperar de la Fórmula E en los próximos años?

    Seguir poniendo a México en el mapa de las ciudades de vanguardia, como ya lo está, con otras de la talla de Hong Kong, Nueva York, Londres, París, etcétera. Otra es hacer un laboratorio, un proyecto que abarque ciencia, tecnología y educación, que estudiantes y profesionales tengan acceso a la información de Fórmula E, imagínate, todo el know how de las marcas,  los gobiernos, las agencias con las que hemos colaborado. Hacer internships con estudiantes, llevarles a Londres o incluso con alguna escudería, para que puedan trabajar robótica, mecánica, comunicación.

     

    Luego hay una zona más deportiva, que la gente no se siente a ver deporte sino que la gente se levante a hacer deporte, que la gente practique el deporte. Queremos implementar maratones el día de la carrera, que salgan de distintas partes de la ciudad y los que vengan con la dorsal entren gratuitamente, hacer summer camps para niños, con karts eléctricos subvencionados. Es decir,  incentivarlos a hacer deporte, abrir el circuito el día de la carrera, que todos los que vengan con bicicletas, patinetas, etcétera, tengan el privilegio de dar unas vueltas antes de la competencia y luego se queden a verla.

     

    Y luego está la parte de sustentabilidad en conjunto con el gobierno. Podemos apoyar trayendo gente para dar charlas, hacer congresos de smart cities, traernos a la gente más potente ahora mismo que está generando la tecnología y las estrategias más avanzadas del mundo, que puedan tener acceso a ello aquí en la ciudad de México y viceversa.

     

    Entonces, al final es un proyecto anual, que la carrera sea una excusa más para que la ciudad de México se convierta en líder que aporte y se nutra de toda la innovación y tecnología que viene con nosotros. Esa es la idea, es el sueño para que en los próximos cinco años trabajemos muy de la mano con el nuevo gobierno. Nosotros no dependemos de las autoridades, porque nosotros alquilamos el autódromo, sin embargo, lo que sí que es verdad es que queremos que México sea uno de nuestros estandartes, una de las ciudades con las que trabajemos a largo plazo, por lo tanto sí tiene que ser económicamente sustentable. Ya hemos demostrado que queremos estar aquí, hemos demostrado el tipo de trabajo que hacemos, el tipo de estrategia que queremos llevar, un evento incluyente,  sustentable, con innovación y tecnología que queremos compartir, ahora necesitamos que las instituciones públicas se sumen, utilicen nuestra plataforma e inviertan. Por ahí van los tiros para los próximos años.

     

     

    LA FÓRMULA E NOS REGALÓ EN 2019 SU CARRERA MÁS EMOCIONANTE HASTA EL MOMENTO

     

Platicamos con Álvaro Buenaventura, director comercial de esta competencia automovilística en Latinoamérica.